Diego Schalper, secretario general de RN: “Hay una renuncia al tono refundacional que ha motivado al Frente Amplio y al PC”

El diputado plantea que el futuro gabinete del presidente electo "es un gobierno más cercano a Michelle Bachelet que a Daniel Jadue". Sostiene que como ministra del Interior, Izkia Siches, deberá revertir algunas declaraciones controvertidas relativas a la violencia en la Araucanía. Y sobre el nuevo Segpres advierte: "Giorgio Jackson deberá reivindicar algunas actuaciones que ha tenido como parlamentario".




Aunque se encuentra con Covid-19, el secretario general de RN, Diego Schalper, siguió de cerca el anuncio del futuro gabinete que hizo el mandatario electo, Gabriel Boric. El diputado, si bien tiene una buena opinión en general del nuevo equipo ministerial, advierte que algunos de los futuros secretarios de Estado tendrán que revertir algunas de sus declaraciones, por ejemplo, la futura titular del Interior, Izkia Siches.

El parlamentario, además, sostiene que el nuevo gabinete da cuenta de un cambio de ciclo y que “hay una intencionalidad de Boric de dar un carácter de continuidad y eso no tiene nada que ver con lo que ha sido el discurso del Frente Amplio y del PC que han sido críticos de los últimos 30 años”.

¿Cuáles son sus primeras impresiones del futuro gabinete?

Es un gabinete joven, lo que es una buena noticia porque habla de un cambio de ciclo en Chile que es cada vez más evidente. Me parece buena la alta presencia de mujeres, de las regiones, hay una apuesta correcta. Ahora, las grandes interrogantes que surgen es primero: si van a tener la capacidad de materializar las altas expectativas que han generado porque una buena foto no significa que vaya a ser buena la película. Ahí hay una responsabilidad tremendamente grande de cumplir con las expectativas que se han generado porque, salvo Mario Marcel, hay mucho desconocimiento de los nuevos ministros de cómo funciona el Estado y la complejidad que tiene. Lo segundo, me parece que este es un gobierno más cercano a Michelle Bachelet que a Daniel Jadue, un gobierno de independientes de izquierda.

¿Y eso de qué cree que da cuenta?

Me parece que con el gabinete hay una renuncia de Gabriel Boric al diagnóstico de que la izquierda extrema ha tenido de un tiempo a esta parte, muy crítico de lo que ha sido este último tiempo, de los últimos 30 años. Por lo tanto, me parece hay una renuncia al tono refundacional que ha motivado al Frente Amplio y al PC. Cuando insiste en su discurso que la historia no parte con ellos, le reconoce la política de vacunación a Piñera, hace un reconocimiento expreso a Michelle Bachelet, hay una intencionalidad de Boric de dar un carácter de continuidad y eso no tiene nada que ver con lo que ha sido el discurso del Frente Amplio y del PC que han sido críticos de los últimos 30 años.

¿Cree que con este gabinete y con el tono de Boric se entregan señales de moderación?

No creo que sea de moderación, creo que hay ministros moderados como Mario Marcel o el ministro de Vivienda, Carlos Montes, pero también me parece que hay ministros bastantes extremos como la ministra del Trabajo y el de Economía. Entonces, la pregunta es ¿dónde va a estar el eje del poder? Y eso solo vamos a saber durante el ejercicio. Al final una de las cosas que uno le escucha mucho a la gente del FA era una especie de satanización de los técnicos, que no tenían destreza. Pero la verdad es que, como ellos se han dado cuenta que tienen la responsabilidad de materializar los diagnósticos críticos y discursos más líricos, han tenido que apelar a gente como Juan Carlos Muñoz en Transportes que es un técnico, a Juan Carlos García en Obras Públicas, a la doctora Yarza, personas que son de expertis técnica. Llama la atención eso sí las designaciones en Economía y en Agricultura. Ahí yo creo que eso respondió más a compromisos políticos que expertis técnica. Pero en general, es un gabinete que las notas que habían marcado el discurso del FA, que era una crítica dura a la transición y a la técnica, se deja un poco atrás. Se construye un gobierno más parecido a Michelle Bachelet que a Daniel Jadue.

¿Cree que la hegemonía del PC queda en entredicho con este gabinete?

Lamento mucho el ninguneo que hace el presidente del PC (Guillermo Tellier) al nuevo ministro de Hacienda. Cuando dice que no conoce a Mario Marcel en el fondo lo que está diciendo es que no está conforme con la designación. Al final la gran pregunta que se van a hacer los chilenos es dónde va a estar el eje del poder: en La Moneda o fuera de La Moneda; y, segundo, si el poder estará en el eje Montes-Marcel, por poner un ejemplo de moderación, o va a estar en figuras más extremas como la ministra de la Mujer o la ministra del Trabajo que son personas ideológicamente más de izquierdas.

¿Pero el PC queda en entredicho o no?

Es una interrogante abierta. Porque Camila Vallejo es una versión más moderna y no muchas veces en consistencia con lo que ha sido los varones del PC: Lautaro Carmona, Tellier, Jadue. Tiene una mirada distinta, eso es bueno, y habrá que ver cómo se desarrolla para el futuro. Boric se da cuenta que en el escenario actual solo se puede gobernar el país si se renuncia a la visión que ha tenido el FA y el PC en el último tiempo, es decir, han tenido que recurrir a la centroizquierda para poder gobernar.

“Siches tiene que revertir con urgencia algunas malas declaraciones”

Una de las grandes inquietudes que había era quién sería el ministro de Hacienda y Marcel, de alguna manera, entrega cierta tranquilidad. ¿Comparte ese diagnóstico?

Mario Marcel evidentemente da tranquilidad. Quiero creer que ha puesto condiciones para asumir porque, en un gabinete económico acompañado por Nicolás Grau y por la ministra Jara, que son dos visiones muy de izquierda, queda muy en contraposición. Si Marcel representa la moderación, Grau representa la inexperiencia y Jara una mirada muy radical. Habrá que ver cuánto poder real tendrá Marcel, no hay que olvidar que hasta hace poco las bancadas del FA y el PC lo maltrataban en la Comisión de Hacienda cuando se discutía sobre los retiros previsionales.

Otra de las carteras que preocupaba era la del Interior donde asumirá por primera vez una mujer, Izkia Siches. A algunos en el sector les inquieta que no tenga experiencia en materias de seguridad debido a que proviene del mundo de la salud.

Tengo una buena opinión de ella, tiene mucho potencial, pero Izkia Siches tiene que revertir con urgencia algunas malas declaraciones, por ejemplo, cuando dijo que iba a conversar con la CAM o cuando dijo que jamás llamaría a aplacar una protesta. ¿Ese ´jamás´ incluye también cuando esa protesta es violenta? Entonces, tiene que en el corto plazo adoptar ciertas definiciones que la pongan en una posición de mayor empatía y certidumbre en orden pública.

Ustedes se van a tener que relacionar en el Congreso con Giorgio Jackson, como ministro de la Segpres. En Chile Vamos -en privado- transmiten que él “no da garantías de cumplir su palabra”. ¿Comparte eso?

Creo que él va a tener que captar que su gobierno es minoría en el Senado y en la Cámara de Diputados, incluso, con el apoyo de la centroizquierda. Quiero creer que la centroizquierda no le ha comprometido sus votos a Boric sin estar en el eje del poder, sin tener presencia en el comité político. Giorgio Jackson deberá reivindicar algunas actuaciones que ha tenido como parlamentario, por ejemplo, en la negociación del pacto fiscal que fue un tema bien importante, que nos habría gustado que llevase a puerto lo que se discutió en esa negociación porque lo más importante para un ministro Segpres es que sea capaz de materializar lo que va construyendo en las negociaciones y, en esta oportunidad, le faltó fuerza para llevar a puerto su negociación.

¿No cumplió su palabra?

Más que no cumplir su palabra, se trata de que cuando compromete cosas, tiene el deber político de lograr los respaldos para esas cosas que uno compromete.

¿Y cuál es la opinión que tiene de él?

Tengo una buena opinión, me parece que es una persona competente, seria.

¿Qué le parece el resto del gabinete?

Respecto a Maya Fernández, bueno, la conozco bien, tengo una buena opinión de ella y estoy seguro que sabrá poner su historia personal al servicio de la reconciliación nacional. Y, sobre la futura ministra de Deportes, Alexandra Benado, ya hay una polémica en Twitter porque dicen que hacía maltrato laboral en un cargo anterior, espero que el gobierno del presidente Boric tenga tolerancia cero y si se comprueba que han habido estos maltratos, me parece que su permanencia en el gobierno se hace insostenible.

¿Esperan reunirse con este futuro gabinete, al menos con el comité político?

Lo planteo al revés: un gobierno que es minoría no sería entendible que no genere instancias de diálogo con aquellos que tenemos hoy día, al menos la mitad, de los espacios del Congreso. Entonces, esperaría que los nuevos ministros generen los espacios necesarios para el diálogo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.