“Una explosión controlada”: el 40% de la población mundial se infectará mientras las células T se están convirtiendo en los superhéroes en la batalla contra Ómicron

Foto: Reuters

La nueva variante se expande a una velocidad sin precedentes, pero el cuerpo humano y su sistema inmune está brindando una formidable batalla.




Ómicron se está extendiendo rápidamente por todo el mundo, y los expertos afirman que el 40% de la población mundial se infectará en los próximos dos meses. Esto suena bastante sorprendente, pero todavía no sabemos realmente si Ómicron causa una enfermedad más grave que otras variantes preocupantes. Sin embargo, las señales hasta ahora son buenas.

Con la variante generalizada anterior, Delta, había un vínculo claro entre la infección y la hospitalización y luego, en algunos pacientes, la admisión en la UCI y la muerte. Esto no parece ser tan evidente con Ómicron. Sin embargo, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Ghebreyesus, dijo el 6 de enero: “Si bien Ómicron parece ser menos severo en comparación con Delta, especialmente en los vacunados, no significa que deba categorizarse como leve”.

Imagen microscópica del Sars-CoV-2. Foto: AP

La pregunta es ¿por qué podría ser menos severo que Delta? ¿Hay cambios en Ómicron que lo hagan menos problemático? Hay dos aspectos en esto. Primero, Ómicron parece ser menos capaz de infectar las células pulmonares. Prefiere las vías respiratorias superiores, al igual que otros coronavirus que se quedan en la nariz y la garganta, como el OC43, uno de los coronavirus que causa el resfriado común.

Esto es consistente con los síntomas más leves que causa el Ómicron, que tienen que ver principalmente con la nariz y la garganta: resfriados y tos seca. Solo cuando el Sars-CoV-2 infecta los pulmones ocurre una enfermedad grave, que implica síntomas como dificultades respiratorias, y Ómicron parece ser menos capaz de hacer eso.

Sin embargo, hay un segundo aspecto de por qué Ómicron no parece estar causando una enfermedad grave. Y eso se debe a que una parte clave del sistema inmunológico, las células T, son capaces de manejar Ómicron.

Una preocupación inicial fue que Ómicron podría de alguna manera esquivar el sistema inmunológico, y este es el caso cuando se trata de anticuerpos. La proteína de pico en la superficie del virus Sars-CoV-2 es un objetivo clave para los anticuerpos. Se adhieren a las células espiga y la tapan de manera efectiva, impidiendo que interactúe con las células que el virus está tratando de infectar y, por lo tanto, brinda protección. Sin embargo, con Ómicron, las partes del pico que reconocen los anticuerpos han cambiado y, por lo tanto, los anticuerpos son menos capaces de neutralizar el virus.

Sin embargo, con los anticuerpos, la cantidad puede triunfar sobre la calidad. Entonces, incluso si no pueden unirse a Ómicron de manera tan efectiva como lo hicieron con variantes anteriores, su sistema inmunológico, especialmente cuando se estimula, puede producir suficientes anticuerpos para inundar la proteína de pico. Ésta es una de las razones por las que las vacunas de refuerzo son tan importantes.

Foto: AFP

Pero la buena noticia es que nuestras células T aún pueden reconocer y eliminar Ómicron.

La “T” en su nombre proviene del timo, un órgano en el pecho donde maduran. Funcionan de forma diferente a los anticuerpos. Cuando una célula está infectada con un virus, toma una parte de la proteína del pico del virus y la muestra en su superficie. Esto es un poco como la célula infectada que agita una bandera roja para decir que está infectada. Las células T tienen sensores para esa bandera en su propia superficie. Se adhieren a la célula infectada y la matan.

Como una explosión controlada

Esto puede sonar dramático, pero es muy efectivo. Matar la célula significa que el virus también se elimina. Es como una explosión controlada. Por tanto, este proceso puede controlar el virus y prevenir enfermedades graves.

Los anticuerpos son como el plan A: impiden que el virus ingrese a las células. Las células T son el plan B: si el virus infecta una célula, aparecen y matan esa célula, deteniendo al virus en seco. Todavía actúan en su contra porque las partes del pico que se colocan en la superficie de la célula infectada, las banderas rojas, no han cambiado mucho en Ómicron.

Foto: AP

Las células T de su cuerpo que se han creado para combatir una versión anterior del pico (que se encuentra en las vacunas) pueden hacer bien su trabajo. Varios estudios han demostrado que las células T generadas por las vacunas han conservado su capacidad para combatir el omicron de esta manera.

Su sistema inmunológico ha sido esculpido por millones de años de evolución. Tiene todo tipo de trucos bajo la manga y, afortunadamente, al menos hasta ahora, el truco de las células T está resistiendo contra omicron. Y al igual que otras partes del sistema inmunológico, las células T pueden recordar la pelea y hacerlo aún mejor la próxima vez que te infectes. También pueden resistir futuras variantes. Las células T son una razón para el optimismo de que la pandemia pronto quedará atrás.

Luke O’Neill, profesor de Bioquímica, Trinity College Dublin

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.