Lunes incendiario: la violenta jornada dentro y fuera de liceos de Santiago

Dos buses del transporte público quemados, fuego en el Instituto Nacional y lanzamiento de elementos en llamas. Todo ocurrió en las inmediaciones de establecimientos educacionales de la capital chilena en menos de cuatro horas, con menores de edad identificados como responsables.




Poco después de las 9:30 se encendieron las primeras alertas en Santiago. A esa hora de la mañana de este lunes, el movimiento era evidente en las inmediaciones del Liceo de Aplicación, como un aviso de lo que se desataría en la capital, con tres hechos incendiarios graves. E intencionales.

Y es que a las 09:44, en la intersección de calle Ricardo Cumming con Alameda, a poco más de 100 metros del establecimiento educacional, un grupo de aproximadamente nueve sujetos vestidos con overoles blancos interceptaron un bus del transporte público para prenderle fuego.

El mayor de Carabineros Patricio Garrido indicó a Radio Biobío que “un grupo de encapuchados con overol (blanco), con líquido acelerante y bombas molotov, detienen a un bus del Transantiago y le lanzan esto, haciendo descender al conductor y los pasajeros”. Agregó, además, que tras los hechos hubo dos detenidos, los que portaban líquido acelerante y de quienes estaban esperando corroborar sus identidades y esclarecer si pertenecían al mencionado liceo.

Ambas cosas se confirmaron más tarde: las dos personas (de iniciales S.J.I.G. y B.B.A.G.) tienen 16 años y cursan tercero medio en el Aplicación. El segundo de ellos es quien está sindicado como uno de los autores del incendio y el otro, según Carabineros, por oponerse al accionar policial.

“Subieron 15 personas encapuchadas y tiraron un líquido dentro del bus y yo tuve que arrancar. Tuve que arrancar del fuego, llevaba a bordo una veintena de personas, y entre los encapuchados había dos con pistolas”, dijo por su parte el conductor del bus a radio ADN.

La jornada de violencia, en todo caso, recién empezaba. A las 12:39, un grupo de encapuchados, con elementos incendiarios, quemaron otro bus del transporte público en la Alameda a la altura de Serrano, a una cuadra y media del Instituto Nacional y la casa central de la Universidad de Chile. En este caso y hasta el cierre de esta edición, no se ha tenido mayor información más que personal de Control de Orden Público (COP) utilizó sus medios para apagar el fuego. De responsables, aún nada.

Por estos hechos, los alumnos citaron a una asamblea para este martes a las 9:25 de la mañana en las afueras de su auditorio. Ahí verán si es que, por ejemplo, retoman las movilizaciones o llegan hasta una nueva toma que hace menos de 20 días habían depuesto.

Apenas 26 minutos después (13:05 horas) de la quema del segundo vehículo, personal del propio COP tuvo que hacer uso de sus medios disuasivos hacia un grupo de encapuchados que lanzaba elementos incendiarios en calle Arturo Prat con Alameda, una cuadra más hacia el poniente de la quema del bus.

Pero no sería lo único. A las 13:25 y mientras el establecimiento se encontraba tomado por diversas demandas estudiantiles, desde el exterior del Instituto Nacional (IN) -a media cuadra de los hechos descritos en el párrafo anterior- se comenzó a ver fuego y humo en aulas de las dependencias, lo que el COP intentó controlar con el carro lanzagua hasta la llegada de Bomberos.

Desde la comunidad del IN detallan que el fuego se originó en las oficinas de inspectoría, muy cerca de la sala de profesores, y apenas ocurridos estos hechos el Centro de Estudiantes (CEIN) decidió bajar indefinidamente la toma que afectaba al establecimiento, la misma que ya había sido pausada el 13 de mayo pasado cuando fue bajada por “graves actos de violencia” en su interior. De todas maneras, la organización también anunció que próximamente se votará para ratificar o bajar definitivamente la misma.

No tenemos esclarecidos los hechos, ni las razones, ni los culpables del incendio”, dijo Diego Jaque, presidente del CEIN, a Chilevisión. Además, calificó el incendio como “inaceptable”, argumentando que “no es posible que estemos demandando mejores condiciones de infraestructura y realicemos acciones como esta”. De todas formas, se apresuró en aclarar que no está en conocimiento si los hechos fueron protagonizados por personas del liceo o externas, además de aclarar que hubo una convocatoria a manifestarse durante esta jornada que fue realizada por un grupo autónomo.

Mientras que Juan Pablo Slako, cuarto comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago, explicó a La Tercera que aproximadamente a las 13:20 horas, la central de alarmas despachó un llamado estructural en las calles Arturo Prat y avenida Libertador Bernardo O’Higgins, tratándose de fuego en el segundo piso del establecimiento. “Bomberos al llegar al lugar debió realizar labores de extensión y posteriormente de ventilación del humo acumulado en el sector de la emergencia. Los daños ocasionados, principalmente por el fuego y por el humo, estuvieron focalizados en el sector de la inspectoría afectando dos oficinas como también los pasillos colindantes a esta”.

Por el momento, añadió Slako, “se están investigando las causas y se remitirá el informe correspondiente a la Fiscalía. Al lugar llegaron tres compañías de bomberos con 10 bomberos aproximadamente donde no hubo lesionados”.

Santiago y gobierno condenan

“Lamentamos los hechos de violencia que ocurrieron hoy (lunes). Condenamos todo tipo de acciones que afecten a las personas que viven, se trasladan y estudian en la comuna”, señalan desde la Dirección de Educación de Santiago (DEM).

En ese sentido, en la DEM detallan que desde el regreso a las clases presenciales y las movilizaciones estudiantiles se han desplegado en terreno para establecer el diálogo y conocer los petitorios de los alumnos, con quienes han llegado a acuerdos en el caso de los liceos de Aplicación, Isaura Dinator e Internado Nacional Barros Arana.

“Reconocemos la profunda desconfianza que existe de una parte importante del estudiantado hacia las autoridades de todo tipo, pues tienen una historia de abandono hacia la educación pública, y en donde el abordaje de las demandas -por parte de la administración Alessandri y el expresidente Piñera- a través de medidas represivas hacia los establecimientos solo vinieron a profundizar las rupturas y a crear círculos de violencia cada vez más difíciles de cerrar”, añaden, antes de asegurar que “las situaciones no resueltas y la forma en que se abordaron los problemas en 2018 y 2019 hoy reverberan en nuestros liceos. Por lo mismo, creemos que hay que fortalecer el camino del diálogo y del abordaje real de los problemas”.

Sin perjuicio de ello, cierran desde la DEM, “las personas que cometan delitos, sean o no estudiantes, deben atenerse a las consecuencias de sus actos y al rechazo de comunidades educativas que están cansadas de tener que soportar situaciones de violencia que no se justifican en lo absoluto”. En ese sentido, cercanos al municipio dicen que en el caso del IN lo primero es levantar el estado de los daños para tomar decisiones, mientras que están a la espera de las investigaciones en el caso de la quema de buses.

En tanto, tras una reunión del Comité Político ampliado, la ministra Secretaria General de Gobierno, Camila Vallejo, se refirió así a todos los hechos incendiarios que ocurrieron en la jornada: “Son absolutamente lamentables, nosotros lo hemos dicho como gobierno: no queremos violencia, la violencia le hace daño a nuestra democracia y aquellos que pretenden o más bien piensan que a través de la quema del transporte público, la quema de una escuela o liceo público, benefician a los trabajadores, están muy equivocados”.

En esa línea, la vocera de gobierno fue enfática en decir que los responsables “no entienden de las necesidades del pueblo de Chile que busca seguridad, que busca estabilidad, que busca derecho a la educación, que busca transporte digno”.

No es que le hagan un daño al gobierno, le hacen un daño a la población, a los trabajadores que necesitamos resguardar y apoyar y no solamente a través de estas políticas que estamos empujando en materia de reforma previsional, la reforma tributaria, el salario mínimo, sino que también a través de las políticas de seguridad humana, por eso el despliegue en barrio Meiggs, por eso este trabajo colaborativo con las policías para poder incautar armas”, añadió.

Por último, volvió a reiterar que la quema del transporte público y de una escuela pública “daña al pueblo, se dañan servicios básicos que usan miles de trabajadores y estudiantes en nuestro país”. En ese sentido, anunció además que van a “perseguir todos estos hechos delictivos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.