35 testimonios y dos acusaciones de abuso sexual a pacientes: fiscalía solicita 16 años de cárcel para el oncólogo Manuel Álvarez

Manuel Álvarez

Manuel Álvarez Zenteno, exdirector del Centro Clínico del Cáncer de la Clínica Las Condes.

El Ministerio Público imputa al exdirector del Centro Clínico del Cáncer del recinto asistencial privado por abuso sexual reiterado. Durante el juicio, la Fiscalía Oriente presentará 35 testimonios en contra del médico acusado de atacar a sus víctimas mientras estas se encontraban en tratamiento contra el cáncer.


El 8 de enero de 2019, la Fiscalía Metropolitana Oriente formalizó al médico oncólogo Manuel Álvarez Zenteno por el delito de abuso sexual reiterado en contra de una paciente. Meses después, el Ministerio Público solicitó al tribunal reformalizar al exdirector del Centro Clínico del Cáncer de Clínica Las Condes (CLC) por el mismo hecho en contra de otra víctima, y que fue abusada en las mismas circunstancias: mientras recibía quimioterapia para el tratamiento contra el cáncer que padecía.

El año pasado el Ministerio Público cerró la investigación en contra del médico, y ahora presentó la acusación en contra de Álvarez para quien pide 16 años de cárcel por dos delitos reiterados de abuso sexual. A lo largo de esta investigación, además, se han conocido otros testimonios, los que suman 11 hechos ocurridos entre 1998 y 2017. Un reportaje de Revista Sábado compiló una serie de testimonios de víctimas, así como también de familiares de pacientes fallecidas que también habrían sido atacadas sexualmente por su doctor.

Dichas declaraciones forman parte de los 35 testimonios que el fiscal Felipe Cembrano pidió al tribunal ser considerados durante el juicio. Además de las víctimas, también declararán familiares, peritos y profesionales de los recintos asistenciales donde trabajó Álvarez, los que conocieron los hechos e incluso llegaron a ser testigos. Junto con eso, también se incorporarán a este juicio 29 documentos y siete pruebas periciales de la investigación.

Por cada hecho la fiscalía solicita 8 años de presidio mayor en su grado mínimo, además de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios público y derechos políticos, además de la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena. Pena que se repite para el segundo caso de circunstancias similares.

Una vez conocidas las denuncias, y el inicio de la investigación por parte del Ministerio Público, la clínica desvinculó al profesional. A raíz de aquello, Álvarez presentó una demanda en contra de Clínica Las Condes, quien fue condenada al pago de $ 320 millones por “despido injustificado”.

La abogada querellante Susana Borzutzky confía en que se puedan acreditar los hechos ante el tribunal y tener “las sanciones más drásticas que permite nuestra legislación”. Borzuztzky afirma que en este caso se trata de “pacientes en quimioterapia que sufren una vejación en el momento más frágil de su vida. Incapaz de reaccionar o defenderse. Cuando quien está investido de una posición de autoridad comete este tipo de actos, además de la gravedad del delito cometido, debe considerarse la indefensión de la víctima para aplicar penas que sean ejemplificadoras”.

En esa línea, la abogada agrega que existe una necesidad de justicia para las víctimas que incluso fallecieron: “Sería impresentable que vuelva a ejercer la profesión, pues tras radicarse en otra ciudad, el imputado volvió a cometer conductas similares por las cuales resultó nuevamente formalizado. Esto no puede quedar impune y debe detenerse”.

Los casos contra el médico

El primero de los hechos incluidos en la acusación en contra del médico, ocurrió el 2016 y luego de que M.G.G. fuera diagnosticada de cáncer, por lo que requirió atención médica en el centro oncológico de la CLC, donde la atendía Manuel Álvarez. La víctima fue internada a raíz de las quimioterapias que recibió durante un año.

El Ministerio Público asegura que durante ese tratamiento “en varias de esas oportunidades, el imputado, valiéndose de la relación médico-paciente, de la absoluta confianza que la víctima depositaba en él, y de la situación de extrema vulnerabilidad en que se encontraba la víctima, realizó acciones de significación sexual y relevancia en su contra, aprovechándose de su incapacidad para oponerse”.

Además, agrega que los abusos sexuales ocurrieron de manera reiterada durante esos años, siendo “el último episodio el 28 de enero de 2017 cuando la enfermera Daniela Farías, al ingresar a la habitación de la víctima sorprende al imputado realizando las acciones descritas”.

Un segundo hecho que se le imputa a Álvarez ocurrió el mismo año, cuando la paciente M.R.T. ingresó al mismo recinto asistencial para realizarse quimioterapia producto de un cáncer que padecía. Según consigna la acusación, el oncólogo abusó presuntamente de su víctima entre los años 2016 y 2017 mientras esta se realizaba el tratamiento.

La acusación asegura que “las acciones sexuales indicadas, que el imputado normalizaba como parte de los exámenes, consistían en que dentro de la revisión o examen físico que le realizaba en el contexto de los referidos controles médicos (...) la hacía ponerse de pie, colocarse de frente a la camilla y bajar con los brazos para tocarse la punta de los pies, mientras el imputado se colocaba de pie tras ella”, momento en el que Álvarez comenzaba a realizar acciones de connotación sexual en contra de la víctima.

Para el próximo 26 de octubre a las 12.00 horas está fijada la audiencia de preparación del juicio oral. Posterior a eso y según se acuerde la realización del juicio, se conocerá si el exdirector del Centro Clínico del Cáncer de la CLC es culpable o no de los hechos que se le imputan.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.