Thuso Mbedu y El Ferrocarril Subterráneo: la gran revelación de las series en 2021

La actriz en el rol de Cora. Fotos: Amazon Prime Video

Nunca había actuado en EE.UU., ni conocía de cerca la historia de Norteamérica, pero la intérprete sudafricana de 29 años terminó siendo la protagonista de The underground railroad, la devastadora miniserie de Amazon sobre una joven que emprende un viaje en el que es testigo de todas las brutales caras que encarnó la esclavitud. Celebrada como uno de los mayores talentos recientes, ya cuenta con la bendición de Oprah Winfrey y compartirá pantalla con Viola Davis.



Para todos los fines, Oprah Winfrey es la gran personalidad de la televisión estadounidense, la encarnación misma de las entrevistas importantes, el entretenimiento y la figura más visible para la población negra. Con 32 años, además, fue una estupenda actriz debutante con un personaje vital dentro de un crudo drama sobre una joven afroamericana de Georgia abusada por su padre, la versión en cine de 1985 dirigida por Steven Spielberg sobre la novela de Alice Walker, El color púrpura.

A 35 años de rozar el Oscar con esa película ambientada a comienzos del siglo XX, Winfrey resume en un concepto su impresión ante un reciente estreno: “Nunca en mi vida he visto una actuación tan consistente como la que has brindado en The underground railroad. Tienes el don, niña”.

Principal rostro de la adaptación del libro El ferrocarril subterráneo de Colson Whitehead que acaba de llegar a Amazon Prime Video, la actriz Thuso Mbedu (29) recibió la bendición de la reina de TV norteamericana, acaso el broche dorado a los elogios que se ha ganado por un desempeño no sólo promisorio sino que inmediatamente consolidatorio: los diez capítulos de la miniserie del director Barry Jenkins (Moonlight) se cuentan a través de la mirada de su personaje, Cora, una joven negra de una plantación algodonera de Georgia que abandona su espantosa experiencia en el sur de Estados Unidos y, mediante una red subterránea, viaja hacia el norte siendo testigo de todas las brutales caras de la esclavitud.

Mbedu, nacida en julio de 1991 en la provincia con mayor población de Sudáfrica, se sentía ajena a esa historia situada en el siglo XIX y en otro continente. Hasta que se dedicó a estudiar exhaustivamente ese sombrío periodo de Estados Unidos, según lo que le fue recomendando Jenkins, y luego accedió a registros en audio de antiguos esclavos y notó cuán similar era su modo entrecortado de expresarse con cómo se habla en algunas zonas de África. En ese momento, ha dicho, “se convirtió en una historia sobre africanos en Estados Unidos”.

Si bien ha desarrollado su carrera en Sudáfrica y su protagónico en la producción de diez episodios es su debut en la televisión estadounidense –y fuera de su país natal–, la actriz estuvo en un par de ocasiones en Nueva York antes de llegar a las pantallas de todo el mundo. Primero, viajó en 2012 a ser parte de un programa de cinco semanas en el Stella Adler Studio of Acting mientras estudiaba en Johannesburgo, y luego, seis años más tarde, acudiría a la ceremonia del Emmy Internacional, nominada por segunda vez por la serie Is’Thunzi, cuando se enteró del casting de The underground railroad.

Por cierto, su siguiente proyecto le propondrá un juego geográfico inverso: la localidad sudafricana en que nació acogerá las filmaciones de The woman king, una cinta en que compartirá escenas con Viola Davis y que tendrá como foco a las guerreras de Dahomey, un reino de África que estuvo en pie entre los siglos XVII y XIX.

Criada junto a su hermana mayor por su abuela, Mbedu llegó a la miniserie de Amazon por cómo convenció a Barry Jenkins y también unida por un cierto paralelismo con la vida del personaje que interpreta. Cora perdió a su madre cuando esta escapó de la algodonera siendo niña, mientras que la mamá de la actriz murió a sus cuatro años por un tumor cerebral.

Por la intensidad que implicó su papel y sus roces con la realidad, la intérprete acudió a terapia al finalizar el rodaje de diez meses, pero antes, cuando se estaba preparando para encarnar el rol que le daría reconocimiento global, soñó por primera vez con su progenitora, según le contó a Oprah Winfrey. Ubicada en el departamento en el que vivía, su madre sólo le dijo una frase: “Todo va a estar bien”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.