¿Deberían portar armas los profesores estadounidenses en las salas de clase? Tiroteo en escuela de Uvalde revive el debate

Cruces con los nombre de las víctimas del tiroteo ocurrido en la escuela primera Robb, en Uvalde, Texas. Foto: REUTERS/Marco Bello.

El asesinato de 21 personas, 19 de ellas niños de entre 7 y 10 años, hizo resurgir el debate político en EE.UU. sobre si el porte de armas entre los profesores y guardias de escuelas es una solución ante los tiroteos escolares. Situación que ha afectado a 311.000 alumnos desde la matanza de Columbine, en 1999.




La pregunta vuelve a surgir cada vez que se registra un nuevo ataque en centros educacionales estadounidenses. ¿Es posible que al armar y entrenar a los profesores en su utilización, se salven vidas inocentes? Según parte importante de los defensores de la libre tenencia de armas, la respuesta es que sí. Mientras que para los detractores de esta medida consideran que los docentes no estarían preparados para manejar un arma y que debe haber un mayor control del porte de armas.

Tras el tiroteo escolar en el que un joven de 18 años asesinó a 19 niños y a las dos profesoras a cargo de la clase en un colegio de Uvalde, Texas, tanto defensores como críticos de las leyes relacionadas con armas en Estados Unidos plantearon sus puntos de vista ante cifras preocupantes.

The Washington Post recopiló todos los ataques armados en escuelas del país desde la masacre de Columbine, ocurrida en abril de 1999. Al sumar lo ocurrido en Uvalde durante este martes, la cifra de estudiantes que han experimentado violencia relacionada con armas desde Columbine asciende a 311.000, afectando a 331 colegios en total.

Foto de archivo del tiroteo más letal en la historia estadounidense, en Sandy Hook, Connecticut, donde una madre huía del colegio. Archivo. Foto: Frank Becerra Jr./The Journal News vía AP.

En ese contexto, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, aseguró que al tener “profesores y personal administrativo que hayan recibido capacitación y que estén armados” salvaría vidas, dijo a Newsmax durante el martes.

La frase del fiscal hizo reflotar una idea que viene dando vueltas en la discusión pública estadounidense desde hace años. Fue en 2012 cuando el vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle de EE.UU., Wayne LaPierre, dijo que “lo único que detiene a un tipo malo con un arma es un tipo bueno con un arma”. Acto seguido, propuso que todas las escuelas deberían tener a “una buena persona con un arma”.

La declaración de LaPierre llegó semanas después del tiroteo escolar más sangrientos en la historia estadounidense, cuando 20 niños de entre 6 y 7 años fueron asesinados junto a seis miembros del personal de la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut.

Luego, en 2018, la propuesta volvió a la palestra pública. Una nueva matanza dentro de un recinto educacional, esta vez en Florida, provocó la muerte de 17 personas en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas. La respuesta legislativa fue que, desde octubre de 2018, entró en vigencia un programa a través del cual los profesores podrían portar armas en la sala de clase. Tras pasar pruebas psicológicas y de drogas, además de completar 144 horas de entrenamiento, el profesor tendrá la facultad para portar un arma en su lugar de trabajo.

El senador del Partido Republicano, Ted Cruz, es uno de los defensores de que dicha política pública debe ampliarse a nivel nacional. Durante una entrevista en CNN tras el ataque en Uvalde, el senador planteó que restringir los derechos de porte de armas es una estrategia poco eficaz. En cambio, la medida correcta sería entregar armas a los guardias y colaboradores de los campus estudiantiles. “Sabemos por experiencia que una de las herramientas más eficaces para mantener la seguridad de los niños es la presencia de fuerzas de seguridad armadas en el campus.”, afirmó Cruz.

También fue consultado por la propuesta contraria, es decir, la posibilidad de profundizar el control de armas. La respuesta fue que no, pues dijo que se opone a “tratar de restringir los derechos constitucionales de los ciudadanos respetuosos de la ley”, informó The New York Times.

Otras de las propuestas republicanas son la verificación obligatoria de antecedentes antes de la compra de un arma, incluyendo tiendas establecida, online y ferias de armas, así como la prohibición en la venta a parejas abusivas, a condenados por delitos de odio y personas con enfermedades mentales que generen riesgo a la sociedad, destacó The Guardian.

En la vereda contraria está el Partido Demócrata, quienes actualmente tienen la mayoría en la Cámara de Representantes. Desde allí surge la mayor oposición a la idea de armar a profesores, lo que quedó plasmado en la publicación de Twitter del congresista Dean Phillips, quien criticó duramente la propuesta.

“Soy propietario de un arma. No me digan que nuestros Padres Fundadores concibieron esta carnicería cuando escribieron la Constitución. No me digan que habrían tolerado esta locura. No me digan que los profesores deben estar armados. Y no me digas que tu AR15 (una de las armas utilizadas por el tirador de Uvalde) vale más que la vida de otros 14 niños”, escribió el miembro de la Cámara de Representantes.

Similar es la postura de Roland Gutiérrez, senador demócrata de Texas. “Se supone que debemos crear cosas. Se supone que debemos crear legislación para mantener a las personas seguras. Por Dios, para mantener a los niños a salvo. Y aquí hemos hecho exactamente lo contrario”, dijo a The Texas Tribune.

Profesores y profesoras estadounidenses criticaron ya en 2018 la política de ser armados. La presidenta de la Federación Estadounidense de Profesores, Randi Weingarten, dijo en aquellos años que “no queremos ser, y nunca tendremos la experiencia necesaria para ser tiradores. Ninguna cantidad de entrenamiento puede preparar a un maestro armado para enfrentarse a un AR-15″, recordó NY Times. La postura fue respaldada por un estudio de la empresa Gallup, quien afirmó que un 78% de los profesores encuestados se oponían a la propuesta.

Familiares de una de las víctimas asesinadas durante este martes en la escuela primaria Robb, Texas. Foto: AP /Jae C. Hong.

Durante los días posteriores a la matanza de Uvalde, la federación no se ha pronunciado sobre el tema, pero criticaron la legislación actual en torno a las armas. Fue el representante de la federación en Texas, Zeph Capo, quien expresó que no necesitan “más simulacros de tiradores activos”. La urgencia real está en “una legislación que aborde algunos de los requisitos más básicos para garantizar que personas inestables no acaben con la vida de nuestros hijos y profesores”, cerró.

Para el viernes 27 está programado el inicio de la reunión anual de la Asociación Nacional del Rifle, donde el Gobernador de Texas, Greg Abbott, el senador Ted Cruz y el ex presidente estadounidense, Donald Trump, serán algunos de los oradores. Congreso en el que, posiblemente, palabras sobre el tiroteo escolar y la propuesta de armar a profesores será ineludible.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.