Gira del líder del Partido Popular por América Latina para pedir unión contra el populismo abre pugna en la derecha española

La candidata del Partido Popular, Isabel Díaz Ayuso, celebra su victoria en las elecciones regionales de Madrid junto al líder del PP, Pablo Casado, en la sede de la colectividad, en mayo pasado. Foto: AFP

Pablo Casado llegará mañana a Chile tras visitar Argentina, Uruguay y Paraguay. Su gira despertó recelos entre algunos miembros de la colectividad de extrema derecha Vox, que acusaron al líder del PP de "copiarles" la iniciativa.




La gira que el presidente del conservador Partido Popular (PP) y líder de la oposición en España, Pablo Casado, inició el martes por América Latina para promover una “alianza por la libertad” frente al populismo que se extiende por la región ha generado polémica en su país. Ello, luego de que algunos miembros de la colectividad de extrema derecha Vox y la Fundación Disenso lo acusaran de “copiarles” la iniciativa.

Casado inició su gira en Argentina, donde mantuvo un encuentro con el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y con el expresidente Mauricio Macri, además de participar en una conferencia en la Fundación Libertad.

“Venimos a reivindicar el vínculo de España con todos los países latinoamericanos. Lo que intento hacer en esta minigira es reclamar una agenda por la libertad, es decir, que los partidos que defendemos las democracias frente a las dictaduras hagamos una alianza, no solo en Latinoamérica, sino en todo el continente americano, con Estados Unidos, y con España como la puerta de entrada de la Unión Europea de los países latinoamericanos”, declaró Casado en entrevista con el diario argentino La Nación.

En un discurso pronunciado ante la Fundación Libertad, Casado subrayó que al populismo “no se le puede combatir con más populismo, ni con más extremismo”, sino con políticas basadas en los principios liberal-conservadores. “Nosotros pensamos que combatirlo (al populismo) con radicalidad produce un incendio mayor. Intentar aplacar las revoluciones izquierdistas con políticas populistas, que prometen el cielo o soluciones fáciles a problemas complejos, tiende a agudizar esas tensiones”, aseveró.

El miércoles Casado hizo escala en Uruguay, donde se reunió con el Presidente Luis Lacalle Pou. El líder del PP dijo que el mandatario es “una referencia” en la región y se declaró un “gran admirador” de su gestión.

Tras su encuentro con Lacalle Pou, Casado propuso transformar la OTAN en una gran alianza internacional por la libertad, a la que se puedan incorporar países como Chile, Uruguay y Argentina, para blindarlos frente a los regímenes totalitarios y las dictaduras caribeñas, según consigna el diario El Español.

Casado, quien hoy tuvo un encuentro con el Presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, llegará mañana a Chile. Consultado por La Nación sobre si se reunirá con los candidatos Gabriel Boric y José Antonio Kast, el líder opositor español aseguró: “Nuestra posición es reunirnos con los partidos con los que compartimos alianza política (…). Por tanto, en Chile estaremos con el Presidente Sebastián Piñera en La Moneda”. Sin embargo, la agencia France Presse informó que Casado se reuniría con el “candidato ultraconservador chileno”.

“Yo lo que tengo que decir es que la gestión del Presidente Piñera como fue la gestión del Presidente Macri ha tenido un gran componente de desestabilización por parte de las fuerzas de izquierda, pero ahora se ve que tuvieron políticas eficaces que, si se mantuvieran en el tiempo, mejoraría mucho el día a día de los ciudadanos”, agregó Casado en la entrevista con el periódico transandino.

Pero la visita de Casado a América Latina despertó recelos entre algunos miembros de Vox y la Fundación Disenso (el think thank de la formación política de extrema derecha), que lo acusaron de “copiarles” la iniciativa y calcarles la agenda que desarrollaron hace varias semanas para presentar el documental Desenmascarando al Foro de Sao Paulo y promocionar el Foro Madrid y la Carta de Madrid contra el comunismo, consignó el diario El Español.

Miembros de Disenso visitaron Ecuador en febrero y mayo de este año; Colombia en abril, agosto y noviembre; Perú en junio y septiembre; México en septiembre; Chile en noviembre, junto con Honduras y Miami, según explicaron fuentes de la fundación al periódico español.

Asimismo, el think tank de Vox respondió a la gira del PP defendiendo que llevan desde octubre de 2020 promoviendo una alianza de los demócratas en lo que llaman “Iberoesfera” para “señalar a los responsables de la miseria en naciones humanas”. “La Carta de Madrid ha llegado a cada rincón del mundo, pero parece que a la sede del PP aún no”, escribieron en Twitter.

En octubre, el diario El País destacó que Vox estaba tejiendo una alianza anticomunista en América Latina. “La punta de lanza de Vox ha sido la llamada Carta de Madrid, un manifiesto que alerta del supuesto ‘avance del comunismo’ en la Iberoesfera (el nombre con el que el partido ultra, siempre atento al marketing, ha rebautizado a Iberoamérica), una parte de la cual ya habría sido ‘secuestrada por regímenes totalitarios de inspiración comunista, apoyados por el narcotráfico, bajo el paraguas del régimen cubano’”, escribió el periódico español.

Para dotar a la Carta de Madrid de una “estructura permanente y un plan de acción anual”, el presidente de Vox, Santiago Abascal, anunció una nueva organización internacional: el Foro Madrid. Eduardo Bolsonaro, hijo y heredero político del Presidente brasileño; Keiko Fujimori, excandidata presidencial en Perú; José Antonio Kast, líder del Partido Republicano, y el expresidente colombiano Andrés Pastrana son algunas de las figuras más destacadas de este conglomerado heterogéneo.

En medio de la polémica abierta con Vox, Casado fue consultado por La Nación sobre sus límites si tuviera que negociar con el partido de extrema derecha para formar gobierno en España. “Nosotros queremos gobernar en solitario (…). Queremos ser un partido como somos, europeísta, atlantista, moderado, reformista y en muchas cosas ni la izquierda ni Vox coinciden con nosotros. Por tanto, esperamos que nos dejen gobernar y creo que es lo que está pasando ahora”, respondió.

Fiel a su estrategia, Abascal viaja a Brasil para mantener un encuentro este viernes en Brasil con el presidente de ese país, Jair Bolsonaro, al que trasladará su apoyo ante las elecciones del próximo 2 de octubre. Este encuentro tendrá lugar en el marco del Congreso Brasil Profundo, que se celebrará en Mato Grosso, y en el mismo ambos dirigentes tendrán oportunidad de hablar sobre “la ofensiva comunista” sobre los países de la Iberosfera.

Según Europa Press, durante dicha reunión, el líder de la tercera fuerza española aprovechará para presentar al mandatario brasileño la alianza patriótica en torno a la Carta de Madrid, la iniciativa en defensa de la libertad y la democracia en las naciones de la Iberosfera que han firmado más de 150 dirigentes internacionales y más de 10.000 personas en todo el mundo, y el Foro Madrid.

“Es necesario que los patriotas de ambos lados del Atlántico estemos unidos. Tenemos que confrontar el socialismo del siglo XXI y el comunismo del Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla, pues ambas son las máscaras, los disfraces con los que la izquierda pretende asaltar el poder en nuestras naciones”, explicó en un comunicado Abascal, quien sostiene que su partido “defiende siempre los mismos principios en cualquier parte del mundo”.

En declaraciones a La Tercera, Carlos Malamud, investigador principal y experto en América Latina del Real Instituto Elcano de Madrid, explica que “el PP siempre se ha interesado por América Latina, aunque hay momentos en que esto se manifiesta de una manera más intensa. En estos momentos, a la vista de las encuestas, Casado quiere reforzar su imagen, fortaleciendo su flanco de referente internacional”.

“El problema es que (Casado), en el caso de la OTAN, se equivoca de potenciales aliados. Argentina, con Cristina Kirchner de vicepresidenta, nunca se incorporará a la OTAN y con Chile hubiera sido prudente esperar el desenlace de la segunda vuelta presidencial”, sostiene Malamud, quien agrega que “la lucha del PP por el votante de derecha es más interna que internacional”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.