Caso de Fabiola Campillai en horas cruciales: fiscalía pide 12 años de cárcel para excarabinero por lesiones que la dejaron ciega

Detención de Patricio Maturana esta mañana.

El Ministerio Público ingresó al Juzgado de Garantía de San Bernardo la acusación en contra del excapitán de Carabineros Patricio Maturana, por apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves gravísimas en contra de Fabiola Campillai. La mujer perdió la vista y el olfato por el impacto de una lacrimógena que recibió en su rostro cuando estaba en un paradero de San Bernardo, esperando la micro para ir a su trabajo, el 26 de noviembre de 2019. La defensa de Maturana pidió la reapertura de la investigación. Entre las diligencias solicitó que se realice una reconstitución de escena y se hagan pericias de tiro que apoyen la hipótesis de su representado, quien asegura haber percutado la carabina bajo protocolos.




Los resultados de un informe de Carabineros del 26 de julio de 2021 fue decidor para la investigación del Ministerio Público. En el documento se concluye que el excapitán de Carabineros Patricio Maturana, el 26 de noviembre de 2019, en San Bernardo, portaba una cámara GoPro. Ese día, en medio de las manifestaciones por el estallido social, Fabiola Campillai iba camino a su trabajo cuando sorpresivamente recibió el impacto de una bomba lacrimógena en su rostro que la dejó ciega.

Maturana fue detenido y formalizado nueve meses después, el 28 de agosto de 2020, por apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves gravísimas en contra de la mujer. Sin embargo, no fue hasta julio de este año que la fiscalía se enteró de que el policía sí tenía una cámara ese día. La omisión provocó que el tribunal endureciera su medida cautelar y decretara nuevamente su prisión preventiva. Sin embargo, días después la Corte de Apelaciones de San Miguel volvió a liberarlo y decretó su arresto domiciliario total. Ahí, desde su casa, Maturana recibió la noticia de que el Ministerio Público pidió que sea condenado a 12 años de cárcel en un caso del estallido social que es considerado emblemático.

En el documento de 71 páginas, al que accedió La Tercera PM, la fiscal de Alta Complejidad Paola Zárate describe primero cuáles son los hechos por los que se le acusa y se decidió llevarlo a juicio oral. Detalla que ese día, cerca de las 20.00, funcionarios de la 14° Comisaría de Carabineros de San Bernardo llegaron a la estación de metrotrén Cinco Pinos, en San Bernardo, debido a barricadas. Luego, dice, los manifestantes se dirigieron a la calle Fermín Vivaceta, donde comenzaron a insultar a carabineros, “sin obstruir la libre circulación de transeúntes y vehículos, ni se pusiera en peligro la vida o la seguridad de las personas. Fue en ese contexto que, contraviniendo las disposiciones sobre el debido uso de armamento denominado no letal, el capitán Jaime Fernández, a cargo de procedimiento, usó su carabina lanzagases hacia los manifestantes y dio la orden de disparar una segunda vez”. Ese segundo disparo, indica la fiscal, lo hizo el teniente Garrido.

Según el documento del Ministerio Público, cuando el capitán Fernández dio la tercera orden de disparo, cerca de las 20.30, Fabiola Campillai, acompañada por su hermana Ana María Campillai, estaba en la esquina del pasaje Ángel Guido con calle Fermín Vivaceta. Fue entonces cuando Maturana, “advirtiendo la presencia de personas ubicadas en esa intersección, sin que por ello se estuviere afectando la libre circulación de transeúntes y vehículos, ni se pusiera en peligro la vida o la seguridad de las personas que circulaban, abusando de su cargo y con el propósito de proferir dolor, dispara con la carabina lanzagases, la cual es percutada de frente en forma recta, dirigiéndola directamente a las personas, en un ángulo inferior a 10°, sin realizar parábola, impactando un proyectil de frente en el rostro de la víctima, que se encontraba aproximadamente a 51 metros de distancia del imputado, quien cae al suelo perdiendo el conocimiento”, indica.

De acuerdo a la acusación, tras los disparos, el capitán Fernández pidió a su equipo “dejar la constatación del uso de carabinas lanzagases, ordenando al personal policial que se replegara”, ya que las personas comenzaron a acercarse a la víctima. Fue entonces, dice el documento, cuando el capitán Fernández ordenó tirar una granada de mano, “razón por la cual el oficial Maldonado lanza una granada de mano a los pies de Ana María Campillai”.

Fabiola Campillai se reunió hace algunas semanas con el presidente de la Corte Suprema, lo mismo hizo con el fiscal nacional y el general director de Carabineros. Foto: AgenciaUno

Producto de las lesiones sufridas, Campillai fue trasladada por familiares y vecinos al Hospital Parroquial de San Bernardo, “desde donde fue derivada, debido a la gravedad de las lesiones, al Hospital Barros Luco, recinto donde el equipo médico decide su intubación. La madrugada del 27 de noviembre de 2019 fue trasladada al Instituto de Seguridad del Trabajador, siendo sometida a varias intervenciones quirúrgicas”, indica el documento. Así, asegura que “Campillai perdió la visión de ambos ojos debido al estallido de ambos globos oculares, presentando fracturas de huesos de cara y cráneo que provocaron ceguera total y pérdida del sentido del olfato (...). Asimismo, se establece que de no haber mediado socorros inmediatos, las lesiones pudieron ocasionarle la muerte”.

El Ministerio Público agrega que Maturana, “con su actuar, incumplió lo instruido por el Manual de Operaciones para el Control del Orden Público, así como también por lo establecido en la circular 1832 y Orden General 2635 que, entre otra cosas, reglamenta el uso y funcionamiento de carabinas lanzagases”.

En total, la fiscalía presentará a 74 testigos, 22 peritos y 418 documentos para intentar acreditar sus imputaciones ante un tribunal oral.

Reapertura

Ayer, luego de recibir la acusación presentada por la fiscalía, el Juzgado de Garantía de San Bernardo fijó para el 6 de septiembre, a las 9.00, el inicio de la preparación de juicio oral en contra de Maturana. En la misma audiencia, el tribunal autorizó para que se discuta la reapertura de la investigación, la que fue requerida por el Consejo de Defensa del Estado (CDE) y por la defensora del excarabinero, Catherine Lathrop.

Esta última pidió la realización de varias diligencias. Entre ellas, que se haga una reconstitución de escena, hacer pericias de tiro y oficiar al Ejército para que ponga a disposición un campo de tiro en el que se pueda desarrollar la pericia de disparo.

En tanto, el CDE pidió una autorización judicial para incautar el computador de Maturana, para que la PDI haga pericias dirigidas a establecer “cuál o cuáles fueron los archivos descargados el 26 de noviembre de 2019 en el computador asignado al capitán Maturana y si existe información eliminada desde dicho computador relacionadas con el procedimiento que se investiga”. Esto, ya que según el CDE “existen presunciones fundadas de que pudo haberse vaciado y/o traspasado archivos en el computador del entonces capitán Maturana”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.