La Liga Nacional pide ayuda a los diputados por las consecuencias del coronavirus

Un duelo de semifinales del Sur, entre Valdivia y Puerto Montt (Foto: LNB).

La máxima competencia de básquetbol del país debió suspender su temporada y con eso, tanto clubes como jugadores se vieron perjudicados económicamente.


El coronavirus ha dejado consecuencias a nivel mundial, entre ellas, en el deporte. En Chile, el básquetbol se ha visto golpeado por la crisis sanitaria, pues la Federación suspendió sus actividades y la Liga Nacional se detuvo cuando se acercaban las finales por conferencia.

Precisamente, la primera división del baloncesto chileno ha sido afectada y por eso, la LNB hizo llegar una carta a la Comisión de Recreación y Deportes de la Cámara de Diputadas y Diputados solicitando una línea de cooperación económica con sus protagonistas. “Esto, porque la detención de la liga produjo diversas consecuencias tanto en clubes como personas y con el fin de que el organismo pueda proponer al Gobierno una línea de cooperación con los deportistas en este complejo momento”, señala el directorio de la Liga Nacional mediante un comunicado.

En la misiva dirigida al diputado Jaime Mulet, presidente de dicha comisión, se mencionan las consecuencias que ha tenido la detención en la LNB, como terminar antes la competencia, cambios de situación con auspiciadores y la problemática en que quedaron jugadores y personas relacionadas a la actividad.

“El directorio se comunicó con los clubes para ver cómo estaban llevando esta situación, cómo estuvo el cierre de temporada del punto de vista económico y cómo proyectaban los próximos meses, entendiendo que no habrá actividad de Liga Nacional hasta octubre”, dice Arturo Viveros, director ejecutivo de LNB.

Según cuenta el directivo, hay clubes que adeudan sueldos de marzo y no se ha podido cerrar el pago, porque “no tienen ingresos. Al haberse cancelado la competencia, no están los ingresos principales que eran la venta de ticket y no han recibido ingresos por patrocinios o sponsors, que se han suspendido o prorrogado por causa de la pandemia”, añade Viveros.

La situación no solo afectó a jugadores, también a entrenadores, auxiliares, administrativos y personal técnico de la competencia. “Están enfrentando un escenario complejo, ya que lo más probable es que los clubes no tengan ingresos en los próximos seis meses. Nos hizo ver que teníamos que buscar ayuda y dar a conocer la situación. Pofr eso oficiamos a la Comisión de Deportes”, comenta el directivo, quien afirma que cerca de 500 personas han sido afectadas por la interrupción de esta actividad.

“Que se puedan entregar subvenciones o ayudas de créditos blandos, como se ha hecho con las pymes, pero dirigidas a clubes deportivos”, sugiere el director ejecutivo de la primera división del básquetbol chileno.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.