Una decisión de último minuto: la desconocida trastienda de Valentín Trujillo y el himno nacional en el cierre de la Convención

La interpretación del himno por parte del célebre pianista chileno fue uno de los momentos más destacados del cierre de la Convención Constitucional. Originalmente iba a interpretar un arreglo de música folclórica que incluía "Luchín", de Víctor Jara. La trastienda, en voz del músico y algunos de los involucrados, a continuación, por Culto.



“Es lo que yo hago como músico”, responde con calma Valentín Trujillo, al recordar su celebrada participación en el acto de cierre de la Convención Constitucional, en el salón de honor del ex Congreso Nacional. Allí, en el lugar donde ocurrieron los cambios de mando desde mediados del siglo XIX y hasta 1973, el artista interpretó al piano el himno nacional. Un momento emotivo que fue seguido por los presentes, incluso con el Presidente Gabriel Boric con la mano derecha en el pecho.

Pero el músico, de 89 años, no oculta su emoción. “En un día histórico, que lo hayan tenido en cuenta a uno para interpretar la canción máxima de todos los chilenos es una satisfacción enorme y una cosa que me llenó el alma y el espíritu”. Más aún, dice, cuando notó que su interpretación fue seguida por los asistentes, a diferencia de lo que ocurrió en el acto inaugural de la Convención cuando las pifias interrumpieron la interpretación de un cuarteto de cuerdas de las Orquestas Juveniles e infantiles de Chile. “¡Cómo fue cantado por las personas que estaban ahí! con un respeto enorme, cosa que no se había visto en otras ocasiones”, detalla.

Un arreglo folclórico con Víctor Jara, Violeta Parra y Rolando Alarcón

La participación del músico en el acto se gestó solo hace algunas semanas. “La idea era darle un realce al himno nacional al final de la ceremonia -detalla Matías Cox, el exsecretario ejecutivo de la Convención, al teléfono con Culto-. Pensamos en el Tío Valentín Trujillo y en Mahani Teave, porque Tiare Aguilera, la convencional Rapa Nui, había manifestado que ella tenía ganas de asistir. Hicimos la gestión y Gaspar [Domínguez, exvicepresidente de la Convención] habló con Patricia Abarca, que es productora musical y era asesora del convencional Roberto Celedón. Se le pidió hacer la gestión con estas dos personas y con la FOJI (Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile]”.

Por su lado, Patricia Abarca, recuerda el punto inicial. “La verdad es que yo me ofrecí, porque tengo experiencia produciendo y la mesa estaba viendo qué es lo que se podía hacer para el evento. Originalmente la idea era tener dos pianos, con Mahani y don Valentín, además de la FOJI. Comenzamos a producir como hace un mes”.

Fue entonces que Abarca contactó a Cecilia Trujillo, hija y representante del artista. “Para él era un honor”, recuerda la productora. Sin embargo, mientras avanzaban los preparativos, se enteraron de una noticia. “Cuatro días antes, Mahani nos dice que no pudo conseguir vuelo, porque estaba en Suecia. De hecho yo hablé con ella por WhatsApp”, detalla Matías Cox. Así, solo Valentín Trujillo quedó confirmado para el evento.

Según Cox, al momento de elegir el repertorio “le dimos libertad creativa al tío Valentín, por tanto él lo armó. La idea era que hiciera un arreglo musical, y luego terminar con el himno. Así se le explicó al presidente, porque él no iba a estar en la interpretación inicial del himno [por la FOJI]”.

Desde la producción, Patricia Abarca, detalla que “el inicio del himno era con la FOJI, entonces la idea era tener música de raíz de todas las zonas de Chile, por eso se pensó en la Mahani. En todo caso, si se le pedía tocar el himno él estaba preparado”.

El mismo pianista recuerda que efectivamente, tenía un arreglo de música folclórica preparada para la ocasión. “El programa original era que yo interpretara, y tenía preparado, un grupo de composiciones de toda la gama folclórica de nuestro país, del extremo sur al extremo norte”.

Así, se trataba de un recorrido por la música de raíz, con referencias a algunos de sus nombres más señeros. “Naturalmente era de folclor de personas como Violeta Parra, Víctor Jara, Rolando Alarcón. Son canciones que están en el pueblo. De Víctor Jara tenía pensado Luchín, es un canto hermoso, sensible, de población. No se trataba de una proclama política, eran simplemente canciones del folclore, como el Gorro de lana, de Jorge Yáñez”.

Suena el himno en el ex Congreso

El lunes 4 de julio, Valentín Trujillo llegó poco antes de las nueve de la mañana a la sede del ex Congreso. Lo acompañaba su hija. “Era más fácil que llegara temprano y descansara ahí, para que no estuviera corriendo. Lo fuimos a buscar encima de la ceremonia para que pudiera caminar tranquilo, si hay que considerar que es una persona de 89 años”, detalla Patricia Abarca.

Al pianista se le consultó por la posibilidad de tocar el himno el mismo día del evento. “Antes del acto, yo hablé con el Tío Valentín, le expliqué cuál era la idea. Me dijo: ‘El himno no lo tenía dentro de mi lista, pero ningún problema’ -recuerda Matías Cox-. Pero lo que pasó, es que al momento del acto, el locutor invita a cantar el himno y la gente se paró de forma instintiva. Ahí el Tío Valentín se dio cuenta y partió con el himno directo”.

Según Valentín Trujillo la idea del himno surgió en el momento. “En la reunión tuvieron importancia los tres discursos [de María Elisa Quinteros, Gaspar Domínguez y el Presidente Gabriel Boric], entonces era darle un cierre formal con el himno nacional. Yo lo tengo siempre en las manos, es parte del repertorio de una persona como el que habla, que fue profesor de Instituto durante 26-27 años, entonces el himno patrio siempre estaba presente”.

Tras tocar la última nota y recibir los aplausos de rigor, los presentes y quienes siguieron la transmisión televisiva, notaron que el pianista musicalizó la salida del presidente del lugar. Algo totalmente improvisado. “Terminó el himno y de acuerdo al programa venía la salida del Presidente Boric, entonces él musicalizó ese momento. Eso fue totalmente una decisión creativa de él”, detalla Cox.

El exsecretario ejecutivo de la Convención asegura que la ceremonia tenía un guion flexible. “No era un misterio que podían pasar cosas en la ceremonia, nos habíamos puesto en millones de casos. Entonces el guion tenía varias opciones dependiendo de lo que podía pasar. Cuando llegó el momento del himno, tocó el Tío Valentín. Me mira su hija y me pregunta si a la vuelta cuando saliera el presidente salía de nuevo don Valentín, entonces ahí tomé la decisión que no, porque ya era medio extemporáneo. Entonces esa primera parte que él tenía preparada no salió. Pero al final todo ocurrió mejor de lo que pensamos, quedó todo muy arriba”.

Una vez terminado el acto, Valentín Trujillo se quedó durante un rato en el lugar. “Queríamos que se desocupara el salón para sacarlo, pero se le acercaron todos: los chicos de la FOJI, el director de la orquesta, algunos de los convencionales, los asesores, todos le pedían fotos. Y don Valentín los saludó a todos con una dulzura, una paciencia, una humildad”, detalla Patricia Abarca.

Valentín Trujillo no solo cuenta con un largo recorrido como músico y arreglador, sino que también ha desarrollado una vasta trayectoria en el mundo sindical de los músicos y ha participado en campañas políticas como en el Tren de la Cultura, en favor de la candidatura de Salvador Allende, en 1970. Hoy, no descarta participar en la campaña del Apruebo, de cara al plebiscito de salida del próximo 4 de septiembre. “Yo soy un hombre que hizo campaña por el actual presidente, sigo convencido que esta nueva Constitución es bastante mejor de lo que hay y naturalmente, si me solicitan alguna actuación, estaría dispuesto”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.