Casona Cañaveral: de residencia de descanso de Allende al escenario del primer consejo de gabinete de Boric

El punto de encuentro del primer cónclave del presidente electo está lleno de historia. A inicios de los 70, la casona de El Arrayán fue el refugio de fines de semana de Salvador Allende junto a su secretaria Miria Contreras, “La Payita”, dueña del lugar. Tras el golpe militar se convirtió en un hogar de niños vulnerables, que sería administrado por diferentes dueños hasta inicios de los 90. Y años más tarde pasó a manos de dos de los hijos de Contreras, quienes la convertirían en un centro de eventos.




Este viernes 28 de enero el presidente electo Gabriel Boric encabezará su primer consejo de gabinete. El escenario será la Casona Cañaveral, la estancia de piedra laja ubicada en El Arrayán, que está llena de simbolismo para la izquierda, pues fue la residencia alternativa de Salvador Allende mientras ejerció como Presidente.

La casona de 300 m², que está emplazada al lado del río Mapocho, en Lo Barnechea, tiene más de siete décadas de historia. Fue construida en los años 40. Y en 1970 pasó a manos de la secretaria de Salvador Allende, Miria Contreras Bella “La Payita”, quien se la compró a su hermana. Desde entonces, el exmandatario usaba la casona como refugio de fines de semana; los otros días se quedaba en la residencia presidencial de Tomás Moro.

En la Casona Cañaveral, Allende se reunía con sus amigos, como el dueño del antiguo diario El Clarín, Víctor Pey Casado. Allí también compartía y entrenaba junto a los integrantes del Dispositivo de Seguridad Presidencial (GAP). En ese lugar también guardaba el fusil que le regaló Fidel Castro en su visita a Chile.

Después del 11 de septiembre de 1973, la casa fue tomada por los militares, que tres meses después inauguraron un hogar de niños vulnerables llamado “Javiera Carrera”, que funcionó hasta fines de los 70. En 1982 fue reemplazado por la “Aldea de Hermanos”, un proyecto a cargo de un grupo de sacerdotes y laicos que administraron el inmueble y se hicieron cargo de parte de los niños de la antigua residencia hasta inicios de los 90.

En 2000, los hijos de “La Payita”, Isabel y Max Ropert Contreras, lograron recuperar la casa tras una batalla judicial que les permitió administrar Casona Cañaveral hasta ahora. Años más tarde, esta casa se transformaría en uno de los centros de eventos más cotizados para matrimonios en Santiago. En este exclusivo lugar se realizó el almuerzo de despedida del segundo mandato de la expresidenta Michelle Bachelet, el 11 de marzo de 2018.

11.3.2018 LA EX PRESIDENTE MICHELLE BACHELET REALIZA UN ALMUERZO INTIMO EN LA CASONA CAÑAVERAL CAMINO FARELLONES FOTO: RUDY MUÑOZ / LA TERCERA

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.