Un diente de tiburón sierra de hace 2,6 millones de años reabre el pasado tropical de Chile

Pliotrema annae. Foto: Ceaza.

El hallazgo fue realizado en la localidad de Bahía Inglesa y los científicos postulan que este tiburón se habría extinguido debido a la bajas temperaturas que afectaron la región.




Un grupo de investigadores analizó por primera vez el registro fósil de un diente de tiburón sierra del género Pliotrema extinto hace 2,6 millones de años y que habitó las costas de Chile cuando las condiciones climáticas tropicales de ese entonces favorecieron su existencia.

Se trata del primer registro fósil del género tiburón sierra Pliotrema del sureste del Océano Pacífico. Se obtuvo de una localidad fósil poco conocida llamadaArenas de Caldera” en la Región de Atacama de Chile.

Los depósitos fosilíferos pertenecen a la Formación Bahía Inglesa, que probablemente tiene una edad del Mioceno medio-Plioceno temprano. “No existen especies de este pez sierra en el Pacífico oriental, probablemente debido al inicio de las condiciones de enfriamiento durante el Neógeno”, destaca el estudio.

Una disminución de la temperatura se cree fue lo que provocó su extinción en este punto del planeta. Actualmente es posible encontrar las tres especies de este género sólo en Madagascar y Sudáfrica (Pliotrema annae, P. kajae y P. warreni).

“Es el primer registro fósil que se describe e ilustra. Los dientes del tiburón sierra no suelen ser muy abundantes en comparación a otros tiburones, ya que suelen ser más frágiles y pequeños”, destaca el Dr. Jaime Villafaña, investigador del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA) y la Universidad de Viena.

De acuerdo al investigador, el estudio de este fósil presenta características propias del género Pliotrema, pero también posee rasgos que lo diferencian que hacen pensar que se trataría de una especie que sólo vivió frente a las costas de Chile.

“Nos dimos cuenta que el diente de este tiburón sierra tenía una morfología levemente diferente a todos los dientes descritos para especies fósiles y actuales. El borde posterior del diente de este tiburón presenta unas sierras, que son menos pronunciadas que cualquier especie descrita”, explica Villafaña.

Dientes fósiles descritos en la investigación. Foto: Ceaza.

“Esto nos hace pensar que este tiburón podría ser una especie que solo vivió en las costas de Chile. Sin embargo, para estar seguros es necesario buscar y estudiar más material”, indica el científico del CEAZA y la Universidad de Viena.

La investigación fue posible gracias al trabajo conjunto de científicos de diversas instituciones: Maurice Guicharrousse-Vargas (Museo Paleontológico de Caldera), Jaime Villafaña (Universidad de Viena, CEAZA), Jorge Carrillo-Briceño (Universidad de Zürich), Pablo Oyanadel-Urbina (CEAZA), Romina Figueroa (Museo Paleontológico de Caldera), José Pérez-Marín (Consejo de Monumentos Nacionales), Marcelo Rivadeneira (CEAZA, Universidad Católica del Norte, Universidad de La Serena) y Jürgen Kriwet (Universidad de Viena).

Un pequeño depredador

El tiburón sierra se caracteriza por poseer una cabeza alargada con estructuras parecidas a dientes en forma de sierra y que le dan su nombre.

Más que dientes, se trata de espinas rostrales detalla Villafaña “que son características de este grupo en tiburones que usan su rostro de manera defensiva para aturdir a sus presas y así alimentarse”.

Lo que se sabe hasta el momento, es que el fósil de diente corresponde a un tiburón sierra muy parecido a las especies actuales. Asimismo, se estima que el tamaño de estos tiburones podría haber alcanzado 1.70 m de largo.

Pliotrema kajae. Foto: Ceaza.

Era un tiburón pequeño en comparación con otros grandes depredadores que vivieron en el mismo periodo. Por ejemplo, dice Villafaña hay registros fósiles de tiburones blancos, los que llegaron a medir entre 5 y 6 metros de longitud y también registros del tiburón gigante, el Megalodón, “que también vivió en Caldera y se estima que pudo haber medido hasta 16 metros de longitud”.

El pasado tropical de Chile

El diente analizado proviene de sedimentos de la Formación Bahía Inglesa en la ciudad de Caldera, en un intervalo de tiempo de hace 15 a 3.6 millones de años. En ese entonces, el tiburón sierra habitó en un ecosistema propio de climas tropicales, junto a una amplia diversidad de animales marinos tales como ballenas, focas, aves e incluso cocodrilos. “Esto lo sabemos gracias a restos fósiles que hemos encontrado en el área”, puntualiza Villafaña.

Pliotrema annae. Foto: Ceaza.

“Creemos que su extinción regional fue causada por un conjunto de varios factores, destacando principalmente la reducción en la temperatura que afectó nuestro planeta hace alrededor de 2 millones de años atrás, este cambio en las condiciones ambientales pudo haber provocado que este tiburón desapareciera de las costas de Chile y prefiriera condiciones más cálidas como en Sudáfrica”, detalla.

Sin duda que el estudio abre muchas interrogantes, pero ahora es posible confirmar que efectivamente, el tiburón sierra de este género habitó las costas de Chile, ya que hasta el momento solo había sido posible encontrar evidencias de su existencia pasada en localidades fosilíferas de Estados Unidos y Sudáfrica.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.