Efecto Meloni: el mapa de las mujeres al mando de Europa

La primera ministra británica, Liz Truss, durante una reunión bilateral con el Presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, durante la 77° Asamblea General de la ONU en Nueva York. Foto: Reuters

La líder de Hermanos de Italia, la más probable nueva primera ministra de Italia, llega a unirse al creciente grupo de mujeres en posiciones políticas de jefatura de gobierno o Estado en el Viejo Continente.


Cuando Margaret Thatcher llegó a lo más alto de la política británica e internacional como primera ministra de Reino Unido, en 1979, el suceso era extraño. No eran muchas las mujeres que accedían a puestos de tal relevancia, mucho menos a uno de los países más importantes de Europa, tanto económica como políticamente hablando. Sin embargo, ahí estaba la Dama de Hierro. No fue la primera mujer en el mundo en liderar un país, pero sentó un importante precedente.

Para el siglo XXI, la situación mejoró en cantidad. Faltaba mucho para acercarse a los estándares ideales que ONU Mujeres quisiera llegar, pero nombres como Angela Merkel en Alemania, Erna Solberg de Noruega y Theresa May en Reino Unido demostraban un punto: Merkel estuvo 16 años a la cabeza de la mayor economía de Europa, mientras que Solberg lo hizo por ocho. May, si bien se mantuvo tres años como primera ministra, tuvo que gestionar el Brexit, uno de los mayores hitos político-económicos de los últimos años en la región.

Este domingo, con el triunfo del partido Hermanos de Italia en las elecciones legislativas de Italia, que deja a su líder Giorgia Meloni, de 45 años, como la más probable nueva primera ministra de ese país, se sella no uno, sino dos arribos femeninos a jefaturas de gobierno en el mismo mes. A comienzos de septiembre, Liz Truss hacía lo propio en Reino Unido, siguiendo los pasos de Thatcher, como la propia nueva primera ministra conservadora lo destacó en entrevistas. Así, Reino Unido e Italia, dos de las economías más grande de Europa, estarán lideradas por una mujer, pasando a integrar las 18 naciones que comparten dicha característica.

La líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni. Foto: Reuters

Actualmente, y según el listado oficial de países reconocidos por la Organización de Naciones Unidas, existen 44 Estados soberanos o naciones en Europa.. De todas ellas, 18 son regidas por mujeres, si bien, en algunos casos, son varias las que componen el Ejecutivo.

Aunque en algunos de los ejemplos a continuación el cargo es simbólico, ya que existen numerosos países en donde el rol del presidente -o presidenta, en este caso- cumple un rol ceremonial según su Constitución o el ordenamiento gubernamental que los rige, también son parte del ecosistema político nacional.

En primer lugar está la recientemente electa primera ministra británica Liz Truss. Ganándole el liderazgo del Partido Conservador a Rishi Sunak tras la renuncia de Boris Johnson en julio de este año, Truss se convirtió en la tercera primera ministra mujer. Detalle no menor al respecto es que tanto la fallecida Thatcher como May y Truss responden al mismo partido.

Finlandia, junto a la socialdemócrata Sanna Marin, también forma parte del grupo. Con 34 años al momento de asumir, en diciembre de 2019, se convirtió en la primera ministra en funciones más joven del mundo. Marin ha sido la tercera mujer primer ministro de Finlandia, quien semanas atrás hizo noticia tras la difusión de un video en el que disfrutaba de una fiesta junto a amigas.

En el tercer lugar de izquierda a derecha, Sanna Marin, primera ministra de Finlandia, junto a tres de sus ministras. Foto: AFP

Otra socialdemócrata primera ministra es Mette Frederiksen, de Dinamarca. Al igual que Marin, fue la más joven en asumir el cargo en junio de 2019, momento en el que tenía 41 años. El precedente directo fue Helle Thorning-Schmidt, danesa socialdemócrata que lideró al país entre 2011 y 2015.

Francia, uno de los países importantes de la Unión Europea, también cuenta con una líder. Élisabeth Borne, ingeniera civil de 61 años, ocupa el puesto de primera ministra del gobierno del Presidente Emmanuel Macron desde mayo de 2022. Previamente, fue ministra de Transporte (2017-2019), de Ecología (2019-2020) y luego de Trabajo, Empleo e Integración (2020-2022). Es la segunda mujer en ocupar el cargo, luego de que a principio de los 90 la socialista Édith Cresson hiciera lo propio por menos de un año.

Ligada a la centroderecha, la primera ministra Ingrida Šimonytė fue elegida para regir a Lituania en noviembre de 2020. Anteriormente, se desempeñó como ministra de Finanzas en un país con un pasado de mujeres en el poder, considerando que Dalia Grybauskaitė fue presidenta de la nación por una década, entre 2009 y 2019.

Pese a que Suecia tiene una política de igualdad de género, nunca tuvo una mujer primera ministra hasta Magdalena Andersson, socialdemócrata que asumió en el puesto político más importante del país en noviembre de 2021. La economista fue ministra de Finanzas durante siete años.

La primera ministra sueca, Magdalena Andersson. Foto: Reuters

Por último, está la reciente ganadora indiscutida de las elecciones italianas, Giorgia Meloni. A fines de octubre o comienzos de noviembre muy posiblemente asumiría la dirección del país europeo junto con una coalición conservadora, tras las elecciones anticipadas de este mes.

Pasando a las presidentas con poder político, en primer lugar está Eslovaquia, donde la abogada liberal y activista anticorrupción, Zuzana Čaputová, llegó al poder en junio de 2019 a los 48 años, siendo la primera mujer eslovaca en acceder al puesto. Si bien el cargo de presidente tiene menos poder que el del primer ministro en dicho país, Čaputová también tiene las atribuciones para vetar leyes y nombrar jueces superiores.

Ya con un papel más ceremonial, la presidenta de Hungría, electa en mayo de 2022, Katalin Novák; la de Grecia, la abogada Katerina Sakellaropoulou quien asumió en marzo de 2020 y ya había abierto caminos al ser la primera en presidenta del Consejo de Estado del país en 2018; y la de Estonia, la exauditora de la Unión Europea (UE) y primera mujer en llegar a la presidencia en octubre de 2016, Kersti Kaljulaid, completan la lista. Kaljulaid dejó el cargo en octubre de 2021.

Otros mujeres destacadas en posiciones de poder son Salomé Zurabishvili, quien es la presidenta de Georgia; Vjosa Osmani de Kosovo; y Maia Sandu de Moldovia. Punto aparte para este último país, donde no solo la presidencia está en manos de una mujer, sino que, en un raro caso a nivel mundial, otra mujer comparte el puesto de primera ministra, con Natalia Gavrilițaa la cabeza. En este mismo cargo, Ana Brnabić lo hace en Serbia y Nicola Sturgeon en Escocia.

La presidenta de Moldavia, Maia Sandu, durante una conferencia de prensa en junio de 2022. Foto: Reuters

La mención especial se la lleva Suiza debido a su composición gubernamental. El rol de Jefe de Estado lo compone el Consejo Federal, órgano que cuenta con siete miembros elegidos por períodos de cuatro años. En dicho órgano, tres mujeres aparecen como titulares actuales: Simonetta Sommaruga, Karin Keller-Sutter y Viola Amherd.

Si bien el avance en cuanto a la participación femenina en política ha demostrado un avance sustancial, especialmente en Europa, para ONU Mujeres aún queda mucho por hacer. Según una proyección basándose en las mandatarias y líderes nacionales que ocupaban cargos de poder en todo el mundo (hasta el 19 de septiembre de 2022), “al ritmo actual, la igualdad de género en los más altos cargos de poder no se alcanzará hasta dentro de 130 años”, detallan.

A nivel parlamentario, ”el 26% de todos los parlamentarios nacionales son mujeres, frente al 11% en 1995″. En la Unión Europea y para 2020, el porcentaje en los Parlamentos del conglomerado llegaba al 33%, en comparación al 21% alcanzado en 2004. Estas últimas cifras demuestran que avances existen, pero aún se está lejos de la anhelada paridad política a nivel global que el organismo internacional busca lograr.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.