Los Bunkers: El plan de retorno del último clásico de la música chilena

Tras siete años de receso indefinido, el quinteto penquista define por estos días los detalles de una operación de regreso que incluye una gira por Chile y México. Tras cambiar de oficina de representación y luego de pausar su reunión por el estallido social y la pandemia, el último fenómeno del rock nacional apuesta por una vuelta a lo grande en recintos de alta convocatoria.



Después de la calamidad viene la fortuna. Tras el encierro, el reencuentro. En sintonía con el tránsito que atraviesa la humanidad completa en medio de la era Covid, movidos por la ilusión de lo que viene, por el tiempo libre que dejó la pandemia para revisar el pasado inmediato o quizás por la certidumbre de lo finito, diversos nombres históricos de la música han dado este año señales concretas de reconciliación y anunciado su regreso. Sólo en el último mes los integrantes originales de clásicos del pop y el rock anglo como Fugees, Red Hot Chili Peppers, los ingleses Genesis y hasta los históricos Abba han vuelto a las pistas o fijado su reunión para los próximos meses. Mientras, en Chile, otro grupo de renombre afina los detalles para su esperado reencuentro.

A siete años del capítulo que dejó en pausa su historia con un simple “¡Somos Los Bunkers! ¡Chao!”, pronunciado por el vocalista Álvaro López sobre el escenario del Foro Sol al cierre de su último concierto, en el festival mexicano Vive Latino, los cinco integrantes originales del grupo penquista preparan su regreso con una operación que se define por estos días y que incluye, entre otras cosas, una gira por Chile y Norteamérica, la primera de la banda desde 2014.

En rigor, Los Bunkers nunca se separaron formalmente. Eso subrayan desde el entorno del grupo fundado en Concepción por los hermanos Álvaro y Gonzalo López, Mauricio y Francisco Durán y Mauricio Basualto, que en marzo de ese 2014, tras 15 años de carrera ininterrumpida y siete discos que los consolidaron entre lo más destacado del cancionero popular y del rock de exportación hecho en Chile en las últimas décadas, iniciaron un receso indefinido que comienza a terminarse. En ese sentido, los autores de Llueve sobre la ciudad nunca dijeron adiós oficialmente ni terminaron particularmente enemistados, como lo ha confirmado una que otra fotografía reciente de algunos de sus integrantes compartiendo una mesa, así como los proyectos de rescate de su catálogo que han trabajado en conjunto y a la distancia en el último tiempo. De alguna forma, la opción de dar el siguiente paso siempre estuvo sobre la mesa.

Los Bunkers. Foto: Antonio Garrido

De hecho, actualmente, el grupo Los Bunkers existe como tal, al menos en lo operativo y para la toma de decisiones en bloque. La última de estas fue su reciente salida de la oficina que durante años se encargó de representarlos, la productora Evolución, propiedad de Manuel Lagos. La misma que actualmente maneja las carreras de artistas como Javiera Parra y Los Imposibles, Ángel Parra y el trapero Ceaese. La determinación, motivada por desencuentros económicos entre las partes, llevó al quinteto a mudarse a la compañía de management local Outside the Box, fundada y dirigida desde 2019 por Tabaré Couto, ejecutivo uruguayo de amplia experiencia en la industria discográfica chilena, con quien habían coincidido en otros períodos de su carrera.

La firma de Couto, quien en su extenso currículum registra labores gerenciales en sellos locales como Warner Music Chile, El Escarabajo y el área de marketing y nuevos negocios del conglomerado radial Iberoamericana Radio Chile por cerca de una década, trabaja actualmente como oficina de representación de Lucybell y en el caso de Los Bunkers se ha dedicado hasta ahora a reordenar su catálogo, desperdigado en diversas disqueras y con algunos títulos cuya propiedad sigue siendo algo difusa.

Bajo esa fórmula la firma evalúa publicar nuevas reediciones de la discografía de Los Bunkers, siguiendo un camino que los propios músicos vienen desarrollando desde hace más de un año. Primero, con el rescate de su debut homónimo de 2001, publicado originalmente por sello Big Sur y reeditado en vinilo y CD a fines de 2020 con versiones remasterizadas de viejos éxitos como Fantasías animadas de ayer y hoy, Buscando cuadros y El detenido. A eso sumaron el lanzamiento de una versión alternativa del videoclip de Yo sembré las penas de amor en tu jardín, también original de 2001.

De igual forma, el quinto álbum de estudio del conjunto, Barrio Estación, también fue remasterizado y lanzado en vinilo en 2020, e incluso han hablado de la opción de editar una suerte de antología con demos inéditos, tomas en vivo y rarezas de su pasado.

Pero no todos los planes del conjunto apuntan a la revisión y la arqueología musical. Según confirman diversas fuentes cercanas al grupo, todo este proceso en torno a su legado discográfico se coronará con la reunión en vivo de la banda, con una gira que tentativamente incluye a Chile y México la que, si bien no tiene fechas definidas, está pensada por ahora para 2022.

Canción de lejos

Pese a la distancia geográfica, con los cinco integrantes repartidos en diversas ciudades -los hermanos Durán viven hace años en México, desde donde trabajan en labores de producción y en grupos como Lanza Internacional y Pillanes-, el reencuentro avanza e incluso pudo haberse materializado antes. Las mismas fuentes explican que ya en 2019 el quinteto comenzó a acercar posiciones e inició las primeras conversaciones para volver a tocar juntos. Pero el estallido social chileno de octubre de ese año alteró la planificación y se optó entonces por concentrarse en solo dos presentaciones puntuales y con carácter de sorpresa, en la Plaza Baquedano y luego en su natal Concepción, las que marcaron la fugaz reaparición de la banda en diciembre de ese año.

Un cercano al grupo lo explica así: “Si bien para ese entonces ya se hablaba de volver a tocar juntos, no quisieron que las cosas se mezclaran y que el anuncio de su reunión se malinterpretara, como que estuvieran aprovechando del estallido para juntarse. Por eso decidieron esperar”.

los bunkers

La pandemia, eso sí, obligó a seguir esperando y algunos profesionales de la industria al tanto de los planes detallan que hasta hoy no hay una “hoja de ruta” ni una fecha definida para la reunión sobre el escenario, principalmente porque la idea del grupo y de sus representantes es que el hito se concrete sin restricciones de aforo y a capacidad completa, idealmente en un recinto de alta convocatoria, como un estadio. Por lo mismo, la fecha tentativa del retorno es 2022 y con ese objetivo ya han habido sondeos y conversaciones con productores asociados y auspiciadores que puedan sumarse al proyecto y sostener económicamente el tour.

Desde la productora Outside the Box optaron por no referirse al tema de la gira, ante las consultas de Culto. En febrero de este año, luego que se difundiera una foto donde se le veía compartiendo con los Durán, Álvaro López evitó profundizar y calificó el encuentro como “una junta de viejos amigos, de camaradería. La verdad, cada uno está en sus proyectos y no tenemos para nada pensado renovar viejas alianzas. Lo último que hicimos fue lo de Plaza Dignidad, queríamos y hasta ahora queremos que la gente sienta que fue un caso especial, un regalo que quisimos darle a la gente que estaba manifestándose y que a esas alturas ya estaba algo cansada. Con los muchachos somos amigos, Los Bunkers nunca tuvo que ver con alguna teleserie, con hueones agarrados de las mechas”.

Los músicos tampoco respondieron los llamados ni los mensajes de este medio, pero quienes están al tanto de los planes afirman que los detalles se terminarán de resolver en los próximos días, una vez que se cuadren los montos y las fechas para finalmente determinar si la operación retorno de uno de los últimos clásicos de la música popular chilena se materializa de acuerdo a lo planificado.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.