Gypsy Rose Blanchard, condenada por asesinar a su madre, anuncia que está embarazada

Gypsy Rose Blanchard, condenada por asesinar a su madre, anuncia que está embarazada.

En un video que compartió en YouTube, la mujer reveló que está esperando su primer hijo junto a su actual pareja, Ken Urker. "Quiero ser todo lo que mi madre no fue”, dijo.


Gypsy Rose Blanchard, la joven estadounidense que fue condenada en 2015 por el asesinato de su madre Clauddinnea “Dee Dee” Blanchard, dio a conocer que está embarazada.

Tras acceder a la libertad condicional, la mujer pudo salir de la cárcel en diciembre de 2023. Pasó ocho años tras las rejas por haber planificado y ejecutado, con su novio Nicholas Godejohn, el homicidio de su madre, quien la obligó a fingir enfermedades desde temprana edad.

Qué dijo Gypsy Rose Blanchard sobre su embarazo

En un video que publicó en su cuenta de YouTube, Gypsy Rose comentó que está esperando su primer hijo junto a su actual novio, Ken Urker. Actualmente tiene 11 semanas de embarazo.

“Esto no fue planeado en absoluto, fue completamente inesperado, pero ambos estamos muy emocionados de emprender este nuevo viaje de la paternidad”, partió relatando.

En el registro se refirió a las reticencias que podrían surgir por su capacidad de ser madre, debido a la compleja infancia que tuvo junto a su su progenitora y la dramática manera en que finalizó todo. “Sé que habrá gente que piense que no estoy lista para ser madre y no sé si alguien está realmente lista para ser madre”, explicó.

Pese a los comentarios que pueden aparecer, Gypsy Rose aseguró que ella desea entregarle a su futuro hijo lo que ella no tuvo. “Todo lo que quería de una madre, quiero dárselo a este bebé. Ahora soy feliz y solo quiero ser una buena madre para mi hijo. Quiero ser todo lo que mi madre no fue”.

La joven también compartió en su cuenta de Instagram una serie de fotografías sujetando una ecografía y un suéter de bebé. A su lado la acompaña Ken Urker.

El caso de Gypsy Rose Blanchard y su madre “Dee Dee”

La historia de Gypsy Rose ha sido una de los que ha causado más conmoción en el mundo en los últimos años y se le ha retratado tanto en películas como documentales, entre ellos, The Act, Gypsy’s Revenge y Mommy Dead and the Dearest.

Desde su nacimiento en 1991, su madre “Dee Dee” comenzó a decir que la niña sufría de problemas de salud. Ella aseguraba que Gypsy Rose sufría de leucemia y distrofia muscular, que tenía que usar andador, tanques de oxígeno y sondas de alimentación.

Hasta la llevaba a distintos médicos para que la trataran, sin embargo, ninguna de esas enfermedades era real. Mientras eso sucedía, la mujer recibía ayudas económicas de organizaciones benéficas.

“Dee Dee” sufría del síndrome de Munchausen por poderes, trastorno en que el cuidador de un niño inventa síntomas o los induce a propósito para hacer creer que está enfermo. La afección psicológica puede llevar a que el cuidador realice acciones extremas, como darle fármacos a la víctima que le provocan vómitos o diarrea, falsificar documentos médicos e incluso privarlo de alimento.

Gypsy Rose alcanzó a estar más de dos décadas sometida a las acciones de su madre, quien incluso la rapaba para que su apariencia se asimilara a la de un paciente con quimioterapia y cambió su acta de nacimiento para disminuir su edad real.

A medida que fue creciendo, la joven comenzó a notar los maltratos físicos y emocionales que le realizaba “Dee Dee”. Y cuando conoció por internet a Nicholas Godejohn, que se convirtió en su novio, su vida tomó un nuevo rumbo: decidió planear el asesinato de su progenitora.

El 12 de junio de 2015, Godejohn apuñaló 17 veces a “Dee Dee” mientras ella dormía en su casa en Springfield, Missouri. Posteriormente él y su novia robaron más de $4.000 dólares y huyeron a un motel ubicado en las afueras de la ciudad. La policía los encontró días más tarde en la ciudad de Wisconsin.

Gypsy Rose fue sentenciada a diez años de cárcel, mientras que a Godejohn se le condenó a cadena perpetua sin opción de libertad condicional.

En una entrevista que concedió a Good Morning America después de haber salido de prisión en 2023, Gypsy Rose relató que no considera que su madre fue un “monstruo”, a pesar de la visión que podría tener el resto.

“Ella misma tenía muchos demonios con los que estaba luchando. No la quería muerta. Solo quería salir de mi situación. Y pensé que era la única salida”, argumentó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.