¿Dónde está Ossandón? Cómo la ausencia del senador RN le infligió (de nuevo) una derrota al gobierno

Ossandón

Nadie lo pudo ubicar. Justo cuando ayer se votaba el nombramiento del juez Raúl Mera para llegar ser ministro de la Corte Suprema, el senador no se conectó a la votación, y provocó que la elección se cayera por un voto: el suyo. Más tarde tampoco participó en la votación del proyecto de medidas tributarias para la reactivación económica, incluido en el acuerdo al que se había llegado en junio, y que terminó rechazándose. Sin embargo, ahí el voto clave fue el senador de RN, Juan Castro, quien no se alineó con su sector y rechazó la iniciativa.




Lo llamaron a su celular. No contestó. A su casa, tampoco. Se comunicaron con sus asesores e incluso con su hermana, la diputada Ximena Ossandón (RN), y nada. A eso de las 16 horas de ayer, parlamentarios de Chile Vamos y autoridades de gobierno se miraban entre sí y se hacían la misma pregunta: “¿Dónde está (Manuel José) Ossandón?”.

La de ayer, no era una sesión cualquiera. Los senadores y senadoras tuvieron que pronunciarse por dos proyectos claves para el gobierno: el nombramiento de Raúl Mera para integrar la Corte Suprema y el proyecto de medidas tributarias para beneficiar a las Pymes en el contexto de la pandemia, que era parte del acuerdo económico alcanzado con la oposición a mediados de junio.

A pesar de los intentos oficialistas para “ganar tiempo” y ver si “aparecía” el exalcalde de Puente Alto, Ossandón no se conectó a la sesión, no votó y el Ejecutivo volvió a enfrentar una derrota en el Congreso: la carta del gobierno para reemplazar al jubilado ministro Hugo Dolmestch, fracasó por solo un voto.

Fuentes oficialistas señalan que el ministro Segpres, Cristián Monckeberg, y el ministro de Justicia, Hernán Larraín, se intentaron comunicar con él pero sin éxito. No le contestó a nadie, cuentan en su sector, ni siquiera a algunos de sus asesores. Hoy el ministro Larraín expresó en Twitter su desilusión por el fracaso de ayer.

Hasta hoy en la mañana, en el entorno de Ossandón hablaban en privado de que “una fuerte jaqueca” le impidió ser parte de la votación ayer. Ante las expectativas, el senador por Santiago Oriente envió una declaración a los medios de comunicación acusando problemas de salud debido a “secuelas del coronavirus”, enfermedad que padeció hace un mes y que provocó que tuviera que ser internado en una clínica.

“Lamentablemente ayer en la tarde me sentí muy mal. Al parecer las secuelas del coronavirus me pasaron la cuenta y no pude concurrir a la votación. Entiendo las repercusiones que ello tuvo, pero el malestar que tenía fue superior y en este momento debo extremar el cuidado de mi salud”, señaló Ossandón.

Antes de que el senador RN enviara esa declaración, algunos en Chile Vamos especularon en privado que su ausencia se debía a la decisión que la Fiscalía de formalizar a Ossandón en el caso en el que está acusado de tráfico de influencias por el alcalde de Pirque y primo suyo, Cristián Balmaceda. Tema por el cual el exedil de Puente Alto suspendió su militancia en RN.

“Soy absolutamente inocente y así lo demostraré”: La carta con que Ossandón pidió a RN que suspendan su militancia tras formalización

“Nadie sabe qué pasó con el senador Ossandón. No contestó ningún llamado en ningún teléfono, a nadie. Lo llamaron ministros, senadores, parientes y su secretaria, durante toda la tarde. Ahora se acaba de comunicar informando que tuvo un grave problema de salud que le impedía contestar llamadas y que, por lo mismo, no tuvo ninguna posibilidad de avisar”, comentó el jefe de bancada de los senadores de RN, Rodrigo Galilea (RN).

El presidente de RN, Rafael Prohens, comentó que hoy pudo hablar con Ossandón y le justificó su ausencia de ayer. “Me comentó que durante la tarde de ayer tuvo una sensación de malestar, asistió al médico constatando una delicada alza de presión, por lo que le recomendaron reposo absoluto y medicamentos. Esperamos su pronta recuperación y su participación en las próximas votaciones, que sin duda serán fundamental para avanzar en la agenda legislativa”, dijo.

Por su parte, en la UDI hoy criticaron a Ossandón debido a su ausencia y las consecuencias que conllevó. “A mí me parece francamente impresentable. No hay ninguna justificación, aunque le haya dolido la cabeza. Muchas veces nosotros hemos estado con dolor de cabeza, han venido para votaciones importantes personas que incluso estaban enfermas. Y ahora, más aún cuando tú lo puedes hacer desde tu casa, de manera telemática, me parece que no hay ninguna razón que justifique que no haya votado ayer en un tema tan importante como la nominación de un ministro de la Corte”, señaló la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe.

En el oficialismo dicen que la ausencia de Ossandón en la votación del juez Mera provocó molestia en la oposición, sector que había asegurado con anticipación los respaldos suficientes para aprobar su nominación para la Suprema, pese a los reparos que había entre algunos legisladores a ese nombre. En Chile Vamos agregan que eso habría influido también en el rechazo posterior a las medidas de reactivación.

La otra derrota

La ausencia de Ossandón no es un evento aislado. Han sido varios los episodios en las últimas semanas que han dejado en evidencia una especie de “ingobernabilidad” de Chile Vamos en el Congreso, dada la dificultad del gobierno para ordenar a sus filas en torno a su propia agenda. Esto, pese a la “nueva etapa” que el Presidente Piñera buscó inaugurar con la renovación de parte de su comité político hace poco menos de dos semanas, tras la crisis oficialista que desató la aprobación del retiro del 10%.

Por ejemplo, ayer el senador Juan Castro (RN) se sumó a los 23 rechazos de la centroizquierda para forzar que se fuera a una comisión mixta el proyecto de ley que impulsa el Ejecutivo que busca establecer medidas tributarias para la reactivación económica. Su voto fue clave, pues aunque el ausente Ossandón hubiera respaldado la iniciativa, ésta igual se habría rechazado por no tener los votos suficientes. El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, acusó a quienes votaron en contra de no respetar la palabra empeñada, dado que la iniciativa se enmarca dentro del Plan de Emergencia que consensuó el oficialismo con el PS, la DC y el PPD a mediados de junio.

“Todos los beneficios que el gobierno quiere entregar con este proyecto no tienen nada que ver con las Pymes. Argumenté ayer sobre esto pero como son proyectos de iniciativa del Ejecutivo, uno no puede ingresar indicaciones. Es el gobierno quien debe entender a quién le debe llegar este beneficio. El ministro (de la Segpres, Cristián) Monckeberg no me ha llamado porque él sabe que está en deuda conmigo desde que fue ministro de Vivienda”, señaló el senador Castro, sin entregar detalles sobre a qué se refería en este último punto. “Si a mí me llamaran los ministros para conversar sobre las Pymes yo les podría dar un par de ideas buenas, pero no llamaron”, agregó.

Lo mismo se vio el martes de esta semana cuando, pese a que el gobierno desistió de presentar una enmienda que permita la retención del 10% a los deudores de pensión alimenticia aunque no soliciten los recursos, senadores de su propia coalición como Carmen Gloria Aravena (independiente-RN) y David Sandoval (UDI) se sumaron a la centroizquierda para impulsar una disposición con el mismo objetivo. Los argumentos de La Moneda para no avanzar en esa línea apuntaron a la eventual inconstitucionalidad de una medida de esa naturaleza.

A esto se suma, que tanto Ossandón como Castro fueron dos de los senadores oficialistas que apoyaron, antes de que llegara a la Cámara Alta, el proyecto que permitió el retiro de fondos de pensiones durante la pandemia y que derivó en una profunda crisis política en el sector.

“Hay que ver qué es lo que está pasando. RN tiene que buscar una forma para ordenar a sus parlamentarios y también tenemos que ver cómo en Chile Vamos podemos actuar con una posición común y en conjunto”, comentó el recién asumido senador y exministro Segpres, Claudio Alvarado (UDI).

Comenta