Tacos, lluvia, 300 mil personas y el comercio aún en ascuas: Pucón se desborda por el eclipse

El último cálculo indica que la comuna recibirá más de 300 mil personas para la jornada astronómica. La situación no se ha visto reflejada en el turismo y el comercio. “La gente viene a ver el eclipse, no a hacer turismo", señalan.


Pucón es sinónimo de eclipse. A pesar del llamado de las autoridades a no asistir masivamente para la jornada astronómica, es imposible no darse cuenta de que la ciudad está pronta de vivir el fenómeno. Y eso que la pandemia está en medio de todo.

La comuna tiene carteles, afiches, anuncios, vendedores, anteojos, mascarillas, todo vinculado al eclipse.

Para llegar a Pucón, hay que pasar por Villarrica. Debido a controles sanitarios, el tráfico y taco previo a esta última ciudad, es kilométrico. En la tarde, un tramo de pocos kms. puede demorar horas. Si eso parece agotador, para entrar a Pucón hay que sortear otro cordón sanitario. Este en el puente del Río Correntoso. Carabineros y personal sanitario controlan y piden los permisos correspondientes.

Con el correr de los días, las aglomeraciones han ido en aumento. Si el jueves los tacos era de un par de horas en la tarde, a partir del sábado la fila comenzaba antes del puente de Molco. Desde las 11 de la mañana hasta las 8 de la tarde al menos.

A pesar del gran número de visitante a la zona lacustre, la situación no ha sido del todo buena aún para el comercio y el turismo. Las personas que han llegado a la comuna, aún no se agolpan en las calles (probablemente por la situación sanitaria).

Además el tiempo tampoco ha acompañado. Según el registro de la estación Puala, de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), ubicada a 37 kilómetros de Pucón, en los último tres días, han caído 81 mm de agua.

El pronóstico para el eclipse no es del todo bueno, estará “cubierto a partir de la madrugada, con precipitaciones a nublado hacia la tarde y chubascos débiles”, señala Arnaldo Zúñiga, meteorólogo y encargado de Difusión Dirección Meteorológica de Chile.

Taco en el acceso a Pucón.

El rubro hotelero y de alojamientos, es uno de los más golpeados. Las reservas, previo al coronavirus era en todo Pucón, de un 100%. Con el correr de los meses, y sobre todo con lo sucedido recientemente en relación a las medidas gubernamentales, la cancelación comenzó a suceder como efecto dominó.

Soledad Matus, administradora de Alpes Apart Hotel, explica que en julio de 2019, las reservas iban bien, el hotel completo, la pandemia y estallido social no era tema. “Un año y medio antes estaba todo reservado, todos felices, pero hace 15 días cuando las autoridades comenzaron a señalar las medidas, nos perjudicó, las personas comenzaron a cancelar. Antes de eso un 50% y ahora bajamos a un 10% de ocupación”.

A pesar de que también no contarán en enero con el tradicional Iron Man de Pucón, Matus mantiene la fe. “La sensación de nosotros es de optimismo, de seguir adelante. La gente va a necesitar un buen verano, ver naturaleza, distraerse”.

Carlos Barra, alcalde de Pucón, confirma que los alojamientos se han visto afectados, “hay un porcentaje de reservas que se han cancelado, me consta. Pero en el fondo vale la pena, porque ponemos en resguardo el verano”.

Carolina Ruiz, director de desarrollo, fomento y turismo de Pucón, “calculamos que solamente el jueves entraron a la zona alrededor de 10.000 vehículos, y que hay circulando en la comuna entre 80 y 100 mil personas”, explica Ruiz.

Si ingresan 10.000 personas diarias, que pueden entrar en vehículos más los buses, y si eso lo multiplicamos por un grupo familiar de cuatro personas, “estamos hablando 40 a 50 mil personas solo en un día. Por lo tanto, el número crecerá y podemos llegar a 300 mil personas, cifra que que nosotros teníamos prevista anticipadamente, no era un número lejano a la realidad y hoy lo vemos”, señala la autoridad de Turismo.

Juan Sanhueza es de los pocos que saca cuentas alegres. En la avenida principal de Pucón, se ubica el hospedaje O´Higgins. Como pocos, está completo para el eclipse. “Para nosotros fue perfecto el eclipse, aprovechamos que viene gente de afuera. Tenemos todos los resguardos, estamos preparados. Los baños son privados, no compartidos”.

Desde el verano que empezaron a reservar. “Las reservas son hasta el lunes y martes. En este momento una habitación de un total de nueve disponibles, cuesta 60 mil pesos diarios. Por la pandemia, no damos desayuno. Máximo dos personas por habitación”, relata Sanhueza.

De dulce y agraz

Un rubro favorecido son los restaurantes, sobre todo los café. El tradicional Cassis de Pucón, con terrazas en la calle, se llena en las tardes. Así como también las importadoras.

Manon Gatica, de importadora Gatica, cuenta a Qué Pasa que se nota el aumento de personas en la comuna, y en la tienda. “Acá buscan juguetes, menajes, plásticos. Más bien chilenos, pocos extranjeros”.

El café Cassis llena sus terrazas a diario. Un clásico de Pucón.

El turismo de aventura, típico de la zona debido a su paisaje (volcán, ríos, entre otros), también se ha visto afectado. Natalia Garrido de Patagonia Experience, señala que “se nota el flujo de gente, bastante, pero aún así las ventas no han sido tan grandes como en otros años cuando ha llegado esta misma cantidad de personas”.

“Para el eclipse decidimos no realizar reservas, no sabíamos cómo sería la situación. El volcán depende mucho de las condiciones climáticas y además vino la pandemia y obviamente agradecimos no haber hecho reservas. La mayoría de Pucón estaba reservado hace tres años atrás”, explica Garrido.

Emerson Pezoa de Turismo Sur, reconoce que la situación está lenta, “la gente viene a ver el eclipse, no a hacer turismo. Del extranjero se ven pocas personas. En un año normal hay más flujo que ahora, la pandemia ha limitado las visitas”.

Gorbea y Teodoro Schmidt, las otras capitales del eclipse

Sin la fama de Pucón, Gorbea ha luchado durante 2020 por posicionarse de buena manera en el eclipse. “Gorbea epicentro mundial del eclipse”, puede leerse en casa esquina del municipio.

Anteriormente, la Fundación Chilena de Astronomía (Fuchas), liderada por Mario Hamuy, reconoció a Gorbea como uno de los diez mejores lugares para observar el eclipse, debido a su ubicación y extensión del fenómeno. En total, se podrá observar por 2,08 minutos.

Guido Siegmund, alcalde de la comuna, señala a Qué Pasa que trazaron nuevos planes considerando las variables y complicaciones propias de la pandemia. Incluso, a diferencia de otras comunas, lanzó el Plan Eclipse Responsable en Gorbea, el que incluye 22 puntos de observación, con una particularidad.

No se trata de plazas, ni lugares públicos, sino parcelas de vecinos del sector, “ya que somos una comuna rural de alta producción agrícola (lechería, ganadería, cereales y árboles frutales), alcanzamos a programarnos para que sea un evento beneficioso, porque es una forma de mostrar nuestra comuna como un atractivo turístico”, señala.

“El promedio son entre 50 a 100 personas por lugar, son parcelas que abren privados a la comunidad. Incluso, hay un predio que tiene capacidad para 600 personas, pero dividido en tres sectores de 200. Estimamos que entre 5.000 a 10.000 personas deberían llegar el día del eclipse”, relata Siegmund.

En Teodoro Schmidt son más cautos. Ernestina Alvarado, secretaria municipal y encargada del eclipse en la comuna, señala que los fanáticos o seguidores de eclipses, “ya llegaron, hemos visto mucho gente en las calles que no son de la comuna. Debido a lo que ocurrió en Santiago (Fase 2), llegaron antes”.

Alvarado señala que el objetivo es que la gente vea el eclipse desde la casa, “que es lo más seguro. Se verá de la misma forma, en la plaza o en la última casa de la comuna. Tenemos que cuidar a nuestra gente. En Barros Arana habrá un cordón sanitario (localidad perteneciente a la comuna)”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agricultura vertical, permite asilar el frío, utilizar 70%-90% menos de agua y 95% menos de fertilizantes.