El destino de lo que Chile invierte

TEAM CHILE LA MONEDA

La delegación chilena que fue a los Juegos Suramericanos de Cochabamba (Foto: Mario Tellez).

Son 26.500 millones de pesos que el Mindep destina a deporte competitivo. En qué se gastan, con qué objetivo. Es lo que devela el Mapa Alto Rendimiento.




Miles de millones de pesos en el presupuesto de cada año; deportistas de viaje por el mundo compitiendo y entrenando; eventos gigantescos o no tanto en territorio nacional. Y reclamos: que no alcanza, que se hizo mal. La pregunta es válida: ¿qué se hace con el dinero del alto rendimiento en Chile?

La Tercera tuvo acceso al resumen de los gastos que hace el Ministerio del Deporte este año en el ítem de deporte competitivo. Son más de 26 mil millones de pesos que el Mapa Alto Rendimiento desglosa (ver infografía) y valora.

Cerca de un 10% de esa cifra se lo lleva la administración, aunque la mayor parte es dinero que se va directamente a las federaciones, mientras que el resto es para el día a día del ADO y el COCh.

El Mindep financia, por ejemplo, competencias internacionales de deportistas del Plan Olímpico, que entre competencias y entrenamientos suman 665 actividades. Buena parte se va a los megaeventos.

También está definido el plan de tener head coaches extranjeros, entre los que destacan Sergio Vigil, Bienvenido Front, Mateo Garralda o Giorgi Panchev, que son apenas parte de los 53 técnicos que la repartición pública financia. Los más de 3.400 millones de pesos en este aspecto incluye a técnicos para deportistas olímpicos y paralímpicos.

También se consideran los dineros para eventos en el país. "Chile, sede de eventos deportivos" es casi un slogan en el Mindep y su participación financiera es blanco de críticas, como el Dakar o la Fórmula E. El informe señala que en el año se recibirán más de 100 eventos, entre los que destacan varios clasificatorios a los Panamericanos de Lima.

Las millonarias cifras muestran también lo que reciben los deportistas por becas Proddar, las que han sufrido una importante reestructuración en el último tiempo, así como los premios por resultados, dos ítemes que no deben confundirse, aunque ambos responden a actuaciones deportivas.

Por otro camino está la inversión en el futuro, con los programas Promesas Chile, que busca potenciar el desarrollo de deportistas en regiones en sus primeras fases de desarrollo; y Juveniles 2023, que apunta directamente a los Juegos Panamericanos de Santiago.

El trabajo que se ha hecho con el alto rendimiento busca seguir elevando el número de medallas de oro en los megaeventos. Si en los Odesur de 2010 hubo 25, en 2014 se ganaron 27. Eso fue de local, pero en Cochabamba 2018 esa cifra subió a 37. En Panamericanos, hubo tres en Guadalajara 2011 y cinco en Toronto 2015. Lima y los Juegos Olímpicos son los próximos desafíos.

Comenta