De soñar con jugar en la U a buscar su revancha en la UC: la historia detrás del retorno de Mauricio Isla a San Carlos de Apoquindo

mauricio isla

Mauricio Isla en un partido con Chile, en San Carlos de Apoquindo. Foto: Agencia Uno.

El Huaso hizo las inferiores en el cuadro cruzado, con el que nunca pudo debutar en el profesionalismo, tras pelearse con el técnico José Guillermo del Solar, en 2007. Después de un largo recorrido en Europa, Brasil y la selección chilena, el defensor retorna al equipo que lo vio nacer para, por fin, jugar en su tierra natal. A pesar de ser hincha confeso de Universidad de Chile, el lateral quiere una nueva oportunidad en el tetracampeón, escuadra que lo reclutó cuando solo era un niño.



Mauricio Isla vuelve a Chile. El Huaso, quien se someterá este lunes a los exámenes médicos para convertirse en el nuevo refuerzo de Universidad Católica, inicia su retorno al equipo que lo formó como futbolista profesional.

Sin embargo, su regreso a la competencia chilena no ha estado exento de polémicas. ¿Por qué vuelve a la UC? ¿Por qué no ficha en la U, el equipo del cuál es declarado hincha?

El nacido en Buin viene buscando su retorno al país desde enero. Ya por esos días, el lateral derecho enviaba mensajes a La Cisterna para que hicieran un esfuerzo económico para contar con sus servicios. El seleccionado chileno quería apurar su retorno al país para estar más cerca de su hija y de su actual pareja. A eso, se le sumaba que ya no estaba siendo considerado en Flamengo. El futbolista estaba dispuesto a rebajar su salario, que en Brasil bordeaba los $100 millones cada 30 días. El cuadro de Río de Janeiro no estuvo dispuesto a dejarlo partir a costo cero. Aún le restaba contrato hasta diciembre de 2022.

Hoy, casi seis meses después de ese interés, Mauricio Isla va por su revancha en el fútbol chileno, pero en la otra vereda. Hace 15 años, y antes de que saltara a Europa y se adueñara del carril derecho de la selección chilena, el Huaso formaba parte de los registros de la UC. Con la franja, el oriundo de Buin se formó e hizo las inferiores, a pesar de ser hincha de la U, eterno rival de los cruzados. Sin embargo, nunca alcanzó a debutar con el tetracampeón, que por ese entonces era adiestrado por el peruano José Guillermo del Solar, en 2007.

En un recorrido que nunca registró minutos en equipos de su tierra natal, el lateral partió su carrera en Udinese, para luego tener un largo periplo por Juventus, Queens Park Rangers, Olympique de Marsella, Cagliari, Fenerbahçe y Flamengo.

La historia de su frustrado debut es conocida, pero no por ello menos interesante de recordar, sobre todo, ahora que el Huaso está a días de vestir nuevamente la camiseta de la franja. Isla llegó de Buin a la UC, e inmediatamente fue reconocido por los entrenadores de las inferiores como un elemento a seguir.

Y, lejos de la posición en la que terminaría jugando, el de Buin empezó sus días en San Carlos como delantero. Según cuenta su descubridor en la UC, Alfonso Garcés, el lateral llegó a la precordillera muy bien recomendado desde su colegio y, luego de su primer entrenamiento, inmediatamente quedó en el club. Incluso, fue llevado a una gira a Argentina cuando recién estaba dando sus primeros pasos en los cruzados.

Me indicaron que era un chico modesto, pero que vivía para el fútbol. Me acerqué para hablar con el encargado, quien era un profesor que posteriormente lo apoyó, y que incluso tengo entendido que le dice papá. Se estaba organizando una gira a Rafaela, de Argentina, a cargo de Néstor (Parraguez). Él tomó la decisión de que Isla haya ido directo a la gira. Después del primer entrenamiento, Isla quedó en el club”, dijo Garcés al canal oficial de Universidad Católica.

Un ascenso meteórico que se cortó en 2007. Luego de siete años en las series menores estudiantiles, el defensor fue ascendido por José Guillermo del Solar al primer equipo. Cuando Isla estaba en la UC, el Chemo tenía al defensor en carpeta para disputar el torneo. No obstante, desde Chile lo llamaron para jugar el Sudamericano Sub 20 y el Mundial de la categoría, en la recordada selección adiestrada por José Sulantay.

Las cualidades técnicas del oriundo de Buin llamaron la atención desde Italia. Concretamente, el Udinese fue el equipo que tocó la puerta del Huaso y puso sus ojos en el lateral.

Así, luego de varias negociaciones, fue vendido por una cifra cercana a los 500 mil dólares, y su debut en el primer equipo de la Católica nunca llegó.

La ruptura con la UC

Según contó Isla en julio de 2007, los motivos por los que se alejó de la franja surgieron justamente por su venta, y que se concretaría cuando Isla, al igual que Sánchez, cumpliera los 18 años.

Por ese tiempo, Isla explicaba que tuvo una discusión con el estratega peruano, quien, según el lateral, se excusó por no ponerlo argumentando que ya estaba vendido. Algo que desmintió siempre el defensor, además de revelar que la situación no le había sentado para nada bien al Chemo.

Un quiebre y herida que por esos años al Huaso le dolía. Además, veía en Del Solar un obstáculo para su desarrollo en el equipo.

Selección Chilena Sub 20 en el Mundial de la categoría en Canadá. En la foto se aprecia a Mauricio Isla, Arturo Vidal, Carlos Carmona y a otros futbolistas de aquel plantel.

La relación con su escuadra cada día era peor. El Huaso, al ver las trabas que se estaban dando con el que ahora será su nuevo equipo, hizo sus descargos y fue claro al decir que no tenía ganas de jugar en la UC, y que si se iba, los cruzados lo lamentarían.

Toda esta situación hizo reaccionar al Chemo, quien también alzó la voz por ese entonces. Cuestionado por no considerar a Isla, el estratega peruano salió al paso y, en esos años, explicó las razones que lo llevaron a no considerar al lateral: “Él no vino a entrenar. Yo las oportunidades se las doy a la gente que se las gana, no las ando regalando”, acusaba el entrenador en los momentos en que Isla encandilaba a los veedores y scoutings europeos en el Mundial Sub 20 de Canadá.

Ese torneo, junto al quiebre con el estratega peruano, significaron el inicio del adiós definitivo de Isla de San Carlos de Apoquindo. Y si Udinese había puestos sus ojos para ficharlo, Marcelo Bielsa también se frotaba las manos con el lateral, quien estaba dando sus primeros pasos en la Roja. De hecho, fue el Loco el que lo hizo jugar un amistoso ante Suiza el 7 de septiembre de 2007, provocando el estreno en el profesionalismo del Huaso antes que en cualquier club. Un debut que llegaría, a nivel de clubes, tres meses después, ante Palermo por la Copa Italia.

Isla explicaba, en ese tiempo, que no tenía ningún motivo para retornar a la Católica, y que le daba lo mismo si le descontaban dinero de su sueldo. Una tensión que escaló hasta con quien presidía la Comisión de Fútbol de ese entonces, Felipe Achondo. A él, Isla le explicó que ya no tenía ningún interés en entrenar y que, hasta que se fuera al cuadro italiano, se iba a trabajar con los juveniles, y no con el primer equipo.

Los tiempos cambian. Paradójicamente, Isla retornará a sus tierras como flamante jugador de Universidad Católica, escuadra que es rival del equipo del que dijo ser hincha, y pese a que alguna vez asegurara que no volvería a jugar en el tetracampeón.

Sin cabida en la U

A principios de año, el Huaso quería llegar a la U. Confeso hincha laico, desde siempre manifestó su sueño de vestir de azul.

Sinceramente, nadie ha hablado conmigo. Si se da ahora o después, sería una noticia tremenda. Quiero jugar en Chile, que nunca lo hice, jugar en casa, con mi familia. Sería lindo. Eso lo tiene que ver mi representante y mi club. Si algún día juego en la U, no quiero llegar a morir”, decía en 2018, cuando se encontraba en Turquía.

Algo que volvió a repetir en 2019 en entrevista con El Deportivo. Jugar en la U es uno de mis sueños. Le doy las gracias a la Católica, porque me hizo crecer, pero si no hubiese tenido problemas ahí, hubiese jugado en Chile y no me hubiese venido a Europa. Capaz que hubiese debutado en la Católica y jugado solamente en Chile. Tomé una decisión y fue la correcta”, decía el Huaso, dando a entender que la decisión de separar caminos con los cruzados fue la apropiada.

Mauricio Isla entrenando con la U. Foto: Agencia Uno.
Mauricio Isla entrenando con la U.

Pero la U siempre se mostró errática con el lateral. Haciéndole guiños constante a los de La Cisterna, el defensor de la Roja más de alguna vez fue captado con la camiseta de la U. Incluso, entrenó en el complejo azul ubicado en dicha comuna.

El Huaso contaba que se imaginaba siendo un aporte y ocupando el costado derecho en el equipo que hoy adiestra Diego López. “Siempre he sido hincha de la U y de Marcelo Salas, siempre fiel al Matador. Me gusta la U, porque la hinchada es fiel. La U ha pasado momentos muy difíciles, como ahora, y siempre están ahí. Es un sueño volver, pero quiero volver bien. Puede ser que, terminando el contrato, me quede un año más y luego vuelva. Pero yo quiero eso, quiero llegar a la U para ser un aporte, no para retirarme. Quiero estar contento conmigo mismo y que la gente esté contenta conmigo. Quiero cumplir este sueño, porque no he jugado nunca en Chile. Quiero estar en el equipo que me gusta; que mis amigos y mi familia me vean ahí”, decía en la misma entrevista en La Tercera.

A pesar de su manifiesta simpatía por la U, desde Azul Azul nunca le llegó un ofrecimiento claro. Concretamente, no querían un lateral derecho y la concesionaria nunca estuvo dispuesta pagar el alto salario del jugador. Tampoco querían involucrarse en una negociación con el Flamengo, donde aún tenía contrato por todo 2022.

Sin embargo, la UC no pestañeó, pese a tener cubierto el puesto de lateral derecho. Con el aval de Ariel Holan, Cruzados se adelantó a la U, se acercó a Isla, llegó a un acuerdo económico con él y le dejó en sus manos la responsabilidad de rescindir su vínculo con el poderoso club carioca. Hasta ahora, todo resultó como lo esperaba José María Buljubasich.

Por eso, todo indica que el lateral firmará hasta fines de 2023 por Universidad Católica, el cuadro que lo vio nacer y que le dio las herramientas para triunfar como jugador. Será la segunda incorporación del equipo precordillerano, tras la llegada de Daniel González, de Santiago Wanderers. Además, desde la franja pueden considerar el retorno de Luciano Aued, quien volvió a jugar después de recibir el alta médica por un problema cardiaco.

Obviamente es un futbolista de jerarquía, de mucha experiencia, de mucha trayectoria internacional a nivel de clubes y de selección. A cualquier entrenador le gustaría contar con un jugador de ese nivel dentro de su equipo”, dijo Ariel Holan, técnico del cuadro la franja, hace unos días, cuando fue consultado por la posibilidad de contar con el seleccionado nacional.

Luego de vencer a Unión San Felipe en Quillota por 3-1 en su estreno por la Copa Chile, los cruzados recibirán a los aconcagüinos el 25 de junio, para después ser anfitrión ante el Sao Paulo por octavos de final de la Copa Sudamericana, el 30 de junio. Tal vez con Mauricio Isla listo para debutar en el fútbol chileno.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.