“Un alivio casi inmediato”: Milagrosa recuperación de paciente con depresión severa gracias al primer implante cerebral del mundo

Sarah trabaja en su jardín el pasado sábado 25 de septiembre de 2021. Foto: John Lok / UCSF

Una mujer fue tratada con una novedosa modalidad de estimulación cerebral profunda, una especie de "marcapasos cerebral", una innovadora y esperanzadora terapia para los casos de más extremos de depresión .




“Estaba al final del túnel”, dice Sarah, que solo pide ser conocida con su nombre de pila. “Estaba muy deprimida. No podía verme a mí mismo continuando si esto fuera todo lo que pudiera hacer, si nunca pudiera ir más allá de esto. No era una vida que valiera la pena vivir“, sintetiza la mujer aquejada de una depresión severa en una nota publicada por la U. de California en San Francisco.

Pero casi milagrosamente la mujer logró recuperar gran parte de la normalidad gracias a un inédito implante cerebral.

El dispositivo fue desarrollado por un grupo de médicos del Departamento de Salud de la U. de California en San Francisco, con el cual lograron tratar con éxito a Sarah. El implante aprovecha el circuito cerebral específico involucrado en los patrones cerebrales depresivos, restableciéndolos aplicando el equivalente a un marcapasos para el cerebro.

El estudio, publicado la edición del 4 de octubre de 2021 de Nature Medicine, representa según la definición de esta universidad “un éxito histórico en el esfuerzo de años para aplicar los avances en neurociencia al tratamiento de trastornos psiquiátricos”.

De acuerdo a Andrew Krystal, profesor de psiquiatría, miembro del Instituto Weill de Neurociencias de UCSF y uno de los creadores del dispositivo, el aparato “señala el camino hacia un nuevo paradigma que se necesita desesperadamente en psiquiatría”, dijo en un comunicado.

Andrew Krystal. Foto: UCSF

Según el especialista, se trata de un enfoque de “medicina de precisión” que ha permitido manejar con éxito la depresión resistente al tratamiento de nuestra paciente al identificar y modular el circuito en su cerebro que está asociado de manera única con sus síntomas”.

Los ensayos clínicos anteriores han demostrado un éxito limitado para tratar la depresión con la estimulación cerebral profunda tradicional (DBS, po su sigla en inglés), en parte porque la mayoría de los dispositivos solo pueden proporcionar estimulación eléctrica constante, generalmente solo en un área del cerebro. Un desafío importante para este campo es que la depresión puede involucrar diferentes áreas del cerebro en diferentes personas.

Para Sarah, el implante le ha permitido una oportunidad de progreso real después de años de terapias fallidas. “En los primeros meses, la disminución de la depresión fue tan abrupta que no estaba segura de si duraría”, dijo. “Pero ha durado. Y me he dado cuenta de que el dispositivo realmente aumenta la terapia y el autocuidado que aprendí mientras era paciente aquí en UCSF “.

Biomarcador neuronal

Lo que hizo que este ensayo de prueba de principio fuera exitoso fue el descubrimiento de un biomarcador neuronal, un patrón específico de actividad cerebral que indica la aparición de síntomas, y la capacidad del equipo para personalizar un nuevo dispositivo DBS para responder solo cuando reconozca ese patrón. Luego, el dispositivo estimula un área diferente del circuito cerebral, creando una terapia inmediata bajo demanda que es única tanto para el cerebro del paciente como para el circuito neuronal que causa su enfermedad.

Este enfoque personalizado alivió los síntomas de depresión de la paciente casi de inmediato, dijo Krystal, en contraste con el retraso de cuatro a ocho semanas de los modelos de tratamiento estándar y ha durado más de los 15 meses en los que ha tenido el dispositivo implantado. Para los pacientes con depresión a largo plazo resistente al tratamiento, ese resultado podría ser transformador.

Aplicación de avances comprobados en neurociencia a la salud mental

El proyecto de la UCSF se inició con un esfuerzo global patrocinado por la iniciativa BRAIN (sigla en inglés de Investigación del Cerebro a Través del Avance de las Neurotecnologías Innovadoras), creada por el presidente Barack Obama en 2014.

A través de esa iniciativa, el neurocirujano de UCSF Edward Chang y sus colegas llevaron a cabo estudios para comprender la depresión y la ansiedad en pacientes sometidos a tratamiento quirúrgico para la epilepsia, para quienes los trastornos del estado de ánimo también son comunes.

El equipo de investigación descubrió patrones de actividad eléctrica cerebral que se correlacionaban con los estados de ánimo e identificó nuevas regiones cerebrales que podrían estimularse para aliviar el estado de ánimo deprimido.

Con los resultados de la investigación anterior como guía, Chang, Krystal y la primera autora Katherine Scangos, todos miembros del Instituto Weill, desarrollaron una estrategia que se basaba en dos pasos que nunca se habían utilizado en la investigación psiquiátrica: mapear los datos de un paciente. circuito de depresión y caracterización de su biomarcador neuronal.

Con este conocimiento, el equipo adaptó un dispositivo que ya está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, su sigla en inglés), para la neuroestimulación sensible que ha utilizado con éxito en el tratamiento de la epilepsia.

“Pudimos brindar este tratamiento personalizado a una paciente con depresión y alivió sus síntomas”, dijo Scangos. “No hemos podido hacer este tipo de terapia personalizada anteriormente en psiquiatría”.

Para personalizar la terapia, Chang colocó uno de los cables de los electrodos del dispositivo en el área del cerebro donde el equipo había encontrado el biomarcador y el otro cable en la región del circuito de depresión de Sarah, donde la estimulación aliviaba mejor los síntomas del estado de ánimo. El primer cliente potencial supervisó constantemente la actividad; cuando detectó el biomarcador, el dispositivo indicó al otro cable que administrara una pequeña dosis (1 mA) de electricidad durante 6 segundos, lo que provocó un cambio en la actividad neuronal.

Sarah, participante en el estudio sobre estimulación cerebral profunda en depresión resistente, con la neurocientífica Katherine Scangos. UCSF

“La efectividad de esta terapia demostró que no solo identificamos el circuito cerebral y el biomarcador correctos, sino que pudimos replicarlo en una fase posterior completamente diferente en el ensayo utilizando el dispositivo implantado”, dijo Scangos. “Este éxito en sí mismo es un avance increíble en nuestro conocimiento de la función cerebral que subyace a las enfermedades mentales”.

Fin de los pensamientos irracionales

De acuerdo a la paciente, la combinación de tratamientos han disminuido los pensamientos irracionales en los que solía obsesionarse. “Ahora”, dice, “esos pensamientos todavía surgen, pero es solo ... puf ... el ciclo se detiene”.

Si bien el enfoque parece prometedor, el equipo advierte que este es solo el primer paciente en el primer ensayo.

“Todavía hay mucho trabajo por hacer”, señala Scangos, quien ha inscrito a otros dos pacientes en el ensayo y espera agregar nueve más. “Necesitamos observar cómo estos circuitos varían entre pacientes y repetir este trabajo varias veces. Y necesitamos ver si el biomarcador o el circuito cerebral de un individuo cambian con el tiempo a medida que continúa el tratamiento“, agregó la especialista.

De acuerdo al reportaje de la U de California en San Francisco, la aprobación de la FDA para este tratamiento aún está lejos, pero el estudio apunta hacia nuevos caminos para tratar la depresión severa.

“La idea de que podemos tratar los síntomas en el momento, a medida que surgen, es una forma completamente nueva de abordar los casos de depresión más difíciles de tratar”, cierra Scangos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.