Vacuna de Sinovac tiene una efectividad del 78% según ensayo en Brasil, lo que acelera su aprobación

Un container con la vacuna de Sinovc llegando a Brasilel pasado 30 de diciembre. Foto: Reuters

La autorización de la inyección china en Brasil es vista con atennción por varios países que la están probando, entre ellos Chile.




La vacuna Covid-19 desarrollada por Sinovac Biotech de China tuvo un 78% de efectividad en un ensayo brasileño de última etapa, dijo el jueves una persona familiarizada con el estudio, acercando la vacuna a la aprobación regulatoria en el país más grande de Sudamérica.

Los resultados, seguidos de cerca por los países en desarrollo que cuentan con la vacuna para comenzar las inoculaciones masivas, se producen después de que investigadores turcos dijeron en diciembre que la vacuna mostró una eficacia del 91,25% según datos provisionales.

Brasil e Indonesia, que tienen la mayoría de los casos de Covid-19 en América Latina y el sudeste de Asia, respectivamente, se están preparando para lanzar la vacuna, llamada CoronaVac, este mes.

Aunque la eficacia de CoronaVac está por debajo de la tasa de éxito de más del 90% de las vacunas de Moderna o Pfizer y su socio BioNTech SE, es más fácil de transportar y se puede almacenar a temperaturas normales de refrigerador.

Turquía, Chile, Singapur, Ucrania y Tailandia también han cerrado acuerdos de suministro con Sinovac.

El socio brasileño de la empresa, el centro biomédico Butantan, presentó los datos de eficacia al regulador de salud federal Anvisa en una reunión el jueves por la mañana en busca de aprobación para el uso de emergencia de la vacuna, según la fuente que habló de forma anónima porque los resultados aún no son públicos.

Los hallazgos, publicados por primera vez por el periódico Folha de S.Paulo, se basan en un estudio dirigido por Butantan en el que participaron unos 13.000 voluntarios, la mitad de los cuales recibió un placebo y la otra mitad la vacuna de dos dosis.

China tiene al menos cinco vacunas, desarrolladas por Sinovac, Sinopharm, CanSino Biologics y la Academia de Ciencias de China, en ensayos de última etapa, lo que subraya sus esfuerzos para desarrollar una vacuna de cosecha propia para desafiar a sus rivales occidentales.

Desde que surgió el nuevo coronavirus hace un año en un mercado de la ciudad de Wuhan, en el centro de China, el presidente Xi Jinping se ha comprometido a hacer de las vacunas de China un bien público mundial.

Los datos positivos siguen a la aprobación por parte de China el 31 de diciembre de una vacuna desarrollada por una filial de Sinopharm que mostró una eficacia del 79,34%, lo que apunta al progreso que China ha logrado en la carrera mundial para desarrollar vacunas exitosas.

Aunque China ha tardado más que varios otros países en aprobar las vacunas, ha inoculado a más de 2 millones de personas desde julio bajo un programa de uso de emergencia, utilizando tres inyecciones diferentes de Sinovac y Sinopharm que aún se están sometiendo a ensayos en etapa tardía.

Foto: Reuters

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro ha expresado su desdén por la vacuna Sinovac, citando dudas sobre su “origen” e intercambiando púas con el rival político João Doria, el gobernador de Sao Paulo, que financia los ensayos y la producción de la inyección.

Brasil tiene el segundo brote más letal del mundo después de Estados Unidos y tiene como objetivo vacunar a 51 millones de personas, o aproximadamente una cuarta parte de su población, en la primera mitad de 2021, aunque las inmunizaciones aún no han comenzado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.