¿Boric, Latorre y Oliva? El “Plan C” que mira el Frente Amplio ante el desolador panorama presidencial

En el bloque ven casi imposible que hoy puedan levantar una carta capaz de imponerse frente al resto de la centroizquierda. Y si bien en el conglomerado están sobre la mesa los nombres de Gabriel Boric (Convergencia Social), Juan Ignacio Latorre (RD), Karina Oliva (Comunes), además de Marcelo Díaz, en el FA reconocen que ninguna de esas figuras lograría resolver el complejo panorama.




Una clave reunión sostendrá esta tarde la mesa nacional del Frente Amplio. En el encuentro, las colectividades pondrán sobre la mesa las distintas miradas que existen en el bloque sobre un tema que preocupa a toda la coalición: cómo enfrentar el desolador escenario presidencial y la falta de liderazgos que cruza al conglomerado.

El FA reconocen que hoy ven con lejanía la posibilidad de que una figura frenteamplista logre llegar a la segunda vuelta de la elección presidencial, situación que creían alcanzable cuando aún su exabanderada, Beatriz Sánchez, podía asumir el desafío. Sin embargo, con la decisión de la periodista de ir a la convención constitucional, el bloque cayó en un vacío de liderazgos del que aún no ven salida y que los tienen en desventaja frente al resto de la centroizquierda.

Además, durante las últimas semanas la coalición inició una fallida búsqueda de nombres, como el abogado y presidente de Fuerza Común, Fernando Atria, quien finalmente optó por ir a la constituyente; y la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, quien también le cerró la puerta a las aspiraciones del FA. Asimismo, algunos en el bloque también habían sondeado sin éxito al periodista Daniel Stingo y a la coordinadora de Unir, Lorena Fries. “A estas alturas da lo mismo quién va, porque va a perder igual el candidato del FA”, sostiene un dirigente del bloque.

En ese contexto, desde algunas colectividades han puesto sobre la mesa distintas cartas que podrían suplir a Sánchez. Además del proclamado precandidato y líder de Unir, Marcelo Díaz, la directiva de Convergencia Social le solicitó al diputado Gabriel Boric que asumiera el desafío y, pese a que en primera instancia dio una negativa, sostienen hoy lo estaría “evaluando”.

“Estamos frente a un escenario presidencial sumamente abierto y en el FA nos encontramos dando esa discusión al igual que todas las coaliciones del país. De todas formas, hoy nuestra prioridad está en ganar las elecciones de abril y definir una figura presidencial que represente las ideas de un nuevo Chile, un país que garantice derechos y dignidad”, asegura la presidenta de esa colectividad, Alondra Arellano.

Sin embargo, cercanos al parlamentario por Magallanes aseguran que ha transmitido que no tendría ganas de ir a la presidencial, aunque habría dicho que podría estar disponible en el caso de que su nombre pueda resolver la situación del bloque. Pese a esto, las mismas fuentes sostienen que le han manifestado al legislador que sería un “error” que asuma hoy ese desafío, cuando tiene abierta la posibilidad de ir a la senatorial en su región. El equipo de Boric transmitió a este medio que no realizaría declaraciones.

En tanto, en Revolución Democrática hay una situación un poco más clara. El jueves, el senador Juan Ignacio Latorre manifestó públicamente su disponibilidad para ser la carta de su colectividad, decisión que ya había sido comunicada a la directiva liderada por la diputada Catalina Pérez.

Por su parte, desde Comunes aseguran que la hoy candidata a gobernadora por la Región Metropolitana, Karina Oliva, podría ser quien represente a la colectividad en la carrera, en el caso de que no logre imponerse en los comicios del 11 de abril. De hecho, en ese partido recalcan la buena votación al interior del FA que logró la cientista político en las primarias del 29 de noviembre y sostienen que el hecho de ser mujer podría jugar a su favor frente al resto de las cartas frenteamplistas.

Pese a todo esto, ninguno de esos nombres logra convencer del todo al FA. “Todos son un Plan C”, aseguran los dirigentes del bloque. En el conglomerado sostienen que ninguna de esas cartas podría lograr suplir el fenómeno electoral que significó Beatriz Sánchez y temen que, además, hagan una débil campaña que termine haciéndole pagar costos al conglomerado.

Asimismo, algunos dirigentes sostienen que podría ser perjudicial para el bloque que alguno de ellos llegue a primera vuelta y sean ampliamente derrotados.

“Desde Comunes creemos que es necesario cuidar el debate que estamos dando en el Frente Amplio, es importante tener un candidato presidencial. Debemos tener una propuesta de país que ofrecerle a Chile, que recoja la demanda de la gente y le de viabilidad política, colectiva, ciudadana y militante a un proyecto presidencial que empuje la construcción de una nueva cancha que reconfigure el mapa político”, asegura el timonel de Comunes, Jorge Ramírez. Y agrega: “En ese sentido el mecanismo debe ser el más democratico, pero no puede definirse antes de resolver cuál será el diseño que tendremos para construir la nueva cancha, debemos actuar con rapidez y mucha audacia, pero sin ansiedad. Tenemos figuras importantes que están dispuestas a asumir un rol colectivo en esta línea, eso es importante y nos da tranquilidad”.

Los posibles mecanismos

Junto con encontrar un nombre, en el bloque deberán enfrentar la discusión sobre el mecanismo que utilizarán para definir a su candidato presidencial. Sin embargo, sobre este tema ya hay divisiones y posturas encontradas entre las colectividades.

Y si bien en algunos partidos como Comunes, Convergencia Social y RD aún no tienen una posición definitiva, desde esas colectividades miran distintos caminos para definir al abanderado.

Uno de esos es lograr tener una primaria de toda la centroizquierda, que incluya al FA, a Chile Digno y a la Unidad Constituyente. Con eso, dicen en el bloque, podrían presentar una carta frenteamplista y luego ponerse detrás de quien resulte ganador, evitando así tensionar y dividir al conglomerado. Otro escenario, en tanto, sería ir directo a primera vuelta con un candidato frenteamplista, pero con un acuerdo previo para asegurar el respaldo del bloque en segunda vuelta.

Para ambos casos, además, el conglomerado deberá definir si tendrán una primaria como FA. Todo esto, no obstante, dependerá de las figuras que finalmente terminen aceptando el desafío o si logran encontrar a una carta similiar al perfil de Beatriz Sánchez.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.