Derechos de autor: el trasfondo del tropiezo de Julieta Brodsky con el mundo cultural

18 Marzo 2022 Entrevista a Julieta Brodsky, Ministra de Cultura. Foto: Andres Perez.

La titular de las Culturas dio una entrevista durante el fin de semana en que señaló que los derechos de autor tenían que tener límites y que en ese aspecto se enfrentan dos cosas: el acceso a la cultura y el derecho a la retribución. El mundo de la cultura, organizado en sus entidades gremiales, criticó duramente las declaraciones asegurando que ese enfrentamiento no existe. Brodsky aclaró sus dichos posteriormente vía Twitter.



Fue la polémica del fin de semana en el mundo cultural. Entrevistada en el canal CNN, la ministra de las Culturas, Julieta Brodsky, se refirió al rechazo a la propuesta de derechos de autor incluida en el segundo informe de la comisión de Sistemas de Conocimiento de la Convención Constitucional. La secretaria de Estado señaló que los derechos de autor tenían que tener límites y que en ese aspecto se enfrentan dos cosas: el acceso a la cultura y el derecho a la retribución.

“La Convención ha hecho un trabajo interesante en el sentido de poder equilibrar dos derechos que en el Derecho de autor generalmente se ven enfrentados: que es el derecho de acceso a la cultura, y el derecho de los autores a recibir una retribución por su trabajo”, dijo Brodsky.

Además, agregó que para ella, el Derecho de autor se debe entender “en una lógica laboral”, y agregó: “Entendiéndolo desde una lógica de derechos laborales de los trabajadores culturales, pero tiene que tener ciertos límites”.

Las frases de Brodsky no dejaron indiferente al mundo cultural. Desde su cuenta de Twitter, el vocalista de la banda Sinergia, Rodrigo Osorio, y actual presidente de la Sociedad Chilena de Autores e Intérpretes Musicales (SCD), indicó: “Muy desafortunadas y graves declaraciones de la Ministra de Cultura. No existe esa supuesta pugna entre derechos de autor y acceso a la cultura que algunos pretenden instalar con el fin de precarizarnos aún más”.

Contactado por Culto, Osorio profundizó en este aspecto: Sostenemos que no existe tal enfrentamiento y nos llama profundamente la atención que una autoridad como la ministra de Cultura haya aludido a una tesis nacida desde sectores que buscan debilitar el Derecho de Autor en función de sus propios intereses. Como SCD, creemos firmemente que una adecuada y justa protección de los creadores y sus obras no sólo no se opone al acceso a la cultura, sino que la facilita, promueve y amplía. Si se desprotege la creación, ésta se desincentiva y debilita, lo que tendría un efecto directo en la cantidad y calidad de obras a las cuales se podría acceder. Por ende, es imposible pensar que Derechos de Autor y el acceso a la cultura sean fuerzas opuestas, ya que en rigor son estrictamente complementarias”.

También la organización Chileactores dio a conocer su molestia al respecto y se remitió a un comunicado hecho público apenas conocidas las declaraciones de la titular de las Culturas. En sus dos primeros puntos afirman: “1. El derecho de autores e intérpretes no dificulta el libre acceso a la cultura, ya que no es el público el encargado de financiar estos derechos. 2. La remuneración por el trabajo de los artistas, es UN DERECHO LABORAL, inherente al compromiso que existe por Ley entre un empleador y su empleado”.

En el punto 4 del comunicado agregan: “El derecho de Autor NO ES un complemento al salario de creadores e intérpretes. El derecho de Autor está consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en las constituciones chilenas desde hace más de un siglo y en múltiples tratados internacionales suscritos por nuestro país”.

Y además, criticaron con dureza a Brodsky: “Nos parece inconcebible que la actual Ministra de Cultura desconozca la diferencia básica que existe entre el derecho laboral y el derecho de autor y es por esta razón, que le solicitamos que nos explique el origen y destino de sus dichos, ya que con ellos pareciera estar interviniendo en la actual discusión que ocurre en la Convención Constituyente sin tener claridad de la importancia y profundidad de lo que allí se debate”.

Consultados por Culto, aseguraron que por ahora no agregarán nada más aunque “no descartan” nuevas acciones durante la semana.

Por otro lado, desde el Sindicato de Actores y Actrices de Chile, Sidarte, emitieron un comunicado donde señalaron: “El Derecho de Autor está consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en las Constituciones de Chile desde hace más de un siglo y en múltiples tratados internacionales suscritos por nuestro país y no limita en ningún caso el acceso ni participación en las artes y cultura en las comunidades”.

Además, llamaron a la titular de las Culturas para “aclarar sus dichos, en especial en este momento en que la Convención está deliberando sobre esta materia”.

La aclaración de Brodsky

Horas después de sus declaraciones en CNN, y a través de su cuenta en Twitter, Julieta Brodsky aclaró sus dichos: “Aprovecho las reacciones a mis comentarios en CNN para reforzar mi compromiso irrestricto con los derechos de los y las artistas y cultores/as, y la convicción de que su trabajo debe ser reconocido y protegido de acuerdo a la normativa nacional e internacional vigente”.

Asimismo, añadió que para ella, se debe establecer una ecuación entre lo económico y el acceso a la cultura como bienes particulares: “Los Derechos de Autor tienen un rol estratégico en la difusión y circulación de los bienes y servicios culturales. Bien sabemos que los productos culturales no son solo bienes económicos: son también portadores de identidades, valores y significados”.

El desafío es encontrar equilibrios entre ambas dimensiones -agregó Brodsky-. Ello no implica en ningún caso negar los derechos adquiridos por las organizaciones de creadores y creadoras ni desconocer la tremenda precariedad que viven y lo importante que son estos derechos para todas/os ellas/os”.

Desde la SCD, Rodrigo Osorio se refirió críticamente a lo expuesto posteriormente por Brodsky: “La aclaración de la ministra no es contundente en corregir la versión inicialmente expuesta. Al hablar de la necesidad de ‘encontrar equilibrios’ entre ambas dimensiones, pareciera seguir sosteniendo que existe tal contraposición, cuestión con la que en ningún caso estamos de acuerdo. Creemos que es delicado además que ella manifieste esta postura en un momento tan trascendental para la discusión del tema en la Convención Constitucional; nuestra visión es que no debe haber dudas respecto a la importancia de consignar los derechos de autores e intérpretes en el nuevo texto constitucional, lo contrario sería retroceder en más de 100 años en lo avanzado por el trabajo de los creadores chilenos”.

Osorio también agregó: “Creemos que las autoridades deben ser especialmente cuidadosas no sólo en sus declaraciones, sino también en su manejo conceptual de las áreas en que intervienen y los límites de su cargo. En estos momentos, el Derecho de Autor es una materia que un poder independiente, como es la Convención Constitucional, se encuentra discutiendo en una fase determinante, por lo que en ningún caso corresponde que otras autoridades incurran en conductas que pueden ser leídas como potencialmente intervencionistas”.

Desde el ministerio señalaron a Culto que por ahora no habrá más declaraciones sobre el tema. El capítulo es el primer traspié de Brodsky al frente del ministerio de las Culturas, tras anunciar medidas que fueron aplaudidas por el mundo cultural, como por ejemplo, el bono de 450 mil pesos a los trabajadores y trabajadoras de la cultura, además de la esperada eliminación de los aforos en recintos culturales, claro que solo en la Fase de bajo impacto sanitario (Fase verde) del Plan Seguimos cuidándonos Paso a Paso, la que entró en vigencia tras emitirse la Resolución exenta número 494 el pasado jueves 14 de abril.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.