Aniversario de la muerte del “Punki Mauri” reactiva colocación de bombas y ataques incendiarios en la RM

Hace tres días se cumplieron 13 años de la muerte de Mauricio Morales Duarte (27), el anarquista que falleció mientras instalaba una bomba en las afueras de la Escuela de Gendarmería, en pleno centro de la capital. Cada aniversario de su deceso significa una fecha importante para las policías, ya que coincide con actividades realizadas por grupos antisistema y este no fue la excepción. Un artefacto que estalló el viernes pasado y la quema de dos buses en la Alameda, son reivindicados por quienes recuerdan al malogrado estudiante de Historia.




El 22 de mayo es una fecha marcada para los movimientos y células anarquistas. Ese día, recuerdan la muerte de Mauricio Morales Duarte (27), alias el “Punki Mauri”, quien murió ese mismo día del año 2009 cuando trasladaba una bomba en una mochila la que estalló antes de que pudiera instalarla en la Escuela de Gendarmería de Santiago. Su deceso generó que los diferentes grupos antisistema, incluso, bautizaran esta misma fecha como el “Día del caos”. Es por eso que las policías estaban atentas a lo que ocurriría este año y apuntan a esas agrupaciones como responsables por un artefacto explosivo que detonó en Ñuñoa el viernes 20, y la quema de dos buses en plena Alameda.

Poco antes de las 23 horas del viernes 20 de mayo, se escuchó un fuerte estruendo en la calle Ramón Díaz en la comuna de Ñuñoa. Se trataba de una bomba que había sido activada en las oficinas de Fullclean Security, empresa de la cual es propietaria la suegra del excarabinero Claudio Crespo, quien está imputado por dejar ciego al estudiante Gustavo Gatica tras el estallido social.

Durante el fin de semana, el grupo “Células Revolucionarias Mauricio Morales” se adjudicó este hecho. Según señalaron a través de un sitio web anarquista, el ataque fue “para hostigar a este mercenario que, al verse imposibilitado de continuar reprimiendo con uniforme, ha montado una empresa privada para ejercer el poder y control como medio de subsistencia”.

Mauricio Morales murió mientras instalaba una bomba el 2009.

En ese contexto, indican, que lo ocurrido durante el fin de semana en Ñuñoa “va en memoria de nuestro hermano y compañero Mauricio Morales cuyas ideas y prácticas de libertad siguen siendo una bomba que contagia”.

El ex oficial se refirió al tema a través de su cuenta en Twitter: “Ayer fui víctima de un cobarde atentado terrorista en la empresa. Instalaron una bomba y gracias a Dios no hubo lesionados y mi familia está bien. Quiero decir que no me amedrentan esas acciones y seguiré en la misma línea”.

El ataque, registrado en la propiedad ligada a Crespo, es el primero que el Ministerio Público indaga en lo que va del año. El último hecho similar se registró el de 27 de diciembre fuera a las oficinas de Gendarmería en Santiago Centro.

Ataques escolares

Cerca de las 9.30 horas del lunes 23 de mayo, comenzaron los primeros cortes de calle en Santiago. Minutos más tarde, a las 9.44, en la intersección de Ricardo Cumming con Alameda. A más de 100 metros del Liceo de Aplicación, un grupo de ocho jóvenes que salió de ese establecimiento, vestidos con overoles blancos, incendiaron un bus del transporte público.

Producto de estos hechos, Carabineros detuvo a B.B.A.G (16), apodado como el Kuyi, quien fue formalizado por el delito de incendio y quedó en internación provisoria por los 90 días que dure la investigación.

En las últimas horas, a través de redes sociales, los grupos que existen al interior de este establecimiento se han referido al tema. En ese contexto, publicaron que “tras una nueva conmemoración de la muerte de Mauricio Morales, estudiantes del Liceo de Aplicación realizan una salida incendiaria en su memoria. Esta termina con dos personas detenidas”.

“En la mañana del 24 de mayo el compañero Kuyi es formalizado y secuestrado por el estado $hileno” (sic), agrega el comunicado publicado en una cuenta de la red social Instagram. “Frente a esto hacemos un llamado a seguir en el combate y la lucha callejera exigiendo la libertad inmediata de nuestro compañero Kuyi”, concluyeron.

En el mismo contexto, poco después del mediodía, hubo enfrentamientos similares, aunque esta vez en el Instituto Nacional. La calle Prat con Alameda fue el escenario de los enfrentamientos entre estudiantes de ese colegio y personal de Control de Orden Público (COP). Lo anterior, también ligado a la “conmemoración de la muerte de Mauricio Morales”. A las 13.05, el mismo personal de Carabineros tuvo que apagar el segundo bus del transporte público incendiado en la jornada, estaba vez en la calle Serrano con Alameda, a metros del emblemático colegio.

Mayo: “mes negro”

Desde lo ocurrido con Morales, estos grupos califican mayo como el “mes negro”. De hecho, en cifras de la Fiscalía de Alta Complejidad y Crimen Organizado de la Fiscalía Sur, durante el 2021 se investigaron cinco hechos relacionados a la instalación de artefactos explosivos, todos ellos comenzando en mayo.

El primero de los casos registrados por el Ministerio Público fue el 3 de mayo, cuando un artefacto explosivo detonó en un cajero del Banco Estado que se encuentra al costado del Apumanque en Las Condes. Días más tarde, el 11 de mayo, otro hecho similar ocurrió en las oficinas de Sodexo en Providencia.

En octubre de 2021, la “Fracción Autonómica Cristián Valdebenito”, se adjudicó un atentado explosivo en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE). Días antes, otra célula anarquista, el grupo de “Respuesta Animal”, instaló un artefacto explosivo en una medialuna en San Bernardo y el que logró ser desactivado por el GOPE. Ese mismo año, “Grupo Autónomo Revolucionario del Maule” quemó cinco maquinarias desde una empresa de áridos.

En lo que va del año, al menos dos grupos anarquistas se han adjudicado ataques, aunque no de tipo explosivos. El 10 de abril, el grupo “Algunas Sombras en la Noche” aseguró que derribó las cámaras de seguridad de la plaza Simón Bolívar en Quinta Normal, en lo que el grupo calificó como un “sabotaje al panóptico del poder”. En esa misma población, el 16 de abril, la agrupación “Animales Refractarios” se atribuyó la quema de dos buses del transporte público en el marco de manifestaciones en el lugar.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.