José Alfredo Fuentes recupera su catálogo y lanza en plataformas su discografía completa

El cantante lleva al streaming los álbumes que lo convirtieron en fenómeno de masas en los 60 y 70 y las grabaciones que realizó para importantes sellos de México y España. Además, anuncia un nuevo single y cuenta que volvió a componer. De paso en Estados Unidos, prefiere no ahondar en las denuncias contra su amigo Buddy Richard, aunque asegura que el maltrato físico también fue parte de su historia familiar.



A veces, bucear por Spotify y otras plataformas similares también puede llegar a ser una experiencia frustrante. Sobre todo cuando la búsqueda apunta a algunos clásicos de la música popular chilena que simplemente no existen en esos servicios. La discografía de Cecilia, la Incomparable, por ejemplo, reducida inexplicablemente a un sólo álbum; la ausencia de algunos títulos clave de la Nueva Canción Chilena o de Violeta Parra y las escasas producciones disponibles de figuras emblemáticas de décadas posteriores, como Juan Antonio Labra o De Kiruza, por citar algunos trabajos que -por diversas circunstancias- no son parte de la gran “musicoteca digital”.

Algo similar ocurre con el catálogo de José Alfredo Fuentes, de quien más allá de algunos videos repartidos en Youtube sólo se encuentran en plataformas sus trabajos publicados en este siglo y uno que otro single suelto. De la extensa y reconocida discografía que el “Pollo” editó casi sin pausa entre 1966 y 1980, nada. Es más: “Te perdí”, a todas luces el mayor éxito de su carrera, el hit de su propia autoría que en 1966 gatilló uno de los grandes fenómenos juveniles del pop de los 60 en el país, sólo está disponible en Spotify en la versión que el músico incluyó en un álbum de duetos de 2002.

“Pero José Alfredo Fuentes es mucho más que ‘Te perdí' y ‘Dirladadá', que son las canciones que más ubica la gente”, asegura el cantante, quien, decidido a ajustar cuentas con su propia historia musical, aprovechó estos meses sin actividad en vivo para recuperar su propio catálogo y hacer las gestiones para finalmente llevarlo a plataformas. Así, asesorado por la distribuidora The Orchard, que contactó a las diversas disqueras que publicaron sus trabajos -en Chile y el extranjero- de 54 años de carrera, más de una decena de sus LP fueron digitalizados para, en los próximos días, quedar a disposición del público. El de siempre y el del hoy.

José Alfredo Fuentes y sus amigos (1966): el primero de una decena de elepés que grabó para la disquera local Producciones Caracol. Incluye el clásico "Te perdí".

“Nunca es tarde para que la gente conozca estas canciones. No quiero llegar a ser número uno a estas alturas pero sí que la gente se de cuenta de que hubo cosas importantes”, dice Fuentes sobre el proyecto,
que incluirá aquellos clásicos populares que cuesta hallar en el ciberespacio, como “Celoso” -con la orquesta de Juan Salazar-, “Era solo un chiquillo” y “Con mi bombo y mi chin-chin”.

Lo mismo los diversos álbumes que publicó al alero de la disquera nacional Caracol Producciones, entre 1966 y 1972, responsables de los episodios de fanatismo colectivo que el entonces veinteañero cantante protagonizó en los últimos días de la Nueva Ola. Y también las grabaciones que por esos años realizó en reconocidos estudios de México, Venezuela y España -con grandes orquestas y sellos emblemáticos como RCA e Hispavox-, como parte de un plan de internacionalización que él mismo decidió frenar por motivos personales: su novia y futura esposa estaba en Chile “y decidí volverme y no seguir con este futuro brillante”.

“Van a descubrir canciones que a mí me gustan muchísimo, como por ejemplo ‘Lovely’, que la grabé en España y que le encantaba a Camilo Sesto, según me contó después su mánager, Manolo Sánchez. Tiene un arreglo espectacular, Hispavox me puso orquesta y grandes arreglistas”, cuenta sobre un material que hoy sólo circula en manos de coleccionistas: el long play de edición extranjera “Voy pasando por la vida y me siento diferente...” (1975).

Voy pasando por la vida y me siento diferente... (1975). Su primer LP grabado para Hispavox en España. Una joya para coleccionistas.

La iniciativa incluye también, a modo de carta de presentación, el lanzamiento en plataformas el próximo jueves 21 de una versión remasterizada de “Enséñame”, sencillo compuesto por Jaime Ciero que Fuentes publicó a fines de los 90, cuando su trabajo musical ya era más esporádico y su faceta de animador de TV estaba totalmente consolidada.

“Cuando animaba el ‘Venga conmigo’ había mucha gente joven que iba de público. En los comerciales, para que no se aburrieran, yo cantaba. Y de repente se me acercaban algunos cabros y me decían ‘oiga usted que canta bien, ah’”, cuenta el solista con una carcajada, en una anécdota que ilustra parte de las motivaciones detrás de su aventura digital. Un proyecto que se suma al de otros trabajos recientes de rescate y digitalización del cancionero local, y que han permitido la llegada al streaming de discos importantes de Los Prisioneros, Pettinellis o Carlos Cabezas, entre otros.

A más de una década del que considera su último trabajo discográfico formal -El interesante ”Corazón loco” (2006), producido por Álvaro Henríquez-, el solista de 73 años asegura que la pandemia también reactivó sus ganas de componer y volver al estudio. “Lo tenía descartado, pero durante este tiempo encerrado volví a agarrar la guitarra y compuse dos canciones que están bastante buenas”, cuenta.

De visita por estos días en la casa de su hijo mayor, en Houston (EE.UU.), Fuentes se enteró allá de las denuncias que Rita Góngora hizo públicas días atrás en contra de Buddy Richard, por diversos episodios de violencia intrafamiliar que habrían ocurrido hace cuatro décadas. “Lamento mucho lo que está pasando. Me han llamado de la TV pero les he pedido que me disculpen, pero yo soy amigo de Rita y de Ricardo (Toro, nombre real de Richard), los conozco desde siempre, estuve en su matrimonio cuando se casaron y especialmente quiero mucho a sus hijas y nietos. Entonces prefiero no opinar de algo tan personal y tan complejo, creo que mi deber como amigo de ambos es mantenerme alejado de la noticia, públicamente, pero sí por supuesto presente junto a ambos”, explica.

Eso sí, el cantante asegura que la violencia intrafamiliar es algo que le afecta especialmente, al haberla vivido indirectamente cuando niño: “Mi madre tuvo alguna vez problemas serios con mi padrastro, así que lo viví. Por eso estoy absolutamente en contra del maltrato físico, es algo que me afectó muchísimo, al punto que me tuve que ir de la casa cuando vivía con mi madre. Así que comparto que estas cosas, cuando tengan que salir a la luz, salgan. Y no hablo solo de los artistas sino de cualquier persona. Especialmente hoy que se puede hacer. Quizás antiguamente costaba bastante más y estábamos equivocados en convivir en una sociedad que no transparentaba las cosas que estaban pasando o no les tomaba el real peso”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.