Usando un telescopio del norte de Chile, astrónomos descubren un planeta muy similar a Venus que podría ayudar a buscar vida en otros mundos

Recreación artística del sistema planetario L 98-59. Foto: ESO

El hallazgo forma parte de un sistema planetario llamado L 98-59, el que constituye un paso importante en la búsqueda de vida en planetas del tamaño de la Tierra fuera del Sistema Solar. El descubrimiento se logró con el telescopio VLT de ESO ubicado en la Región de Antofagasta.




Un planeta con la mitad de la masa de Venus ha sido descubierto fuera del Sistema Solar. Forma parte de un sistema planetario llamado L 98-59, debido a su cercanía con la estrella del mismo nombre.

“El planeta puede tener una atmósfera que podría proteger y mantener vida”, afirma María Rosa Zapatero Osorio, astrónoma del Centro de Astrobiología de Madrid y una de las autoras del estudio publicado en la revista Astronomy & Astrophysics.

Estos resultados, con planetas similares a los de la zona interior del Sistema Solar, son un paso importante en la búsqueda de vida en planetas del tamaño de la Tierra. La detección de biofirmas en un exoplaneta depende de la capacidad de estudiar su atmósfera.

El sistema planetario recientemente estudiado es un interesante objetivo para futuras observaciones de atmósferas de exoplanetas. Orbita una estrella que se encuentra a solo 35 años luz de distancia y se ha descubierto que alberga planetas rocosos, como la Tierra o Venus, que están lo suficientemente cerca de la estrella como para estar calientes.

El exoplaneta rocoso tiene la mitad de la masa de Venus, en la imagen. Crédito: ESO

Con la contribución del telescopio VLT de ESO, el equipo pudo inferir que el planeta puede contener hasta un 30% de agua en su interior o en su atmósfera, lo que lo convierte en un mundo oceánico.

El equipo científico también detectó exoplanetas “ocultos” que no habían sido hallados previamente en este sistema planetario. También descubrieron un cuarto planeta y sospechan que hay un quinto que podría tener agua líquida en su superficie. “Tenemos indicios de la presencia de un planeta terrestre en la zona habitable de este sistema”, explica Olivier Demangeon, investigador del Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio de la Universidad de Oporto (Portugal) y autor del estudio.

La investigación representa un avance técnico, ya que los astrónomos pudieron determinar, utilizando el método de la velocidad radial, que el planeta más interno del sistema tiene solo la mitad de la masa de Venus. Esto lo convierte en el exoplaneta más ligero jamás medido utilizando esta técnica, que calcula el bamboleo de la estrella causado por el diminuto tirón gravitatorio de sus planetas en órbita.

Esta infografía muestra una comparación entre el sistema de exoplanetas L 98-59 (arriba) y parte de la zona interior del Sistema Solar (Mercurio, Venus y la Tierra), destacando las similitudes entre ambos. Crédito: ESO

El equipo utilizó el instrumento ESPRESSO (Echelle SPectrograph for Rocky Exoplanets and Stable Spectroscopic Observations, espectrógrafo Echelle para observaciones espectroscópicas estables y exoplanetas rocosos), instalado en el VLT de ESO, para estudiar a L 98-59. “Sin la precisión y estabilidad que proporciona ESPRESSO, esta medición no hubiera sido posible. Este es un paso adelante en nuestra capacidad para medir las masas de los planetas más pequeños más allá del Sistema Solar”, señala Zapatero Osorio.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.