Población de alto riesgo: Las enfermedades que triplican el riesgo de muerte por Covid-19

Foto : Andrés Pérez

Estudio define qué problemas de salud pueden ser determinantes a la hora de desencadenar el riesgo de muerte. Señala además que el virus puede volverse estacional y requerir una vacunación anual, y que las personas con esas condiciones preexistentes deben ser prioridad de vacunación para prevenir altas tasas de mortalidad.




Con el actual conocimiento que se ha adquirido sobre la enfermedad de coronavirus, la ciencia sabe que varios problemas de salud pueden determinar una evolución grave de infección. Condiciones que no solo pueden complica su recuperación, generar secuelas duraderas e incluso permanentes, también pueden implicar un mayor riesgo de muerte.

¿Cuáles son? Un gran estudio internacional de pacientes con Covid-19 confirmó que los pacientes con Covid-19 con enfermedad cardiovascular, hipertensión, diabetes, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad renal crónica y cáncer tienen un mayor riesgo de mortalidad en comparación con los pacientes con Covid-19 sin estas comorbilidades.

La investigación, realizada por especialiastas de la Facultad de Medicina de Penn State (EE.UU.), encontró que la enfermedad cardiovascular puede duplicar el riesgo de que un paciente muera por Covid-19. Pero también descubrió que otras afecciones preexistentes pueden aumentar el riesgo de muerte de un paciente con Covid-19 entre una y media y tres veces.

“Este estudio sugiere que estas afecciones crónicas no solo son comunes en pacientes con Covid-19, sino que su presencia es una señal de advertencia de un mayor riesgo de muerte”, señaló en un comunicado uno de los autores del estudio Paddy Ssentongo, estudiante de doctorado en epidemiología en la Facultad de Medicina, y profesor asistente de investigación en el Departamento de Ciencias de la Ingeniería y Mecánica de Penn State.

Este estudio sugiere que estas afecciones crónicas no solo son comunes en pacientes con Covid-19, sino que su presencia es una señal de advertencia de un mayor riesgo de muerte.

“Existe una alta prevalencia de enfermedades cardiovasculares e hipertensión en todo el mundo y, en particular, en los EE. UU. Con la persistencia del COVID-19 en los EE. UU., Esta conexión se vuelve de vital importancia”, destacó Ssentongo.

65.000 pacientes

Hasta la fecha, otros estudios han explorado sistemáticamente la asociación de una variedad de condiciones crónicas preexistentes y la mortalidad por Covid-19. Sin embargo, tienen limitaciones en el número de países incluidos, el número de estudios incluidos y el número de condiciones exploradas.

El equipo de investigación realizó una revisión sistemática de 253 estudios publicados desde diciembre de 2019 hasta principios de julio de 2020, para determinar qué afecciones crónicas ponen a los pacientes hospitalizados en riesgo de morir por Covid-19.

Exploraron 11 afecciones coexistentes que representan un riesgo de enfermedad grave y muerte entre los pacientes con Covid-19, las que incluyen enfermedad cardiovascular, diabetes, presión arterial alta, cáncer, enfermedad renal crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca congestiva, asma, enfermedad hepática crónica y VIH/SIDA.

Ssentongo y sus colegas analizaron datos de más de 65.000 pacientes de 25 estudios en todo el mundo. Los pacientes de los estudios seleccionados tenían una edad promedio de 61 años.

En comparación con los pacientes hospitalizados con Covid-19 sin afecciones preexistentes, los investigadores determinaron que los pacientes con diabetes y cáncer tienen 1,5 veces más probabilidades de morir. El riesgo de morir para los pacientes con enfermedades cardiovasculares, hipertensión e insuficiencia cardíaca congestiva fue el doble y los pacientes con la enfermedad renal crónica tiene tres veces más probabilidades de morir.

Aunque ha circulado información anecdótica sobre el impacto de estos factores de riesgo en la mortalidad por Covid-19, esta revisión sistemática y metanálisis "es el más completo hasta la fecha que intenta cuantificar el riesgo”, resaltó Vernon Chinchilli, bioestadístico presidente del Departamento de Ciencias de la Salud Pública de Facultad de Medicina de Penn State, y autor principal de la investigación.

El estudio incluyó pacientes de cuatro continentes: Asia, Europa, América del Norte y África. “Dado que la pandemia de Covid-19 continúa hasta 2020 y probablemente hasta 2021, esperamos que otros investigadores se basen en nuestro trabajo”, dice Chinchilli.

La investigación sugiere además que el SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19, puede volverse estacional y requerir una vacunación anual. “Una vez que una vacuna aprobada y eficaz está disponible, las personas de alto riesgo con estas condiciones preexistentes deben recibir prioridad de vacunación para prevenir altas tasas de mortalidad”, agrega Ssentongo.

Las estrategias personalizadas de prevención y tratamiento de infecciones dirigidas a esta población de alto riesgo, destaca el estudio, podrían mejorar su supervivencia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.