Michelle Yeoh: “Denme el Oscar, me encantaría. ¿Por qué no?”

Foto: REUTERS/Mario Anzuoni

Ícono del Año para la revista Time y flamante ganadora del Globo de Oro, la estrella habla con Culto sobre su deslumbrante 2022 y detalla sus roles en la película Todo en Todas Partes al Mismo Tiempo y en la miniserie The Witcher: El Origen de la Sangre (Netflix). “Es muy hermoso que una mujer común sea la superheroína”, dice sobre Evelyn Wang, el rol que podría concederle la primera estatuilla dorada de su carrera.



Aspirante a bailarina de ballet, ícono del cine de artes marciales, chica Bond y, si la suerte le sonríe, próxima ganadora del Oscar. Nacida en Malasia en 1962, Michelle Yeoh ha trazado una de las trayectorias más descollantes para una intérprete asiática con sede en Hollywood, la industria a la que arribó hace más de 25 años.

“Constantemente, cuando estoy buscando mi siguiente papel, trato de no repetirme”, define de entrada la actriz de El tigre y el dragón (2000). “Hacer lo mismo de antes no es muy desafiante”. Una afirmación difícil de refutar a la luz de su trabajo más reciente, que incluye la comedia Locamente millonarios (2018), dos títulos de la saga Marvel y la serie Star Trek: Discovery, y próximamente la adaptación cinematográfica del musical Wicked y las siguientes secuelas de Avatar.

Todo en todas partes al mismo tiempo. Foto: Allyson Riggs

Todo en todas partes al mismo tiempo, la elogiada película que este martes le dio el primer Globo de Oro de su carrera –y la tiene como favorita a los Premios de la Academia junto a Cate Blanchett–, semejó la cúspide de esa búsqueda. En el filme de Daniel Kwan y Daniel Scheinert encarna a Evelyn Wang, una dueña de una lavandería de origen chino que se ve envuelta en una desenfrenada aventura a través de los diferentes mundos del multiverso. El escurridizo guión permite que, en una misma historia, Yeoh se luzca como una mujer gris y en crisis, una glamorosa estrella de cine y una chef en problemas.

“A la larga, es una historia sobre el amor. Es acerca del amor por su familia, del amor por su hija, por su padre, por su esposo. Son cosas con las que todos podemos identificarnos en muchos niveles. Eso fue muy hermoso para mí, que una mujer común sea la superheroína”, plantea a Culto antes de que finalice 2022, la temporada en que, gracias a ese protagónico, el American Film Institute le concedió un Doctorado Honoris Causa en Bellas Artes y la revista Time la nombró Ícono del Año.

“Me encantan los mundos de fantasía. Amo la magia. Es muy emocionante, porque no tenemos nada de eso en nuestro mundo real”, señala. Siguiendo ese impulso, aceptó un rol en la miniserie The Witcher: El origen de la sangre, el spin-off de la saga de fantasía de Netflix, en que asume uno de los personajes centrales.

“Nunca había tenido la oportunidad de interpretar a un elfo. Sentía envidia cuando veía la serie The Witcher, El hobbit y cosas como esas con elfos de aspecto muy etéreo y elegante. Así que quería ser parte de eso. Esa es la verdad más simple”, afirma.

The Witcher: El origen de la sangre. Foto: Lilja Jonsdottir/Netflix

-La serie tiene un elenco compuesto por varias mujeres no blancas, algo relativamente nuevo en producciones de este tipo. ¿Lo asume como algo normal o aún le despierta admiración?

Espero que sea algo normal. Las mujeres son fuertes. Creo que, si miras a tu alrededor, estás rodeado de mujeres fuertes, pero tal vez en el pasado eso no estaba en un primer plano. En muchos sentidos es una pena que todavía estemos luchando por esto. Habría sido más fácil decir: ¿no es eso una norma? ¿No es eso un hecho? Así que me siento muy orgullosa cuando formo parte de una película o serie de televisión como The Witcher: El origen de la sangre.

-La serie presenta la historia de un grupo de héroes. ¿Aprendió algo nuevo sobre el heroísmo mientras la realizaba?

Creo que descubres constantemente lo que significa ser un héroe. Se trata de sacrificio, de comprensión, de amor, de muchas cosas. Se trata de empatía y bondad. Cosas que no ponemos en un primer plano. Creo que ser un héroe es mucho más que ser alguien a quien adorar e idolatrar. Todas las cosas que vienen con ello es lo que te convierte en un verdadero héroe.

-¿Cómo cree que eso resuena en el mundo actual?

Es muy importante. Creo que todos necesitamos un héroe que nos enseñe sobre la empatía, sobre la bondad, sobre el cuidado. Ese es un verdadero poder de superhéroe que todos tenemos dentro de nosotros, que deberíamos manifestar constantemente. Entonces, quizás, nuestro mundo sería un lugar mucho más amable y pacífico.

Foto: REUTERS/Mario Anzuoni

-¿Cree que alcanzar una nominación a los Oscar marcaría el inicio de una nueva etapa en su carrera o, más bien, sería la conclusión de algo?

Eso es muy interesante. ¿Un Oscar significaría una nueva carrera? Creo que el Oscar es la validación de tus compañeros, que sienten un gran respeto por el trabajo que has hecho. No es un objetivo que nos propongamos cuando nos embarcamos en una película. ¿Por qué elijo hacer lo que hago? Porque realmente lo amo y siento una gran pasión. Y, sí, por favor, denme el Oscar, me encantaría. ¿Por qué no? (se ríe).

-Ud. ha participado en muchas franquicias de Hollywood, y pronto estará en Avatar y Transformers. ¿Qué ha aprendido sobre las posibilidades y limitaciones de ser parte de ellas?

Siempre digo que he sido bendecida y afortunada, porque he sido invitada a todas estas diferentes franquicias y megafranquicias, ya sea Bond, Marvel, Star Trek o los Minions. Trabajar con todas estas personas y ser parte de ellas ya es un gran regalo, para ser honesta. Como dices, ¿sería una nueva carrera? Nunca la he visto como una vieja o nueva carrera. La veo como una carrera en evolución. Y eso es lo que espero estar haciendo siempre: evolucionar y aprender en el proceso, y ser capaz de ver posibilidades ilimitadas, para poder seguir adelante. Si no, entonces es hora de volver a casa y cuidar las flores.

Sigue Leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.