Un viaje en paracaídas: la fortuita historia de cómo llegó el legado de Vicente Huidobro a la UC

Este jueves se llevará a cabo una ceremonia en el Campus San Joaquín de la UC, en que la casa de estudios suscribe un comodato con la Fundación Vicente Huidobro -que mantiene la obra del poeta- para preservar el legado del autor de Altazor. Con una sala especial dedicada a su trayectoria, en la Casa Central; el archivo en la Biblioteca de Humanidades y una cátedra Vicente Huidobro, se busca difundir uno de los importantes trabajos literarios del siglo XX chileno. Una alianza que, eso sí, tuvo un inicio casi casual.



“Sucede a veces en la vida, razones del azar”, sentencia Vicente García-Huidobro Santa Cruz al teléfono con Culto, como si estuviese componiendo un adagio. Pero lo cierto es que la llegada del legado de su afamado abuelo, el poeta Vicente Huidobro, a la Pontificia Universidad Católica tuvo menos de planificado y más de accidental.

Yo había tenido un accidente, una caída en la sede de la Fundación Vicente Huidobro en Cartagena, y me fracturé el húmero en tres partes. Me tuvieron que ir a buscar y todo eso. Entonces, a raíz de eso, mi hija mayor, Antonia, estaba preocupada por la fundación. Una amiga suya le comentó si nunca habían conversado con la Católica”, rememora el nieto del poeta, quien es director de la Fundación Vicente Huidobro.

Nunca nadie de la Fundación -que preserva el legado de autor de Altazor o el viaje en paracaídas- había conversado con la tradicional casa de estudios. “La amiga de mi hija le dijo: ‘Yo almuerzo mañana con el rector, ¿te parece que le proponga si hay interés?’. Y el interés fue inmediato y muy potente”, recuerda García-Huidobro.

Fue así, tal cual -comenta risueña al teléfono Antonia García-Huidobro, bisnieta del poeta-.La Fundación Vicente Huidobro ha sido dirigida por mi padre, desde más de 30 años, y estaba buscando un socio más institucional que pudiera proyectar el trabajo de la fundación para las generaciones futuras independiente del rol o el trabajo de los descendientes del poeta”.

Ese nexo se materializó en diciembre del 2021 con la firma de un memorándum de entendimiento entre ambas instituciones. Y este jueves 16 de junio se pasa a una segunda etapa, en que se establece un comodato.

Los detalles de este vínculo los detalla Vicente García-Huidobro a Culto: “Hicimos una asociación para conservar el legado y seguir realizando actividades como la revista Altazor, el premio de poesía. Los primeros tres años son un comodato, la UC recibe el archivo de la fundación, perfectamente calificado y en muy buen estado, y queda en la Biblioteca de Humanidades del Campus San Joaquín. Eso ya se hizo”.

También se destinará un lugar en el Centro de Extensión de la UC, en la Casa Central en Alameda con Portugal, para la exhibición de la vida y obra del poeta. Así lo explica a Culto Patricio Lizama, decano de la Facultad de Letras de la universidad: “Está proyectada una sala especial para recibir este legado, que se está construyendo y esperamos que esté lista este año. Ahí se va a exponer el legado y va a ir rotando. cada cierta cierta época los materiales van a ir rotando”.

“Además, en San Joaquín, en la Biblioteca de Humanidades, donde está el archivo, queremos digitalizar ese conjunto de materiales -agrega Lizama-. Acabamos de recibir la totalidad de este material y ahora iniciamos la etapa de evaluar, restaurar y luego digitalizar y poner en circulación. Es lo mismo que hicimos con el archivo Manuel Rojas, que está en línea”.

Lizama agrega que la universidad creará una Cátedra Vicente Huidobro, con el fin de difundir el legado. “El objetivo es visibilizar y poner en valor todo este patrimonio a través de propuestas académicas, de investigación, de extensión, dirigido a distintas audiencias, que pueda convocar a investigadores en Chile y en el extranjero. Mostrar la relevancia que tiene el poeta, no solo para la cultura, también para el país”.

Consultado por Culto, el rector de la Pontificia Universidad Católica, Ignacio Sánchez, también se refiere al tema: “Para la UC es un orgullo enorme poder recibir este patrimonio. Vicente Huidobro es un poeta fundamental, uno de los más importantes de un país que, como sabemos, es un país de poetas. Ver el manuscrito de Arte poética , sus libros publicados en Chile y en el extranjero, sus fotografías de joven y ya en sus últimos años, los collages, los innumerables recortes de prensa que hablan de su papel no sólo como artista sino también como político, periodista, hombre de mundo y viajero, nos permite hacernos una idea cabal de lo que fue su trayectoria múltiple y creativa. Ahora nuestra misión-con Bibliotecas UC y el Centro UC de Estudios de Literatura Chilena (CELICH) de la Facultad de Letras- es proteger este patrimonio y difundirlo, haciendo posible que su obra sea más leída, consultada, enseñada e investigada y esté aún más viva en este siglo XXI”.

Para García-Huidobro, la firma del convenio con la UC es el inicio de una eventual próxima etapa. “Como dicen en el campo, los olfateamos (ríe) para ver cuán beneficiosa es la asociación. Si es así, lo que se crea es la fundación Vicente Huidobro-UC, que pasa a ser propietaria del archivo y además desarrolla las actividades de extensión. Con un directorio que tiene miembros de la familia -o personas ajenas designadas por la familia- y la universidad”.

Por su lado, Antonia García-Huidobro señala: “La idea de la asociación es poner a muy buen resguardo todo este patrimonio, para que siga estando a disposición de todos los investigadores, y seguir creando proyectos difusión y apoyando la creación joven de poesía tanto en Chile como en el extranjero”.

Historia de un legado

Compuesto por más de cinco mil documentos, que incluyen libros, cartas, manuscritos, revistas, recortes y fotografías, el legado fue recogido desde el inicio por uno de sus hijos: Vicente García-Huidobro Portales, descendiente del primer matrimonio del poeta, con Manuela Portales Bello.

“Él fue reuniendo durante muchos años todos los manuscritos de su papá, las revistas, las primeras ediciones, los libros de su biblioteca -cuenta Antonia-. Y cuando estaba a punto de morir, hace 32 años, le entregó el legado a mi papá y le dijo que tratara que este legado se quedara en Chile, o que se lo entregara a una universidad en el extranjero”.

“Entonces, mi papá, Vicente García-Huidobro Santa Cruz, comentó: ¿por qué los grandes legados de los poetas se quedan en universidades extranjeras? Y decidió jugársela para que quedara en Chile. Así surge la Fundación Vicente Huidobro, ha sido un largo camino y es todo el patrimonio que estamos entregando en comodato a la UC”.

Para Lizama, la llegada de este legado en comodato a la universidad es de suma importancia. “Es una enorme alegría, pero también una enorme responsabilidad. Entendemos que la importancia de Huidobro es múltiple, con este legado vamos a poder acercarnos y conocer más en profundidad a un artista, pero también a un movimiento central en la historia del arte como es la vanguardia, y vamos a poder entender mejor una época, como son los comienzos del siglo XX. Con este patrimonio, nos acercamos a estas dimensiones a través de la trayectoria de Huidobro que fue tan desplegada y abarcó tantos campos”.

La ceremonia de firma del comodato y de recepción del archivo Vicente Huidobro en la Biblioteca de Humanidades de la Pontificia Universidad Católica, se realizará este jueves 16 de junio a las 15.30 horas, en el Campus San Joaquín. De esta forma, en menos de un año, la tradicional casa de estudios se hace con la custodia de dos legados fundamentales de la cultura nacional: el de Violeta Parra (aunque con cierta polémica, debido a que parte de ello se encontrará en el MAC, de la U. de Chile) y el del autor de Poemas Árticos.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Este domingo se llevó a cabo la 4ª versión del Creating Games Fest. El evento sumó de concursos, zona de arcade, puesto de ventas y empresas nacionales de la industria de los videojuegos.