Vuelve el calor : tras jornadas de lluvias, termómetros superarán los 23°C

ola de calor

El pronóstico meteorológico no proyecta lluvias para los próximos días, sino que por el contrario, una signicativa alza de la temperatura.


Después de dos jornadas de precipitaciones de los últimos días en gran parte del país, las lluvias parecen alejarse en los próximos días.

De acuerdo a la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), para este jueves se espera que las temperaturas en Santiago alcancen los 18°C de máxima, aunque con una mañana muy fría, donde el termómetro apenas llegará a 0°C.

Para el viernes, según la DMC, la máxima prevista llegará a los 22°C y una mínima de 2°C, mientras que para el sábado las extremas en la capital serán de 4°C y 22°C.

De acuerdo al portal Meteored, las temperaturas máximas llegarán hasta los 23°C el viernes y el domingo en Santiago y 22°C para el día sábado.

Según Meteored, las condiciones meteorológicas de la segunda quincena de agosto 2022, serán de contrastres, pues mientras durante esta semana, la nieve se dejará caer hasta la Región de Coquimbo en su límite norte. Además, en el análisis del modelo numérico ECMWF se observa anomalías positivas para la precipitación en las Regiones de Ñuble y Biobío en la presente semana.

Para la semana del 22 de agosto, las lluvias se volverán esquivas en gran parte de nuestro país. Sólo se observan anomalías positivas en la Patagonia para la precipitación. Hacia la última semana de agosto 2022, algunas gotas se vislumbran para la zona central. Eso sí, nada similar al evento del sistema frontal que ocurrió durante julio 2022, dice Meteored.

Se esfuman las lluvias

Por ahora, ninguno de los dos organismos preven lluvias para Santiago y la zona central, después de las precpitaciones de los últimos días, lo que transforman a agosto de 2022 en el “agosto” más lluvioso de los últimos cinco años en Santiago, con un total de 19,9 mm de agua caída a la fecha, faltando aún 15 días para que finalice.

En 2021 este mes registraron apenas 18,5 mm, en 2020 un total de 6,9 mm, en 2019 no se anotaron lluvias, en 2018 la cifra alcanzó 10,5 mm, mientras que en 2017 la Región Metropolitana llegó a 50,4 mm.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, establece que si bien es hasta la fecha el mes de agosto más lluvioso del último lustro, aún son cifras lejanas de los 55 mm considerados normales. “La experiencia reciente de los habitantes de la zona central, en particular tras los inviernos hiperáridos de 2019 y 2021, han alimentado la idea de que este invierno ha sido muy lluvioso”.

Sin embargo, “en la zona central, en particular en la Región Metropolitana, estamos muy lejos de valores considerados hace un par de décadas normales”, añade Cordero.

A pesar de las últimas precipitaciones, aún permanece la condición de megasequía.

Las precipitaciones se sumarían a las recientemente caídas durante el fin de semana en la capital, momento en el que se registraron 8,8 mm de agua caída, prácticamente la mitad de las lluvias de todo el mes.

No solamente se trata de un agosto lluvioso, el invierno de 2022 ha sido particularmente “generoso” en cuanto a precipitaciones. En medio de una megasequía que se ha extendido por más de 13 años, se trata de excelente noticias. Durante junio, julio y agosto, considerado el invierno meteorológico, el presente año anota un total de 116,4 mm de ag ua caída.

El actual invierno supera con creces al de 2021, el que anotó 41,4 mm, aunque aún lejos de 2020, que registró 181,6 mm de agua caída.

Estas son las cifras de la última década de agua caída en Santiago para el invierno meteorológico (junio, julio y agosto), según el registro de la estación Quinta Normal:

Año (agua caída)

2022: 116,4 mm

2021: 41,4 mm

2020: 181,6 mm

2019: 59,2 mm

2018: 105,9 mm

2017: 154,3 mm

2016: 88,6 mm

2015: 149,7 mm

2014: 127, 6 mm

2013: 62,7 mm

2012: 107,6 mm

A pesar de las cifras alentadoras, Cordero señala que durante los tres meses del invierno meteorológico, lo normal es que precipiten en la capital más de 200 mm. “A solo dos semanas de que culmine, es poco probable que este no termine siendo otro invierno con déficits de lluvias”, explica.

El fenómeno se extiende desde julio. El séptimo mes del año fue el que registró mas lluvias en los últimos 20 años y el décimo desde que existe registro meteorológico en el país. Adicionalmente, se anotó un aumento del nivel del embalse El Yeso, ubicado en la Región Metropolitana, la más importante reserva de agua para la capital. También subió el nivel de la nieve en el lugar, totalizando 30 centímetros.

Durante los últimos días, también se han registrado importantes precipitaciones en regiones. Por ejemplo, la Estación Rodelillo, ubicada en Valparaíso, registra 62,8 mm durante agosto, mientras que en Concepción han caído 103,5 mm y en Temuco 136,6 mm (53,4 mm este lunes).

El sistema frontal que hemos tenido desde el domingo ha sido intenso, ya que se unió a un sistema secundario, lo que hizo que afectara a gran parte del país de la zona centro y sur, explica la Dirección Meteorológica de Chile (DMC).

Miguel Fernández, meteorólogo y académico de la Escuela de Ciencias del Mar de la Universidad Católica de Valparaíso, señala que se trata de un sistema frontal, “que en este momento está afectando a la zona sur del país. La parte norte de éste se trasladaría hacia la zona central, originando precipitaciones con mayor intensidad hacia el interior, es decir, en Santiago y Los Andes”.

Desafortunadamente, pese a este registro pluviométrico, Cordero recuerda que aún persisten importantes déficits de precipitaciones, superiores al 30 % entre la Región de Valparaíso y la Región del Maule. “También se registran importantes déficits en la Región de Magallanes y Punta Arenas, cercano a 50%”, agrega.

Sigue también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Jaali, la arquitectura que renace para combatir el cambio climático. A raíz del alto costo de energía que significan los aires acondicionados, los arquitectos están buscando nuevas ideas para mejorar la ventilación.