Quilapayún recupera su historia

El conjunto reedita 23 títulos de su discografía que no estaban en plataformas, incluyendo obras emblemáticas de su catálogo y de la Nueva Canción Chilena como X Vietnam, Basta, la Cantata Popular Santa María de Iquique y El pueblo unido jamás será vencido. Un proceso de rastreo y restauración que tuvo como protagonistas al director del grupo, al sello Warner, a un coleccionista que dio con las ediciones extranjeras de los elepés perdidos en dictadura y a una bailarina que guardó una copia de la Cantata por cuatro décadas.



Si algo bueno ha dejado la pandemia entre los músicos nacionales, en un año y medio para el olvido, ha sido la posibilidad de reencontrarse con su historia y de ordenar su obra. Aprovechando el tiempo libre sin giras ni ensayos, durante el último año y medio artistas como Fernando Ubiergo, Los Bunkers, Illapu y José Alfredo Fuentes -entre muchos otros- dedicaron su energía a bucear en su discografía, indagar en contratos expirados, recuperar y masterizar viejas cintas master y llenar los notorios vacíos que el cancionero local aún exhibe en las plataformas digitales.

El caso más reciente es el de Quilapayún, uno de los conjuntos más longevos del país con una discografía cercana a las cincuenta producciones oficiales, quienes esta semana, tras un arduo proceso de búsqueda y restauración, lograron recuperar 23 de sus álbumes, entre ellos los emblemáticos X Vietnam (1968), Basta (1969), la Cantata popular Santa María de Iquique (1970) y buena parte de su producción en el exilio. Títulos esenciales de la Nueva Canción Chilena y de carácter patrimonial por primera vez disponibles en servicios digitales como Spotify, donde hasta hace un par de días sólo estaban desperdigados algunos trabajos del grupo de distintas épocas.

“Para nosotros es una gran noticia, porque ahora está prácticamente toda la discografía del Quilapayún en las redes y con esto se completa todo lo que hemos hecho”, sintetiza Eduardo Carrasco, director de la banda e impulsor del proyecto de reedición, una de las más ambiciosas y completas iniciativas de este tipo que ha realizado una agrupación nacional y que comprende todo el catálogo del conjunto en manos del sello Warner, de 1968 a 2013, con sus ediciones originales y sonido mejorado.

Como ocurre en muchos de estos casos, la operación rescate de los títulos más antiguos tuvo como aliados fundamentales a los coleccionistas del grupo, en especial al administrador del sitio oficial del conjunto y “quilapayunólogo” Juan Pablo Carvajal, quien se encargó de rastrear por Asia y Europa las copias de mejor calidad y más fieles a los elepés originales de los años 60 y 70, las que se usaron para confeccionar las nuevas versiones.

Según explica Carrasco, las ediciones de algunos de estos trabajos que Warner sacó en su momento en CD “no respetaron los discos originales, agregaron canciones, otras se perdieron, pero ahora está restablecido el disco original, tal como fue editado por primera vez”. La lista incluye tanto los álbumes lanzados en Chile por el sello Dicap antes del golpe militar como los títulos de los años de exilio, donde destacan álbumes publicados por la extinta Pathé Marconi como El pueblo unido jamás será vencido (1974), Patria (1976) y el algo desconocido Enregistrement public (1977), registro en vivo que nunca se había digitalizado.

“La mayoría de esos primeros discos fueron destruidos o quemados en el período de la Junta Militar, se perdieron las cintas matrices, pero en este tiempo han surgido personas que son fanáticas del Quilapayún que han empezado a encontrar y comprar discos de distintos países por internet. Nosotros tuvimos la suerte de ser editados muy tempranamente en Japón, por ejemplo, desde el año 67 o 68. Lo mismo en Francia”, explica Carrasco.

Un caso especial es de la Cantata Popular Santa María de Iquique, la gran obra que unió a Luis Advis con el grupo santiaguino e indiscutida cumbre de la música chilena, que debuta en plataformas gracias a un hecho fortuito: si bien la cinta matriz original se extravió junto con la pérdida de la democracia, una bailarina del ballet Pucará conservó por cuatro décadas una copia que le pasó Carrasco para una presentación durante los días de la Unidad Popular, la que volvió a sus manos hace sólo unos años. “Me llamó en 2014 y me explicó que mientras se cambiaba de casa se encontró en un baúl con la cinta, que incluso tiene los datos escritos con mi letra”, cuenta.

Y aunque la cinta acusaba el paso del tiempo, el técnico de grabación Jorge Fortune hizo magia y reemplazó ciertas partes dañadas con retazos de otros fonogramas. “Te diría que la versión de la Cantata que estamos editando ahora es mejor que la original, porque los procesos de masterización y la cantidad de recursos técnicos que tienes hoy son muy superiores a los de esa época”, asegura el director del grupo.

El rescate discográfico se completa con diversas compilaciones que se publicaron en Chile en los 90 y todos los álbumes de estudio y en vivo que los autores de La muralla lanzaron desde 2003 en adelante. Ahora el plan es seguir con reediciones físicas de cada disco, partiendo justamente con la Cantata Santa María, que Warner pretende sacar por estos días en formato vinilo.

Un cierre de año cargado de novedades para uno de los últimos referentes activos de la Nueva Canción Chilena, cuyos hitos inmediatos van más allá de la simple revisión de su prehistoria: además del original y personalísimo disco que ayer viernes editó uno de sus integrantes, Ismael Oddó, dedicado a la memoria de su padre, por estos días la agrupación termina también los detalles de su propia cantata inspirada en Fulgor y muerte de Joaquín Murieta (1967), de Pablo Neruda, que se convertirá en el próximo álbum del conjunto con fecha de salida para febrero de 2022.

“Es algo curioso, porque nosotros habíamos hecho parte de esta obra hace muchos años, y había quedado guardada. Y si no es por la pandemia, que de repente nos aisló y nos dejó sin actuar en las casas, de repente se me ocurrió que podíamos retomar esto”, cuenta Carrasco, que ha convertido la era del Covid-19 en una de las más prolíficas de su carrera y de su banda madre.

X Vietnam (1968), El Pueblo Unido Jamás será Vencido (1974) y Basta (1969). Tres clásicos de Quilapayún que debutan en plataformas de streaming.

Las 23 discos reeditados

X Vietnam (1968)

Basta (1969)

Cantata popular Santa María de Iquique (1970)

La Fragua (1973)

El Pueblo Unido Jamás será Vencido (1974)

Adelante (1975)

Patria ( 1976)

Enregistrement Public (1977)

Umbral (1979)

Survario (1987)

Latitudes (1992)

Instrumental (1993)

Antología 1968-1992 (1998)

Al Horizonte (1999)

35 años (2000)

Quilapayún canta a Pablo Neruda, Vicente Huidobro, García Lorca y … (2000)

Quilapayún canta a Violeta Parra, Víctor Jara y Grandes Maestros (2000)

El Reencuentro (2004)

La Vida contra la Muerte (2005)

La Fuerza de la Historia (2006)

Solistas (2009)

Homenaje a Víctor Jara (2012)

Encuentros (2013)

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Jaali, la arquitectura que renace para combatir el cambio climático. A raíz del alto costo de energía que significan los aires acondicionados, los arquitectos están buscando nuevas ideas para mejorar la ventilación.