Fanático de CR7, bendecido por Maradona y rebelde de la FIFA: la historia de sacrificio de Mbappé, el francés que deleita al mundo en Qatar

El niño Kylian Mbappé, realizando la misma pose con que festejó su doblete ante Polonia, y Cristiano Ronaldo.

El niño Kylian Mbappé, realizando la misma pose con que festejó su doblete ante Polonia, y Cristiano Ronaldo.

Nacido y criado en los suburbios de París, el artillero francés que ha rechazado en dos oportunidades al Real Madrid busca su segunda coronación planetaria. Este domingo llegó a nueve tantos en Mundiales, sigue batiendo récords y se posiciona como el mejor del certamen.


Hay futbolistas que nacieron para brillar en los Mundiales. Kylian Mbappé es uno de ellos. El francés juega su segunda cita planetaria y tiene a su selección instalada en los cuartos de final. En Rusia 2018, con 19 años, fue campeón, goleador —junto a Griezmann— y figura en la escuadra dirigida por Didier Deschamps. En Qatar 2022, con otro nivel de maduración, ha sido el mejor jugador en lo que va de certamen.

Su velocidad, el cambio de ritmo, la facilidad para anotar y esa versatilidad que le permite jugar en cualquier sector del frente del ataque lo posicionan como el líder de la nueva generación que destrona a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, luego de casi dos décadas de dominio absoluto por parte de ambos.

De padre camerunés y madre argelina, Mbappé Lottin ha pasado toda su vida con un balón de fútbol cerca. Nació en París, de pequeño vivía en el suburbio de Bondy. Allí dio sus primeros pasos. A la edad de seis, su progenitor decidió entrenarlo con una pelota. De pequeño hizo sus primeras armas en el Sportive Bondy. Su talento hizo que el Real Madrid se fijase en él e intentase llevárselo a sus filas cuando tenía 14 años, pero el galo le dijo que no a los merengues. Una historia que se repetiría estando en la cumbre.

En su hogar, el niño Mbappé tenía un altar a Cristiano Ronaldo. El lusitano era su gran ídolo. Colecciona afiches de CR7 y tenía el muro plagado de imágenes. Sin embargo, pese a su sueño de seguir los pasos del portugués, desistió del elenco madridista. Viajó a Valdebebas, donde conoció al artillero luso. Fue apadrinado por el también francés Zinedine Zidane y en el club quedaron maravillados con las cualidades del joven. Pero no siguió.

En aquel primer no al cuadro español mucho tuvieron que ver sus papás. “Querían que comenzase una carrera en Francia, porque en los centros de formación, además del fútbol, también realizas tus estudios. Ir a España, aunque estuviese Zidane, era otro país, otra cultura”, contó a la revista Le Nouvel Observateur, en 2021.

Kylian Mbappé, cuando defendía al Mónaco.
Kylian Mbappé, cuando defendía al Mónaco. Foto: Twitter - @AS_Monaco

Finalmente, tomaron la opción del AS Mónaco. Solo dos años entrenando en las categorías inferiores le bastaron para ser ascendido al primer equipo. Debutó como profesional el 2 de diciembre de 2015, con 16 años y 347 días. Fue empate 1-1 ante el SM Caen. Desde entonces, el crecimiento ha sido exponencial.

En la temporada 2016/17 ganaría la Ligue 1 con el cuadro del principado. Su aporte fueron 15 goles y 11 asistencias en 29 cotejos. Números que le valdrían saltar al millonario París Saint-Germain. Con seis años en la escuadra de la capital francesa, es el líder del plantel y hace poco firmó el contrato más grande de la historia del deporte.

A mediados de 2022 se le vinculó fuertemente con el Real Madrid. Se dijo, incluso, que estaba todo acordado con Florentino Pérez. Sin embargo, la oferta que colocó Nasser Al-Khelaïfi en la mesa lo hizo quedarse en Francia. Su historia con el cuadro español ha tenido episodios desde su adolescencia. Por ahora, no se calza la camiseta del campeón de Europa.

Pero esa historia está lejos de terminar. Mbappé es constantemente ubicado en la órbita de la institución más ganadora del viejo continente. Desde su rechazo siendo un niño hasta el último, ya como superestrella, han pasado varios años. Entremedio, hay otros pasajes menos conocidos. Por ejemplo, que Diego Armando Maradona le habría recomendado al presidente del Madrid que se llevase al crack francés, cuando este estaba en el Mónaco. “Es la revelación, el que puede superar a muchos. ¿Por qué no lo fichó Real Madrid? Yo le dije a Florentino, cuando nos vimos en la FIFA, ficha a Mbappé, pero me dijo que ya tenía a Ronaldo”, aseguraba el fallecido astro argentino, en entrevista con el Diario AS, en 2017.

Mbappé celebra su segundo gol frente a Polonia, en Qatar 2022. Foto: REUTERS/Fabrizio Bensch

La irrupción en Rusia 2018

Su apellido ya era tema. Mbappé estaba en boca de todos. Pero su participación en la Copa del Mundo de 2018 lo ubicó, definitivamente, en la palestra. Desde entonces, no hay actor del mundo fútbol que no sepa quien es Kylian Mbappé Lottin. Para muchos, el sucesor de la dinastía Messi-CR7, para otros, más aventurados, el llamado a tomar la posta casi inalcanzable de Pelé en las citas planetarias.

En la comparativa con los astros del siglo XXI, a sus 24 años, el francés ha convertido 250 tantos como profesional. A esa edad, la Pulga iba en 197 y el Bicho en 132. Por números no se queda en ningún aspecto. Incluso su aporte en asistencias es sustantivo.

En el Mundial de Rusia, el, en aquel momento, promisorio futbolista le marcó a Perú, Argentina (2) y Croacia. La inyección de moral que significó ser campeón del mundo le valió incrementar sus cifras de gran manera. En el curso 2017/18 tuvo un promedio de tantos por duelo de 0.47, para el 2018/19 alcanzó un 0.91, el más alto de su carrera hasta ahora. Claro que jamás ha bajado del 0.80, desde entonces.

En citas planetarias, hoy va por todo. Este domingo, con su doblete ante Polonia, en los octavos de final de Qatar 2022, llegó a nueve dianas en Mundiales. Con solo 23 años, amenaza con romper cualquier récord. El más próximo, los 16 goles de Miroslav Klose, que lo tienen como máximo anotador en este tipo de competencias. Aún está a siete, pero es de esperar que le queden varios torneos por delante.

Junto a lo anterior, el ariete se transformó en el jugador más joven (23 años y 349 días) en alcanzar los nueve goles. Superando el registro de Eusebio, quien llegó a esa cifra con 24 años y 182 días, en Inglaterra 1966.

Kylian Mbappé fue campeón del mundo con Francia, en 2018.
Kylian Mbappé con el trofeo del Mundial, en 2018. FOTO: Witters/AgenciaUno

Un jugador con voz

Está claro que Mbappé responde en la cancha. Pero fuera de ella tiene sus opiniones. En este mes ha dado que hablar por sumarse a la bullada guerra en contra de la cerveza. De acuerdo a lo publicado por L’Equipe, el atacante no ha cumplido con su obligación de hablar tras el partido luego de ser escogido el mejor jugador, debido a que el premio lo patrocina Budweiser y él no quiere publicitar bebidas alcohólicas.

Vale consignar que a dos días del inicio de la competencia, la FIFA confirmó que quedaba prohibida la venta de licor al interior de los recintos deportivos. Una medida que puso en aprietos a la marca y también al ente rector del fútbol. Según lo consignado por el diario británico The Sun, la prohibición costarle unos 40 millones de euros a la FIFA.

No es primera vez que el crack reacciona frente a hechos que no le agradan. A inicios de 2022 se lanzó en contra de las casas de apuestas. La empresa Winamax Sport publicó un tweet burlándose del padre de Kylian Mbappé, que no fue para nada bien recibido por el goleador. “El peligro de las apuestas online, ya no tener límites. Un poco de respeto por favor”, fue lo expresado por el delantero, tras la polémica.

Meses más adelante, el astro se negó a participar de una sesión de fotos con algunos auspiciadores de la Federación de Fútbol Francés, debido a que eran restaurantes de comida rápida y, precisamente, compañías de predicciones deportivas. De hecho, la abogada del artillero, Delphine Verheyden, busca cambiar el contrato de derechos de imagen que firmó en 2017, cuando recién debutaba con la selección.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.