Desde platos congelados a despidos: Cómo se prepararon los restaurantes de la Zona Cero para marzo

Patio BellaVista celebra el 'Día Nacional de la Piscola'

08 de Febrero 2013/SANTIAGO Con mulatas bailando al son de una batucada; musica del norte del pais, y cumbias en vivo, el Patio Bellavista celebro esta noche el 'Dia Nacional de la Piscola' FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

En su gran mayoría, los locales de Bellavista y Lastarria echaron mano al ingenio para seguir operando durante 2020. Ahora -dicen sus dueños- están "asustados con marzo".


"Bellavista está prácticamente muerta. Hay casos más dramáticos, pero en promedio deben estar vendiendo entre un 40% o 50% de lo normal. Los casos más complicados están en el turismo. Los que estaban peleándola por sobrevivir, esto que pasó los dejó en la lona y les mató todos los proyectos".

Así de crudo es el relato de José Luis Merino, dueño de Ciudad Vieja, una sandwichería ubicada en la esquina de Constitución con Dardignac en pleno barrio Bellavista de la comuna de Providencia, y que desde el 18 de octubre se convirtió en uno de los puntos neurálgicos de las manifestaciones por demandas sociales. Hoy cuenta que el local lo mantiene abierto solo con un turno. El empresario gastronómico relata que en los meses de octubre y noviembre "era un peligro diario. No sabíamos cómo se iba a ir la gente ni tampoco hasta qué hora se iba a poder trabajar. Tuve que pedir crédito por todos lados. Esto hasta junio o julio no va a cambiar y para tener flujo activamos promociones y achicamos la carta".

En su gran mayoría los locales echaron mano al ingenio para seguir operando. Las medidas para enfrentar el 2020, partiendo por la caída en la afluencia de clientes, han sido variadas, pero por lo general van desde ajustes en su dotación a innovaciones en sus platos.

A fines del año pasado en Ciudad Vieja celebraron los 10 años, pero no hubo ánimos de festejos. Se trata del segundo local de Merino -también es dueño del bar Mamboleta de barrio Lastarria- y a su parecer Bellavista es "una joya", "en ninguna parte del planeta tienes tan cerca el barrio universitario, teatros, parques y un zoológico en el corazón de la ciudad". 

El francés Jérôme Reynes es otro de los empresarios gastronómicos de Barrio Bellavista y Lastarria que se ha visto afectado con el estallido social y la baja afluencia de público en sus locales. Es dueño del holding que considera los bares Chipe Libre (pisco), Bocanáriz (vino), Uncle Fletch (hamburguesas) y Castillo Forestal.

"Este ha sido un periodo complicado y tenemos la suerte de no tener locales destruidos como otros. Son empresas bastante sanas, porque ya han pagado sus créditos. Hay gente que se ha visto más afectada que nosotros. Tuvimos que ajustar el número de garzones y cuando tenemos riesgos, cerramos", explicó Leon Reynes, hijo de Jérôme, y quien lidera la operación de los restaurantes.

Frente a la adversidad del contexto por las manifestaciones, este último en su cuenta personal de Instagram @reynesjerome destacó el ingenio del Castillo Forestal ubicado en la esquina norponiente del Parque Forestal, frente al Museo Nacional de Bellas Artes.

"Nuestro querido @castilloforestal se ha visto afectado pero no se ha quedado brazos cruzados. Nuestro gran equipo de cocina creó toda una línea de platos congelados @petitparis_cl para llevar o para pedir en tu casa. ¡Si no puedes llegar iremos por ti! #delivery #castilloforestal", acotó el ex dueño de la panadería Le Fournil.

"Estamos todos asustados por marzo"

"Si vas Patio Bellavista, verás que cuatro locales han cerrado. Al 15 de diciembre, 17 locales habían cerrado en Barrio Bellavista. Nosotros hemos perdido muchísimo, pero tenemos afortunadamente empresas muy sanas y hemos sabido no morir. Sabemos que marzo será complicado y el cronograma de las marchas se viene bastante intenso", remató León Reynes. Por lo mismo, dijo que ya han comenzado las coordinaciones con el personal para flexibilizar horarios y algunos de sus trabajadores llegan a sus locales en bicicleta.

Desde Patio Bellavista explicaron que dos locales han decidido bajar la cortina a raíz de las manifestaciones del estallido social: Barrica 94 y Puerto Bellavista.

José Tomás Infante, socio de Cervecería Kross, firma que cuenta con un bar en calle Dardignac, explicó que "el impacto ha sido brutal, porque uno ve que hay locales que están cerrando temporalmente. En octubre nos bajó la venta un 50% con respecto al año anterior y en diciembre comenzamos a recuperar, aunque seguimos un 40% más abajo".

"Estamos todos asustados por marzo, porque pensamos que será catastrófico, lamentablemente. En marzo muchos locales que están muy complicados, creo que van a morir. Afortunadamente la marca trae gente, pero todos estamos sufriendo", acotó Infante.

A modo de ejemplo, si un local de Kross Bar anteriormente contaba con 40 trabajadores, hoy son 30. "Lamentablemente tuvimos que sacar gente, porque habían caído mucho las ventas", remató.

Comenta