Incertidumbre, desazón, angustia: universitarios chilenos preocupados por decisión de EE.UU. de obligar a estudiantes extranjeros a abandonar el país

Estudiantes, junto a la histórica puerta de Sather en el campus de la Universidad de California en Berkeley.

Alumnos de intercambio han visto como la experiencia de estudiar en otro país se ha visto truncada. Clases online y problemas con los viajes son algunos de los conflictos que han debido enfrentar. Incluso hay casos de jóvenes que ni siquiera conocen el lugar donde estudian.




Muchos alumnos chilenos que viajaron al extranjero de intercambio, con el objetivo no solamente de aprender en una determinada área, sino que de conocer personas, vivir experiencias, han visto modificado su objetivo. Muchos de ellos, de hecho, hoy están en otro país, pero con clases online principalmente.

Muchos han pasado el año encerrados en residencias universitarias y otros, que tenían planificado viajar durante 2020, no lo han podido hacer, postergando proyectos y postulaciones que fueron tramitados durante meses.

Colegios y universidades no han podido tener un año de clases como corresponde.

Este lunes, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. (ICE, por sus siglas en inglés), anunció que los estudiantes internacionales tendrán que abandonar ese país o se arriesgan a ser deportados. No se emitirán visas a los estudiantes matriculados en las escuelas y/o programas que se den completamente en línea durante el semestre de otoño, ni la Aduana y Protección Fronteriza de Estados Unidos permitirá que estos estudiantes ingresen a Estados Unidos”, señaló el organismo.

La embajada de Estados Unidos en Chile señala a Qué Pasa que comprenden los serios desafíos que plantea la pandemia del Covid-19, “esperamos que muchos de los estudiantes internacionales que tenían planeado cursar sus estudios durante el próximo otoño (boreal) en los Estados Unidos puedan hacerlo conforme a las excepciones temporales anunciadas el 6 de julio por el Programa de Intercambio de Estudiantes Visitantes (SEVP)”.

Dichas excepciones permitirán que aquellos estudiantes que cursen estudios en escuelas que adopten el modelo híbrido, “es decir una mezcla de clases en línea y presenciales, puedan tomar más de un curso en línea y a su vez continuar siendo elegibles para la visa F-1. Aún así, estos estudiantes requerirán obtener la visa que les corresponda y, debido al Covid-19, pueden estar sujetos a otros procesamientos de visa o restricciones de viaje″, explican en la embajada.

Consultada la Cancillería sobre la situación de estos alumnos, establece que en relación al anuncio del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos, “Cancillería informa que los consulados de Chile están atentos a prestar asistencia y asesorar a los connacionales que se encuentran en el exterior. En este caso específico, hasta el momento ningún estudiante chileno, afectado por esta situación, se ha acercado a los consulados de Chile en Estados Unidos”.

Chilenos matriculados en el extranjero: malas experiencias

Algunos chilenos tenían agendado viajes y estudios en el extranjero, sin embargo, la pandemia modificó abruptamente los planes.

Es el caso de Andree, un estudiante que debía viajar el 5 de abril a EE.UU. para cumplir su sueño de estudiar en ese país. Tras intensos trámites, que incluyeron un viaje a EE.UU., el estudiante logró matricularse en una carrera de Administración en la U. de Miami Dade College, en Florida.

Pero el coronavirus malogró todo. Desde el recinto le avisaron que el inicio de clases se posponía para el 5 de mayo, y luego para el 5 de septiembre y que debía estar entre el 5 y el 25 de agosto en EE.UU. ”Pero solo ayer nos enteramos de la intención del país de que algunos alumnos hagan clases online, lo que implica que no todos podrán viajar”, dice su padre. “El está preocupado, sorprendido”, reconoce.

Aún así, prefiere ser optimista, y le parece que la medida apunta más bien a alumnos antiguos, y no nuevos, como su hijo. Por ahora, dice que prefiere esperar, pues solo se enteró por la televisión, pero que si se llegará a materializar la medida, sería realmente una lástima. “Tardamos un año en hacer los trámites. Mi hijo tiene 20 años, por lo que si esto se pospone un año más, empezaría a estudiar a los 21”, se lamenta.

José Miguel estudia en la Univerisdad de Chicago, específicamente en la Chicago Booth School of Business haciendo un MBA. “Voy a empezar mi segundo año en septiembre. El trimestre anterior (que es de marzo a junio), lo tuvimos completamente remoto. La experiencia fue bastante buena, los profesores se prepararon mucho y lograron que las clases fueran entretenidas y dinámicas”.

Añade que “obviamente se pierde un poco la interacción entre los alumnos, pero dentro de, fue mucho mejor de lo que esperábamos. Para el próximo trimestre la universidad ya anunció que vamos a tener una modalidad híbrida, es decir, una parte de las clases remotas y el resto en persona. Por el momento está en mis planes quedarme en Estados Unidos por todo el tiempo que duren mis estudios e incluso, planeo quedarme con mi señora trabajando por algunos años”.

La pandemia modificó abruptamente los planes, tanto personales como familiares. Fotografía: Patricio Fuentes / La Tercera.

Diego es chileno y a los 16 años se fue a vivir a Estados Unidos. Hoy estudia Administración de Negocios en el Florida State College at Jacksonville y juega béisbol. “Mi experiencia con la pandemia al principio fue bien difícil. Me estaba yendo bien y empezó esto. Inicialmente nos cancelaron por dos semanas la temporada (de béisbol) y después la temporada completa”.

“Si bien los casos de contagios en Florida han subido mucho, las cosas están más normales. No han cerrado la ciudad de nuevo, como ocurrió antes. Cuando cerraron los gimnasios, me afectó harto, prácticamente vivo ahí. Entonces me costó un poco adaptarme a estar todo el día en la casa, y no hacer nada”, señala.

Las clases las terminé de manera online, “para el próximo semestre anunciaron que algunas clases serán online y otras presenciales. Ahora con las noticias del último tiempo, aún no sé como lo van a hacer y qué va a pasar. Por ahora no entendemos mucho”, explica desde EE.UU.

Carlo Viteli, estudiante de la U. de los Andes, se había ganado una beca de su universidad para viajar y continuar mis estudios a modo de Intercambio en Northeastern University, en Boston, EE.UU.

Partiría las clases el 2 de septiembre, “pero cancelaron el intercambio”, se lamenta. Reconoce que le ofrecieron hacer el intercambio de manera online, idea que no le seducen en lo absoluto. “Si tuviese que describirlo todo en una palabra es incertidumbre”, describe, apesadumbrado por la decisión de EE.UU. , lo que complica aún más sus posibilidades de viajar. “Se plantean varias opciones, pero todas dependen de muchos factores”, añade.

Nicolás lleva cuatro meses estudiando en Ohio. Dice que a su juicio, la situación depende mucho del Estado donde el alumno esté estudiando y del país de procedencia. “Yo me quedaré hasta el próximo semestre, si es que finalmente hay clases”, asegura.

Estudiantes de intercambio en Chile, una realidad similar

En Chile también muchos estudiantes de distintas nacionalidades que hoy estudian en el país se vieron sorprendidos con la pandemia en medio de sus estudios. Algunos decidieron regresar a sus países, mientras que otros optaron por permanecer en Chile, esperando que la situación se solucione.

En la UTEM, revelan que el año pasado recibieron 33 postulaciones para realizar intercambio en la casa de estudios. Debido a la pandemia, solo cuatro jóvenes viajaron a Chile.

Uno de ellos es Carlos (mexicano), estudiante de arquitectura de la Universidad de Guadalajara. Llegó a Santiago el 16 de marzo, el mismo día que Chile entró en la Fase 4 de la pandemia. Este anuncio hizo que él optara en forma voluntaria por no salir del departamento, donde había arrendado una habitación.

En Chile también mucho estudiantes de distintas nacionalidades se vieron sorprendidos con la pandemia, en medio de sus estudios. Foto: Mario Téllez / La Tercera.

Una experiencia muy similar tuvo Alondra, también estudiante de la Universidad de Guadalajara. Aterrizó en la capital el 15 de marzo, según relata hoy, “sin tener una imagen de todo lo que podía suceder”. Recuerda que alcanzó a conocer solo algunos lugares de Santiago, antes de tomar las medidas de resguardo para proteger su salud.

Desde entonces, ambos jóvenes se conectan con el exterior exclusivamente, vía online. Carlos no ha conocido todavía la Escuela de Arquitectura, donde realiza su intercambio, y Alondra tampoco ha concurrido a la Facultad de Administración y Economía, donde se matriculó de manera virtual para cursar asignaturas de Ingeniería en Comercio Exterior.

Tito Flores, director de Relaciones Nacionales e Internacionales UTEM, señala que una de las primeras medidas que tomaron una vez conocida la emergencia sanitaria del país, “fue intentar poner en resguardo la integridad física y salud de los estudiantes extranjeros que ya habían llegado a Chile para incorporarse a la universidad. Junto a ello, los comenzamos a orientar y apoyar para que pudieran asumir esta nueva modalidad no presencial que fue la que adoptó la UTEM para el desarrollo de sus actividades durante la pandemia”.

“Todos los que alcanzaron a llegar (porque había un grupo que le alcanzamos a avisar que no se trasladaran al país por estas razones), se mantuvieron durante los dos primeros meses con clases online, sin embargo algunos tomaron la decisión de realizar las gestiones pertinentes, para volver a sus respectivos países. No obstante, muchos incluso de vuelta en sus países han mantenido el contacto y las clases online”, añade Flores.

El segundo semestre aún es una incertidumbre a nivel nacional, en todos los niveles educativos. “Y, dependiendo de las decisiones que se vayan tomando tanto a nivel gubernamental como institucional, nosotros vamos a ir desarrollando metodologías que nos permitan llevar a cabo intercambios internacionales”, explica el director de Relaciones Nacionales e Internacionales UTEM.

“La Dirección Internacional de la Universidad Andrés Bello informa que ha mantenido su actividad con un plan de contingencia para atender y dar soporte a los estudiantes chilenos y extranjeros realizando programas de movilidad. De todas maneras, estamos llevando la movilidad hacia una oferta virtual para mantener las actividades académicas de colaboración con nuestra red”, dice Fabiola Novoa, Directora del área.

Situación en otros países

Rocío, estudiante de Ingeniería Civil Industrial de la Universidad Tecnológica Metropolitana, llevaba un mes y medio de intercambio en España en la Universitat Jaume I, cuando se decretó cuarentena total. Ella tomó la decisión de no volver de inmediato a Chile y continuar su intercambio en Europa. Tenía la esperanza que la crisis sanitaria terminara pronto.

Pero España estuvo seis semanas en cuarentena total, a partir del 13 marzo. Rocío relata que hubo momentos en que pensó seriamente en regresar. “El aislamiento causaba bastante estrés, sobre todo, porque te afecta mucho estar lejos de la familia viviendo esa situación”.

Asegura que pudo sobrellevarlo, gracias a que “encontré un grupo de amigos y tuve la oportunidad de continuar mis estudios, a través de los cursos online que abrió la universidad”. Esto último, según dice, hizo posible que el avance de su formación académica siguiera adelante sin mayores dificultades, lo que resulta significativo y fundamental para ella.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.