“Evidencia circunstancial significativa”: EE.UU. insiste que coronavirus se pudo haber fugado de un laboratorio de Wuhan

El Instituto de Virología de Wuhan, donde algunos sospechan se fugó el Sars-CoV-2 originando la actual pandemia. Foto: AFP

Un informe de senadores republicanos publicado el jueves concluyó que existe “evidencia circunstancial significativa” de que el Covid-19 se originó en un laboratorio en Wuhan, China, y que Washington “pudo haber financiado o colaborado” indirectamente en la investigación que condujo al brote.




A más de un año de la irrupción de la pandemia de coronavirus, el origen del Sars-CoV-2 sigue en cierto manto de misterio.

Una de las teorías sobre su origen recae en un laboratorio de Wuhan, pero el equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investigó el origen del coronavirus, y que visitó la ciudad en marzo pasado, concluyó que es “extremadamente improbable” que el patógeno se originara en el laboratorio de máxima seguridad de la ciudad china.

Sin embargo, en EE.UU. algunos siguen insistiendo en que la pandemia se “fugó” del Instituto de Virología de Wuhan. Un grupo de senadores de republicanos del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes acaba de publicar un informe que cita “evidencia circunstancial significativa” de que el Covid-19 se originó en un laboratorio en Wuhan, China, y que Washington “pudo haber financiado o colaborado” indirectamente en la investigación que condujo al brote, sospechas que en las últimas semanas se han vuelto recurrentes, especialmente después del informe del Congreso de EE.UU.

Trabajadores del Laboratorio de Virología de Wuhan, donde alguno senadores de EE.UU. aseguran que el coronavirus pudo haberse fugado. Foto: AFP

El informe se aferra al trabajo de 18 científicos de primer nivel mundial que desafiaron lo que consideran una investigación superficial de la Organización Mundial de la Salud que calificó el escenario de una fuga de laboratorio como “extremadamente improbable”. Pidieron “una investigación adecuada”, señalando que “ninguna” evidencia apoya la teoría de que el virus simplemente saltó de los murciélagos.

La teoría de la fuga del laboratorio ha sido respaldada, entre otros, por el exreportero científico del New York Times Nicholas Wade, que en un artículo publicado por The New York Post, señaló que el trabajo científico actual hace que la posibilidad de las fugas de laboratorio sean más creíbles. El reportero sostiene que existe una posibilidad real de que EcoHealth Alliance, una organización científica con sede en Nueva York, haya utilizado fondos federales para desestimar la teoría de la fuga del coronavirus desde el Instituto de Virología de Wuhan.

Wade sostiene que EcoHealth Alliance, una organización no gubernamental estadounidense que investiga las enfermedades infecciosas emergentes y recibe finaciamiento de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH, su sigla en inglés) y del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) dirigido por el epidemiólogo de la Casa Blanca Anthony Fauci, fue una de las primeras organizaciones científicas en afirmar el origen natural del coronavirus, en abril de 2020, cuando recién se había desatado la pandemia.

Peter Daszak, presidente de EcoHealth, ha intentado por todos los medios de desacreditar la teoría de la fuga de laboratorio, y escribió una carta que fue publicada en The Lancet, desestimando esta tesis. Daszak, incluso, tomó parte del equipo de la OMS que viajó a Wuhan a estudiar el origen de Sars-CoV-2.

Sin embargo, según el periodista, estas declaraciones tenían más un carácter político y no científico pero fueron “asombrosamente efectivas” para desestimar la teoría de la fuga de laboratorio.

Buena parte de los fundamentos de los defensores de esta teoría se basan en que China se ha negado rotundamente a permitir el acceso independiente al laboratorio o sus registros.

Según los científicos que creen poco probable el origen animal de la pandemia, han sostenido que los “saltos” entre especies requieren tiempo para que un virus se adapte y probablemente infectaría al menos una especie intermedia antes de la transmisión a los humanos.

Pero las pruebas de 80.000 muestras de animales en las primeras áreas infectadas de China resultaron negativas para Covid-19. Y la especie de murciélago con más probabilidades de portar coronavirus vive a varios miles de kilómetros de distancia de Wuhan y habría estado en hibernación cuando aparecieron los primeros casos.

Que este coronavirus en particular haya aparecido aparentemente de la nada, perfectamente adaptado para atacar a los humanos, sería todo un misterio si no hubiera aparecido primero en una ciudad con dos institutos de virología que estaban estudiando los coronavirus de murciélagos, han señalado los detractores de la teoría del origen animal de la pandemia.

Por ello, los republicanos de la Cámara de Representantes han señalado que esta conclusión se basa en “investigación peligrosa” realizada sin los “protocolos de seguridad necesarios”.

China, según ha acusado EE.UU. muchas veces, tiene un historial de filtraciones de investigación que han resultado en infecciones, y el Departamento de Estado ya ha emitido advertencias sobre estos experimentos específicos y la falta de personal capacitado.

Incluso, algunos medios chinos han insinuado que ha existido una eliminación inadecuada de desechos desde el Instituto Wuhan, y habría habido empleados que vendían animales de laboratorio en el mercado negro, antes del brote.

Mercado de Wuhan. Foto: AFP

Varios de los investigadores del instituto exhibieron síntomas similares al Covid en el otoño de 2019. El uso de teléfonos celulares en las instalaciones se detuvo durante tres semanas en octubre, lo que sugiere una interrupción del trabajo, tal vez por evacuación o descontaminación.

De acuerdo a un artículo publicado por Newsweek, EE.UU. invirtió millones de dólares en la investigación del coronavirus de Wuhan.

De acuerdo al artículo, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, la organización dirigida por el Dr. Fauci, financió a científicos del Instituto de Virología de Wuhan y otras instituciones para trabajar en la investigación de ganancia de función en los coronavirus de murciélagos.

Por eso, los republicanos de la Cámara de Representantes quieren una divulgación completa de toda la información federal sobre los orígenes de la pandemia. Eso, aseguran, sería el inicio para aclarar el misterioso origen de la pandemia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.