Javier Torrente, técnico de Everton: "Volver así es un riesgo para mi carrera; pero honro la palabra que di"

JAVIER TORRENTE

Torrente, en el CDE. Foto: Dedvi Missene

El argentino retorna a Viña del Mar con la misión de salvar otra vez al equipo del descenso, tal como hizo en el segundo semestre de 2018. Hoy redebuta frente a un rival directo: U. de Concepción.




Javier Torrente (50 años) está de vuelta en Viña del Mar. Tan solo han pasado seis meses desde que se fue sorpresivamente de Everton, dejándolo bien colocado en primera división después de recogerlo en el último puesto y sumar 25 puntos en el segundo semestre, 16 más de los que logró Vitamina en el primero. Luego del despido de Gustavo Díaz, los dirigentes ruleteros acudieron de nuevo al exayudante de Bielsa para encomendarle un rescate similar: Everton es 13ºposición, a dos puntos del descenso. El contrato esta vez es hasta diciembre de 2020, un año más de duración.

¿Por qué se va de Everton con un rendimiento tan bueno?

Me voy porque el semestre fue muy duro y estresante. Necesitaba dedicarme a temas personales y la continuidad que me propusieron se veía interrumpida por compromisos que debía cumplir. Me vi en la obligación de hacer un alto. Sí me comprometí con decirles que si el equipo volvía a tener problemas, yo iba a venir a ayudar. Pero en aquel momento lo mejor para todos era que no siguiera en el club. Tampoco era lo que yo esperaba que me ofrecieran en ese momento.

¿Exigió mucho dinero para seguir al mando del club?

Si bien había una diferencia de dinero, te puedo decir que no era tanto. Igual te reitero que tuvo que ver más con decisiones personales. Estaba fatigado, con falta de energía. Por eso preferí parar.

¿No se le valoró la campaña con la que salvó a Everton?

No diría que no me valoraron. Ellos estaban tratando de llegar a un acuerdo, pero lo que yo pedí estaba fuera de presupuesto. Pero no fue ese el motivo principal. Tenía que descansar, operarme.

¿De qué se tuvo que operar?

Eso da lo mismo, no importa. Sí te digo que me operé y estuve impedido de trabajar durante un tiempo. Estuve todo el mes de enero y parte de febrero sin poder realizar una actividad. Eso hubiese interrumpido mi trabajo si hubiese seguido en Everton.

¿Por qué vuelve?

Vi que el equipo cayó en una zona complicada. Mi compromiso de dar una mano a Everton estuvo por encima de todo. Seguí la campaña, estuve pendiente del equipo, porque uno siempre queda enganchado. Viña del Mar es una linda plaza y hay que tratar de que siga en Primera.

¿No es un riesgo volver a Everton en esta condición?

Sí, es un riesgo para mi carrera, pero honro la palabra que di. Los grandes desafíos son los que nos movilizan. No lo pensé tanto. Honro el compromiso que pacté con la gente del club.

¿Le exigen salvar el club para continuar al mando del equipo?

No voy a entrar en detalles de mi contrato. Eso lo verá usted cuando ocurra.

¿Cómo quiere que juegue su equipo?

Quiero un equipo sólido, de transición rápida y vertical a la hora de atacar.

¿Tiene jugadores para hacerlo?

Pienso que sí.

La vez anterior agarró a Everton en el último lugar. ¿Este desafío es más accesible?

No, no creo que sea más accesible porque la otra vez tuvimos más tiempo de trabajo, con una pretemporada. Ahora estamos trabajando encima de la marcha, en un periodo en el que queremos recuperar jugadores. Está difícil, pero de igual manera confío en que podemos revertir la situación.

¿Qué plantel le deja el técnico Gustavo Díaz?

El plantel está sicológicamente afectado, pero está con todas las ganas de revertir la situación en la que estamos. Están las ganas, y la fuerza para hacerlo.

¿Y físicamente?

Tenemos algunos lesionados, son cinco en total. Eso hace que en este momento tratemos de recuperarlos lo antes posible.

¿Tenía mejor plantel en su paso anterior? Perdió a Patricio Rubio.

Tenemos un plantel que está para competir. Si bien se han ido figuras importantes, han llegado otros y se han mantenido varios.

¿Everton es un plantel difícil de gobernar? Usted tuvo un altercado que involucró a Patricio Rubio.

No, yo tengo una relación de amistad con Rubio. Los conductores estamos para marcar el camino y cuando uno de ellos se corre, hay que decirles que están equivocados. Patricio y el resto del plantel fueron muy importantes para que Everton se mantuviera en Primera. El plantel de hoy también es muy bueno, está muy unido.

Usted le asignó la vez pasada la jineta a Rubio. ¿Quién será ahora su capitán?

Normalmente hago que los jugadores elijan al capitán. Ahora haré lo mismo. Se mantendrá al que ha estado en el último tiempo (Marcos Velásquez).

Los hinchas están molestos con los dueños del club. Amenazaron al presidente, Pedro Cedillo. ¿Lo sabe?

Yo lo único que le puedo pedir a la gente es que nos acompañe porque necesitamos de ellos. Es lo único importante en este momento. Acá la gente tiene que sumar. Si hay divisiones entre la gente y la directiva no vamos a lograr el objetivo de salvarnos. La única manera de conseguir lo que nos propusimos es estando todos juntos. Necesito el apoyo de todos.

¿Siente presión por el momento del equipo?

No, creo que tenemos jugadores para revertir este momento.

Hoy se enfrentan ante un rival directo en la lucha por el descenso: Universidad de Concepción.

Sí, es un partido muy importante frente a un rival directo. Hay que dejar los puntos en casa.

Comenta