El regreso de Camilo Escalona: “Al revés de lo que algunos creen, la experiencia es muy valiosa en estos momentos”

Camilo Escalona: “He recibido llamados de todo Chile para que postule a la presidencia del PS. Me echan de menos, dicen que hago falta”. Mario Tellez/La Tercera

Tras 12 años, el histórico dirigente socialista quiere volver a presidir al Partido Socialista y a estar en la primera línea de la política. “Hay una generación sub 40, que es el corazón y la columna vertebral del gobierno de Boric, y necesita que las otras generaciones también aporten, que no se resten, que se sumen. Y eso es lo que quiero hacer, aportar con mi experiencia”, señala.




Con un tono que denota entre felicidad y presunción, Camilo Escalona (66) cuenta que el fin de semana pasado estuvo haciendo campaña en Curicó, Chillán, Concepción, Chicuayante, Hualpén, Penco, Lota, Los Álamos y Los Ángeles. Y este sábado y domingo estará en Los Vilos, La Serena y Coquimbo. “Me he encontrado con personas a las que no veía hace muchos años y que me han recibido muy calurosamente”, cuenta.

Para una persona que lleva la política en las venas imagino que debe ser difícil estar estos últimos años de espectador.

No, porque siempre he estado dentro de la política, yo no me retiré ni renuncié, pero el quedar fuera del Parlamento naturalmente me puso en un plano diferente. El observar la política desde afuera, pero viviéndola intensamente, lo aprendí en la clandestinidad, del año ’82 al ‘88. Ahora, la situación que se produjo con el estallido social y la pandemia disminuyó demasiado la actividad partidaria y el contacto con la gente.

¿Le picaban las manos por volver?

No me picaban las manos, pero he recibido opiniones, llamados, e incluso interpelaciones de todo Chile, para que postule a la presidencia del PS. Me echan de menos, dicen que hago falta. Postulo a la presidencia, pero he tratado, eso sí, de no tener mucho protagonismo (en esta campaña), porque la competencia descontrolada que hubo en la anterior elección (entre Álvaro Elizalde y Maya Fernández) le hizo mucho daño al partido.

¿Le duele cuando algunos dicen, incluso en su propio partido, que usted es un rostro antiguo, un político del pasado?

Ya no me dicen eso. Ese fue un momento ingrato, pero que ya pasó. Creo que en estos momentos la experiencia vale mucho, porque hay una generación sub 40, que es el corazón y la columna vertebral del gobierno, y necesita que las otras generaciones también aporten, que no se resten, que se sumen. Y eso es lo que quiero hacer, aportar con mi experiencia. Al revés de lo que algunos creen, estoy convencido que la experiencia es muy valiosa en estos momentos.

Pero se habla de un acuerdo entre las distintas fuerzas del PS para que el senador Alfonso De Urresti sea el próximo presidente del PS.

En la lista (al comité central) en la que ambos participamos no existe ningún acuerdo de ese tipo.

“Sin el patrimonio histórico del PS, la tarea de las reformas estructurales del gobierno no va a ser posible”

Para usted, ¿qué se juega el PS en este período?

La conducción política. La tarea fundamental hoy del PS es opinar, orientar y hacer valer su experiencia para darle viabilidad a las reformas planteadas por el Presidente Boric. Lo complejo es que el partido está viviendo una situación bien delicada. Es cierto, tenemos una presencia significativa en la Convención Constitucional y en ambas cámaras del Congreso, pero no podemos pasar por alto que en la última elección parlamentaria (2021) nuestro porcentaje haya caído al 5,4% del electorado. A mí me duele el alma la disminución del poderío del socialismo chileno, porque estoy convencido que sin un PS fuerte no hay entendimientos de los demócratas chilenos. Si el PS es muy débil, es muy pequeño, no está en condiciones de convocar y de reunir un bloque democrático lo suficientemente ancho como para llevar adelante las reformas que hoy se necesitan.

A esa baja electoral, se suma un gran éxodo de destacados dirigentes socialistas y que han arrastrado a muchos militantes. ¿Si es presidente le gustaría reencantarlos, impulsar una nueva unificación socialista?

Todo ellos son grandes, saben porqué se fueron y los que quieran volver tienen las puertas abiertas. Se ha instalado un mal hábito de exdirigentes que se van, están hoy en partidos o movimientos nuevos, y siguen haciendo política desde y hacia el PS. No se asumen como lo que son ahora, firman sus columnas como exsocialistas y opinan como si estuvieran adentro de la colectividad. El año ‘89 la reunificación que impulsó (Clodomiro) Almeida fue fundamental, hoy la tarea fundamental es contribuir a la conducción del proceso de reformas. En eso yo no tengo confusión ninguna.

Está a la vista que gran parte del apoyo electoral perdido se lo llevó el Frente Amplio. ¿Eso se puede revertir en un corto plazo?

El Frente Amplio tuvo un crecimiento excepcional en la última década, pero la tarea de gobernar lo pone a prueba y ahí se demuestra que el patrimonio que tiene el Partido Socialista es irremplazable, es fundamental. Sin el patrimonio histórico del Partido Socialista la tarea de las reformas estructurales no va a ser posible. Ese es mi convencimiento. Hay que defender la posición socialista, porque tenemos una historia que nadie más tiene y que no se puede perder.

Usted no es cercano al Presidente Gabriel Boric, ¿cree que eso pueda ser un factor en las próximas elecciones?

Yo no me siento ni más cercano ni más lejano al Presidente Boric que otros compañeros. Me siento en perfectas condiciones de colaborar con la tarea del Presidente.

“El Frente Amplio tuvo un crecimiento excepcional, pero la tarea de gobernar hoy lo pone a prueba”, afirma Escalona, quien busca presidir el Partido Socialista. Mario Tellez/La Tercera

“Al gobierno le falta firmeza”

¿Cómo ha visto el arranque del gobierno?

Ha tenidos muchos tropiezos que se podían haber evitado, mucho error no forzado. En política y en los gobiernos hay que prevenir, hay que estar más concentrado en el desafío planteado. Se necesita más firmeza, más firmeza en el tema de la seguridad interior (reitera alzando la voz). Más firmeza frente al paro de los camioneros y los desbordes de violencia vistos esta semana en las calles. Hay una ausencia del Estado muy grande, especialmente en el mundo popular, donde la gente no puede seguir conviviendo con el narcotráfico y la delincuencia desatada, mientras las fuerzas materiales del Estado son observantes de los hechos delictuales y no actúan.

(Escalona hace una pausa y continúa) La gente en las poblaciones sabe que si se aventura a salir a determinada hora están corriendo un grave riesgo. O sea, la inseguridad está afectando gravemente el ejercicio de las libertades de las personas. El gobierno tiene que exigir más a las policías, tanto a la civil como a la uniformada.

Pero ni éste ni el gobierno anterior han podido encontrar las herramientas o las fórmulas para controlar la delincuencia.

¡Pero si para eso tenemos policías! El Estado gasta una enorme cantidad de recursos en sus policías y tiene la obligación de proteger a la gente. Es una tarea esencial.

Pero cuando las policías han actuado con más firmeza, como usted dice, muchos políticos de izquierda han denunciado represión.

No, la lucha contra el narcotráfico en las poblaciones nadie la confunde con represión. Al contrario. Si usted se refiere al gobierno de Piñera, ellos estaban más interesado en reprimir a los que protestaban y no a los delincuentes.

A su juicio, ¿cuál es la principal debilidad del gobierno mostrada en estas primeras seis semanas, ?

(Piensa algunos segundos) Llevar a cabo iniciativas sin prepararlas con el tiempo que se necesita, como por ejemplo, la visita que intentó hacer la ministra del Interior (Izkia Siches) a Temucuicui. Eso no se podía hacer entre el viernes en ella asumió y el lunes que fue su primer día de trabajo. Los errores no forzados se producen por precipitación y ansiedad.

Si usted fuera Gabriel Boric, ¿buscaría incluir a la DC en el gabinete?

Yo tengo una fórmula intermedia, porque la DC tiene una discusión interna al respecto y no me gustaría opinar, pero sí hay figuras de la Democracia Cristiana que pueden entrar en tareas de gobierno. En su momento se habló del economista Roberto Zalher, en el tema diplomático está el excanciller (Mariano) Fernández, en el tema laboral la exministra (Alejandra) Krauss, por nombrar a algunas personas que pueden entregar un aporte valioso al éxito del gobierno, sin forzar a la DC a tomar una decisión.

“No creo que el reemplazo del Senado sea una razón para mantener la Constitución del 80″

¿Cómo ve el proceso constituyente?

Con esperanza. Y el Colectivo Socialista está ayudado mucho. Yo soy de los que aplaude el trabajo de los constituyentes socialistas.

Los han tildado de “traidores” por moderar algunas iniciativas aprobadas previamente en las comisiones.

Hay gente obtusa, que no comprende nada en todas partes.

A muchos en su sector se les ha ido acabado la esperanza…

Hay turbulencias, naturalmente, pero a ratos es más ruido que nada. En la carta que firmaron esta semana más de 500 abogados en apoyo a la nueva Constitución se dan los argumentos para deshacer muchos de los rumores que desfiguran hoy el esfuerzo de la Convención... No me explicó la conducta de algunos que quieren volver al 11 de septiembre después de almuerzo, cuando no teníamos institucionalidad democrática y dejar al país en cero. No, ayudemos, colaboremos a que la Convención pueda sacar adelante su tarea.

Varias voces han advertido que la composición de la Convención, con una alta mayoría de izquierda y una derecha muy disminuida, no representa al país.

Los mismos que ahora reclaman por el contenido de la Convención son los que votaron porque hubiera lista de independientes que sobre representó a los sectores más voluntaristas. La forma de elección de la Convención tuvo la legitimidad de ser aprobada por el Congreso Nacional con un quorum superior a los dos tercios y con la firma del expresidente Sebastián Piñera.

¿Qué le parece el fin del Senado?

Son temas opinables, debatibles… Salvador Allende también postulaba a un Congreso unicameral. No creo que el reemplazo del Senado por una Cámara de las Regiones sea una razón para mantener a Chile con la Constitución del ‘80, que en el plebiscito los chilenos desaprobaron con casi un 80%.

Ya se comienza a hablar informalmente en los partidos de un plan B en la eventualidad que gane el rechazo en el plebiscito de sañlida.

Ponerse a especular en política siempre ha sido negativo. El Partido Socialista está comprometido con respaldar una nueva Constitución.

Camilo Escalona: "Soy de los que aplaude el trabajo del colectivo socialista".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.