¿Quiénes votan más? Estudio revela histórico vuelco en quienes participan más de elecciones

Foto: Agencia Uno

Desde que se implementó el voto voluntario en 2012, el universo de participación electoral cambió radicalmentre, según un estudio del Observatorio del Envejecimiento UC-Confuturo.


La participación de los adultos mayores siempre ha sido un tema super relevante a lo largo de la historia debido su activa participación activa en organizaciones de la sociedad civil, organizaciones comunitarias y especialmente su rol en las votaciones.

Históricamente, este grupo etario, han formado parte importante de las democracias de las sociedades y de todo el ambiente político en Chile. Un escenario que hasta el momento no había sufrido cambios relevantes.

Sin embargo, el país parece estar viviendo cambios relevantes en lo que respecta a la participación electoral de la población. Así lo muestra el nuevo reporte del Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro -proyecto que surge de la alianza entre la Universidad Católica y Compañía de Seguros Confuturo-, el cual analizó la participación política y social del segmento de personas mayores de 60 años en Chile, dando cuenta de un importante cambio en la tendencia de los últimos años.

El estudio analizó los periodos de votaciones desde que se implementó el voto voluntario, que comprende las elecciones presidenciales de 2013, 2017 y 2021, municipales de 2012 y 2016, y el plebiscito 2020 para una Nueva Constitución.

Los resultados mostraron que hasta los procesos eleccionarios de 2020 y 2021, las personas mayores eran las que más votaban, tendencia que se revirtió en estas dos últimas elecciones, luego de que el grupo menor de 60 años mostrara una mayor participación en los sufragios.

Para las elecciones presidenciales de 2013 y 2017, la población 60+ acudió a las urnas en un 60% y 58%, respectivamente. Asimismo, para las elecciones municipales de 2012 y 2016, la participación del mismo grupo fue de un 56% y 46%, respectivamente.

Sin embargo, en el plebiscito para una Nueva Constitución, realizado en octubre de 2020, los votantes 60+ representaron el 43% mientras que el grupo menor de 60 años tuvo una participación de 53%. Este cambio de tendencia se vio ratificado en las presidenciales de diciembre de 2021, cuando el 54% de las personas menores a 60 años votaron versus un 40% del grupo 60+.

Esta realidad ya había sido relevante en otros países que han envejecido antes que Chile, sin embargo “no esperábamos encontrarlo en la población chilena”, comenta Sara Caro Puga, académica Trabajo Social UC y miembro del Observatorio del Envejecimiento.

Una tendencia que muestra “cómo empieza a variar la participación de las personas mayores en países con un nivel de crecimiento tan alto como el nuestro”, comenta la también integrante del Centro UC Estudios de Vejez y Envejecimiento (CEVE).

Un escenario que invita a la reflexión de que se comience a tener una más heterogénea y más diversa de la participación de todos sus ciudadanos, más diversa respecto de cómo ocurre se genera este fenómeno en país.

¿Miedo al contagio?

Ignacio Irarrázaval, director del Centro de Políticas Públicas UC, sostiene que “tradicionalmente, las personas mayores chilenas han sido más disciplinadas en torno a la participación política. Esto se ve, por ejemplo, en las votaciones, y es así dado que ellos se iniciaron en un escenario de voto obligatorio”.

Es por ello que llama la atención el cambio de tendencia. En ese sentido, el reporte destaca que es difícil realizar una comparación entre estas últimas instancias electorales debido a sus características contextuales únicas, pero que además, se debe tener en cuenta que ambas votaciones se realizaron en contexto Covid-19, por lo que las medidas sanitarias y la percepción de riesgo pueden haber jugado un rol importante en la participación en urnas.

Esto va en sintonía con los hallazgos de la última encuesta de Voces Mayores, que señala que las personas mayores de 60 años -a diferencia de los demás rangos etarios- están más preocupadas por la seguridad, lo que también puede estar afectando su participación electoral.

Los investigadores del estudio también realizaron entrevistas a adultos mayores que participan de otros espacios diferentes de las votaciones para poder entender más el por qué de estos resultados, “y lo que señalaron es que ellos ven la participación de una manera distinta”, señala Caro.

Por ejemplo, una entrevistada relataba la importancia de poder participar con otras personas de otras edades, ya que para ella “no tiene ningún sentido participar solo con los viejos con los viejos cuando en realidad la sociedad no funciona así”, añade.

De esta forma lo que ha señalado la investigadora de CEVE, es que la como sociedad se ha ido segmentando la participación por grupos de edad e intereses, pero lo que las entrevistan mostraron es que los intereses no necesariamente coinciden con la edad o viceversa.

VIÑA-DEL-MAR_-Vida-dia-8095140.jpg
Foto: AGENCIAUNO

Un punto que cobra especial relevancia es la proyección demográfica nacional. En proporción, la población menor de 59 años decrecerá para el 2050, mientras que las personas 60+ y 80+ irán en aumento. En este sentido, a pesar de que el grupo de 59 años o menos es mayor, representando el 70% de la población, el segmento 60+ y 80+ representará un 30%.

Esto se traduce en que finalmente habrá un aumento significativo de personas mayores en el país para 2050, por lo cual, conformará un grupo de votantes significativo y por ende, será importante destinar nuevas propuestas específicas para este segmento etario en las futuras candidaturas.

Menor participación en cargos públicos

Otro aspecto que recoge el reporte es el de candidaturas y ocupación de cargos públicos de elección popular de este grupo etario.

Desde el año 2012 al 2016, las candidaturas de alcaldes 60+ superaban el 20%, mientras que para el año 2021, esta cifra cae a un 17%, y en cuanto a los alcaldes electos, se observa una leve alza a partir del 2012. Ese año, 48 (14%) de los 345 cargos fueron ocupados por personas mayores, en 2016 sube a 66 (19%) y decae a 55 (16%) en 2021.

Un dato relevante ya que muestra que a nivel de alcaldes y gobiernos estatales hay una mayor participación de personas mayores, “en el sentido que son electos y eso demuestra que en el sector local, en las comunas, en los barrios, las vecinas y vecinos conocen a sus autoridades, a sus representantes y se valoran mucho más la trayectoria de la personas” comenta Caro.

Participación Social

En relación a otras formas de participación política y social, el reporte destaca los resultados del Catastro Nacional de Organizaciones de Personas Mayores (OPM) en Chile, que identificó 319.018 organizaciones de la sociedad civil a nivel nacional, de las cuales 214.064 se encuentran activas en la actualidad, es decir, el 6% de las organizaciones activas son de personas 60+.

Al respecto, Irarrázaval comenta que “en comparación a catastros previos, se constató que la creación de OPM se ha triplicado en los últimos veinte años. Todo esto es una señal interesante del creciente interés asociativo de las personas mayores”.

¿Las personas mayores están participando de cargos donde hay capacidad de tomar decisiones donde se pueden hacer cambios por la sociedad? “Lamentablemente (el análisis) muestra que no, que solo participan de espacios que son más bien de recreación de esparcimiento, pero no de espacios donde pueden hacer un cambio por su futuro” hace hincapié Caro.

Consuelo Moreno, directora ejecutiva de la Fundación Grandes e impulsora de “Voces Mayores”, señaló que “son los municipios donde generalmente la persona mayor se dirige y va a tocar la puerta, los que no saben o que no tienen acceso la respuesta más cercana la encuentran allí”.

Junto con destacar los beneficios de la participación activa de personas mayores, el reporte visibiliza los efectos negativos que la falta que ella tiene, ya que genera exclusión, aislamiento y sentimientos de soledad, y se asocia importantemente con un declive de la calidad y satisfacción con la vida.

Por su parte la académica de Trabajo Social UC, añade que a pesar de los resultados, estos no se pueden llevar a concluir que las personas mayores están participando menos, “sino que están participando de espacios que nosotros desconocemos”.

Adulto mayor

Por eso lo más importante, según Caro, es poner más énfasis en las miradas de genero, tanto como sociedad y país en la mujeres mayores, y en el desafió de diseño de nuevas políticas publicas “que miren la participación ya no como una participación que ocurre por edad sino a lo largo de la vida porque si los jóvenes hoy están participando tan poco, estos son los mayores del mañana y necesitamos promover en ellos más capital social”, concluye.

Christian Abello, gerente general de Compañía de Seguros Confuturo, señala que “como sociedad tenemos el desafío de promover mayores espacios de participación para las personas mayores, muchos de los cuales disminuyeron por la pandemia, especialmente considerando el gran impacto que tienen este tipo de actividades en el bienestar de las personas”, afirma.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.