“Proporciones épicas”: Con un cráneo de dos metros, así era la primera criatura gigante que habitó la Tierra

Una voluntaria junto al monumental cráneo descubierto por los científicos.

El hallazgo de un cráneo tan grande como un piano en las montañas de Nevada, en EE.UU. es una muestra de la primera gran criatura que habitó la Tierra, hace 255 millones de años.




El cráneo de dos metros de una especie de ictiosaurio gigante recién descubierta, la más antigua conocida, está arrojando nueva luz sobre el rápido crecimiento de los primeros reptiles marinos.

Mientras que los dinosaurios dominaban la Tierra, los ictiosaurios y otros reptiles acuáticos (que no eran dinosaurios) dominaban las olas, alcanzando tamaños y diversidad de especies igualmente gigantescos. Con aletas en evolución y formas corporales hidrodinámicas que se ven tanto en peces como en ballenas, los ictiosaurios nadaron en los antiguos océanos durante casi la totalidad de la Era de los dinosaurios.

Excavado de una unidad de roca llamada Fossil Hill Member en las montañas Augusta de Nevada, el cráneo bien conservado, junto con parte de la columna vertebral, el hombro y la aleta delantera, se remontan al Triásico Medio (hace 247,2-237 millones de años) que representa el primer caso de un ictiosaurio que alcanza proporciones épicas.

Tan grande como un gran cachalote de más de 17 metros de largo, el recién nombrado Cymbospondylus youngorum es el animal más grande descubierto hasta ahora en ese período de tiempo, en tierra o en el mar. De hecho, fue la primera criatura gigante que habitó la Tierra que conocemos, según explica en un comunicado el paleontólogo de la Universidad de Bonn e investigador del Dinosaur Institute en el Natural History Museum of Los Angeles County (NHM).

Una recreación de la vida de C. Youngorum acechando los océanos del Triásico Tardío hace 246 millones de años.

En otras cadenas montañosas de Nevada, los paleontólogos han estado recuperando fósiles de piedra caliza, pizarra y limolita de Fossil Hill Member desde 1902, abriendo una ventana al Triásico. Las montañas conectan nuestro presente con océanos antiguos y han producido muchas especies de ammonites, ancestros con caparazón de cefalópodos modernos como sepias y pulpos, así como reptiles marinos. Todos estos especímenes de animales se conocen colectivamente como Fossil Hill Fauna, y representan a muchas de las presas y competidores de C. youngorum.

C. youngorum acechó los océanos hace unos 246 millones de años, o solo unos tres millones de años después de que los primeros ictiosaurios se mojaran las aletas, un tiempo sorprendentemente corto para volverse tan grande. El hocico alargado y los dientes cónicos sugieren que C. youngorum se alimentaba de calamares y peces, pero su tamaño significaba que también podría haber cazado reptiles marinos más pequeños y juveniles.

El depredador gigante probablemente tuvo una fuerte competencia. A través de un sofisticado modelo computacional, los autores examinaron la energía probable que corre a través de la red trófica de Fossil Hill Fauna, recreando el entorno antiguo a través de datos, y encontraron que las redes tróficas marinas podían soportar algunos ictiosaurios carnívoros más colosales.

Proliferaron ictiosaurios de diferentes tamaños y estrategias de supervivencia, comparables a los cetáceos modernos, desde delfines relativamente pequeños hasta ballenas barbadas que se alimentan por filtración y cachalotes gigantes cazadores de calamares.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.