La historia de Macarena Pérez, la estrella del BMX que aguarda por París

Macarena Pérez está a un paso de sellar su clasificación olímpica por segunda vez. Foto: @TeamChile_COCH / X (ex-Twitter).

La deportista, octava en Tokio, remató 12ª en el clasificatorio de Budapest y espera el cupo para estar otra vez en los Juegos Olímpicos.



Chile aguarda por una nueva representante en los Juegos Olímpicos de París 2024. Se trata de Macarena Pérez, quien remató 12ª en el Olympic Qualifier Series de Budapest, el último clasificatorio para la cita, y espera por el listado final para confirmar por segunda vez su participación.

El hito, sumado a dos presencias en Juegos Panamericanos, la posicionan como la exponente del BMX freestyle más importante en la historia del país.

Sin ir más lejos, Pérez ha sido testigo principal de la evolución del BMX freestyle, que recién para Tokio 2020 fue reconocido como deporte olímpico. Ahí también estuvo Pérez, siendo una de las primeras exponentes que tuvo su deporte en el evento en que todos desean estar.

Pero ese logro fue la consecuencia de grandes esfuerzos. Como pionera, sus inicios fueron totalmente alejados del confort que significa practicar un deporte olímpico. De hecho, para cumplir sus anhelos tuvo que dejar todo atrás. “Empecé yéndome por un par de meses a Estados Unidos hasta que saqué la visa de deportista, donde me podía quedar dos años seguidos. Ahí me instalé, arrendé una pieza en la casa de Coco Zurita en California y ahí se fueron dando las cosas y se empezó a armar mi carrera en el BMX”, confiesa Pérez.

Esos inicios vertiginosos también la llevaron al primer plano internacional. Compitió en sus primeros mundiales y luchó por un cupo a París. También dejó el estado de la costa oeste y probó suerte en Carolina del Norte donde hoy reside.

El sueño olímpico

En sus primeros Juegos, Macarena Pérez terminó octava. Un resultado que no la dejó tranquila, porque su cuerpo tampoco le respondió como esperaba. Ahora, por lo mismo, la ilusión va más allá. Eso sí, su disciplina hoy también es otra. Esa apertura olímpica trajo más competencia y nivel.

“Con la llegada del BMX a los Juegos Olímpicos se abrieron muchas puertas. No solo para los deportistas, sino que también para los niños y niñas que sueñan con un futuro en el BMX. Ahora tienen algo más para donde apuntar, porque las federaciones empezaron a formar clubes y programas de entrenamiento”, señala, antes de ejemplificar esa alza sostenida de las protagonistas y el nivel: “Antes éramos máximo 12 en un campeonato, a veces 7 u 8, casi una final directa, pero ahora llegamos a ser 40 o 50 donde tenemos clasificaciones, semifinal y final. Las nuevas generaciones están empujando súper fuerte, progresando demasiado rápido. Yo a esa edad no veía a otras mujeres haciendo esos trucos. En Chile también hay un futuro muy grande de niños y niñas que están empujando para ser profesionales”, agrega.

Pero la chilena no se queda atrás. En estos tres años ha mejorado y no tiene problemas en confesar las diferencias entre la atleta que aterrizó en Japón frente a la que en poco más de un mes podría estar compitiendo en la Plaza de la Concordia, el mismo lugar que en los años de revolución presenció la ejecución de María Antonieta y Luis XVI.

“En Tokio traté de darlo todo, pero una serie de lesiones me limitaron mucho. Estos últimos años había estado como estancada en cuanto a mi progresión, pero ahora desde que estoy en Carolina del Norte he estado muy consistente, no solamente en la bici sino que también en el gimnasio. Estoy con psicóloga también, que me ha ayudado mucho porque cuando niña no sabía lo que era el entrenamiento, un plan de alimentación”, menciona.

Un nuevo hito

A un paso de asegurar el boleto, solo un evento separa a Pérez de París 2024. Uno que si bien no está ni cerca de la importancia histórica de unos JJ.OO., sí es un hito en el mundo de los deportes extremos. La chilena formará parte de la primera edición de unos X Games que cuente con la categoría femenina de manera oficial.

La cita se dará entre el 28 y 30 de junio en Ventura, California y con la integración de las mujeres en sus competencias oficiales marcará un hito para la igualdad dentro de los deportes extremos. Algo por lo que Pérez y sus compañeras vienen luchando hace años.

De hecho, relata la postura clave que tomaron luego de que hayan sido invitadas a una demostración en 2018. “Fue muy bonito, pero quedamos con un gusto a poco porque no había cobertura, no era una competencia. En 2019 nos invitaron de nuevo, pero dijimos que no íbamos a ir a X Games hasta que nos dieran la categoría. La idea era hacer presión y ahora este año nos invitaron para formar parte de manera oficial. El hecho de que se haga la categoría es un gran triunfo y obviamente estoy emocionado por ser una de ellas”, señala. Junto a ella, estarán siete de las mejores del mundo.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.