Minsal trabaja en adquisición de equipos de ultracongelación para almacenar vacunas Pfizer a -70ºC ante su posible llegada

La subsecretaria Paula Daza aseguró hoy que los congeladores serán facilitados por la misma empresa, pero que otros están siendo adquiridos por el Ministerio de Salud. Ayer la OPS alertó que en la actualidad ningún país del mundo está listo para manejar el vacuna.




Ayer, el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, explicó que de las diez vacunas que se encuentran en la tercera fase de ensayos clínicos, dos de ellas utilizan una novedosa tecnología que no es compartida por ninguna otra vacuna: utilizar el material genético del virus.

Por esta situación, es que alertó que al ser una tecnología nueva, no existe en la actualidad ningún sistema de salud en el mundo que esté listo para manejar el vacuna ya que para ello se necesita contar con un almacenamiento a -70ºC. “Si los países van a utilizar esas vacunas tendrán que preparase. Las otras ocho vacunas que están en fase 3 sí se pueden manejar en las cadenas de frío que encontramos hoy en cualquier país”, dijo.

Y en esa etapa de preparación es en la que justamente se encuentra el Ministerio de Salud de Chile, según aseguró hoy la subsecretaria Paula Daza quien indicó que el Departamento de Inmunización de la cartera cuenta con una amplia experiencia para todo lo relacionado con aspectos logísticos y campañas de vacunación masiva.

Así, señaló que los equipos de ultracongelación que se necesitan -particularmente para la vacuna Pfizer- “serán facilitados por la misma empresa, pero otros están siendo adquiridos por el Ministerio de Salud. El equipo ha venido trabajando durante todo este periodo debido al anuncio de la posible llegada de esta vacuna”.

“Se ha hecho una planificación estratégica que va a permitir llevar adelante la campaña de vacunación bajo estrictas medidas de seguridad”, agregó.

Ayer, Barbosa sostuvo, sin embargo, que la OPS se encuentra hablando con instituciones financieras para fortalecer las cadenas de frío de los países ya que cualquier país del mundo que quiera usar la vacuna va a necesitar cambios o conseguir nuevos almacenes para conservarla a esa baja temperatura.

Igualmente, aclaró que una vez que la vacuna llega a las salas de vacunación no es necesario que se encuentre a -70ºC ya que se puede almacenar entre 2ºC y 8ºC durante un periodo de hasta cinco días.

“El problema va a encontrarse en los almacenes centrales y en el transporte y ahí ha de haber una inversión, pero este es un desafío para todo el mundo ya que por primera vez vamos a tener vacunas con estas características disponibles”, sostuvo Barbosa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.