La batalla continúa: Bermúdez nomina subrogante en cargo de Dorothy Pérez y ella ficha a Ciro Colombara

Imagen-Jorge-Bermudez,-Dorothy-Perez554-3

El contralor Jorge Bermúdez y la subcontralora Dorothy Pérez, en 2017. Foto: Archivo

Bermúdez ha optado, a la espera de las medidas que tomará Pérez, no designar a su segundo a bordo definitivo, sino que optar por un subrogante: el actual Jefe de Infraestructura y Regulación, Osvaldo Vargas Zincke. En tanto, Pérez prepara su estrategia judicial. Colombara detalló que "estamos analizando detenidamente los actos ilegales que ha estado y continúa desarrollando el Contralor".




"La petición de renuncia está basada en la misma lógica en la que él la designó en su cargo y se refiere a la pérdida de confianza". A través de twitter ayer, Contraloría respondió a un usuario que confesó que estaba "esperando las viñetas/memes de @Contraloriacl para entender mejor la pelea entre el contralor y la subcontralora #contralalora".

Cuando se produjo el diálogo, cerca de las 16.00 horas, el contralor Jorge Bermúdez ya había decidido aplicar el segundo inciso del artículo 148 del Estatuto Administrativo, que le permite, como adelantó La Tercera PM, dejar vacante el cargo que hasta esta semana ocupaba la subcontralora Dorothy Pérez. A la abogada, Bermúdez le solicitó el lunes la renuncia, pero ella se negó a dimitir y anunció que buscará los caminos legales para permanecer en la institución.

En el intertanto, Bermúdez ha optado, a la espera de las medidas que tomará Pérez, no designar a su segundo a bordo definitivo, sino que optar por un subrogante. Por ley, tal función corresponde que sea ejercida por la más alta antigüedad, que es el Jefe de Infraestructura y Regulación, Osvaldo Vargas Zincke. Según pudo confirmar este medio, la determinación ya está tomada y se notificará oficialmente en las próximas horas.

De este modo, señalan en la institución, no se alterarán las funciones fiscalizadoras de la Contraloría.

Bermúdez se refirió esta mañana a la polémica y aseveró que el conflicto con Pérez obedece a una serie de eventos que fueron minando la confianza entre ambos y que se resumen en "seguidillas del día a día, por cuestiones de trabajo y también personales". Además apuntó a la investigación del mega fraude en Carabineros y dijo que "no es bueno que autoridades aparezcan involucradas en casos judiciales".

Pérez, al ser consultada por el tema, afirmó que "por respeto a mi institución, no voy a realizar declaraciones" y aclaró que está revisando la eventual presentación de un recurso de protección, como lo ha hecho ver en sus correos electrónicos a Bermúdez y al Senado, donde se canceló una exposición . "Son caminos que se están estudiando", recalcó.

El análisis sobre la acción judicial, que apelará al artículo 4 de la Ley de Organización y Atribuciones de la Contraloría General de la República, está a cargo del abogado Ciro Colombara, quien aseguró que "efectivamente hemos asumido la representación de la Subcontralora Señora Dorothy Pérez y estamos analizando detenidamente los actos ilegales que ha estado y continúa desarrollando el Contralor Señor Jorge Bermúdez. Dado lo delicado del tema, por ahora no haremos más declaraciones".

La norma a la que alude Pérez para atrincherarse en su puesto establece que "el Contralor General y el Subcontralor gozarán de las prerrogativas e inamovilidad que las leyes señalan para los miembros de los Tribunales Superiores de Justicia. La remoción del Contralor General y del Subcontralor corresponderá al Presidente de la República, previa resolución judicial tramitada en la forma establecida para los juicios de amovilidad que se siguen contra los Ministros de los Tribunales Superiores de Justicia y por las causales señaladas para los Ministros de la Corte Suprema".

En la administración anterior, de Ramiro Mendoza, éste tuvo tres subcontralores que renunciaron sin problemas cuando se les solicitó dar un paso al costado. Sobre la reyerta entre Bermúdez y Pérez, Mendoza no quiso ahondar, pero advirtió que se trata de algo "inedito".

Sin firma

"Firma por él. Así es el nivel de confianza que existe entre un contralor y su mano derecha y por ello no puede haber fisuras", plantea una alta fuente de Contraloría al resumir por qué Bermúdez no quiere seguir trabajando con Pérez.

Entre ambos existía un vínculo cercano, en especial porque Pérez fue una de las promotoras de que Bermúdez sucediera a Mendoza como máxima autoridad fiscalizadora, no obstante, nunca habían trabajado codo a codo y al hacerlo comenzaron a surgir las diferencias de estilo y de criterio.

Dorothy, funcionaria pública desde hacía más de 15 años, observaba con recelo el posicionamiento mediático de Bermúdez y la dureza con que planteaba la labor fiscalizadora. En el plano interno, no estaba de acuerdo con cómo dirimía ciertos temas, al punto, recalca un cercano a Bermúdez, de que al subrogarlo evitaba firmar dictámenes con los que no coincidía y eso complicaba el entendimiento.

El punto de quiebre, sin embargo, fue la citación a Pérez a declarar en la causa que investiga el fiscal Eugenio Campos. La profesional entre 2010 y 2014 fue subjefa de la Unidad de Contraloría de Carabineros de Chile y en su periodo, como en los anteriores, se cometió el monumental desfalco de la institución uniformada. Al asumir, Bermúdez le habría consultado sobre si su nombre podría figurar en la indagatoria del Ministerio Público y ella habría asegurado que no. Sin embargo, el sumario interno -de carácter reservado, pero al que ha tenido accedo la Fiscalía- daría cuenta, sostienen en Contraloría -en el bando de Bermúdez-, de que existiría cierta negligencia de la abogada.

Ella, en tanto, ha defendido su posición. En un mail a Carlos Bianchi, donde se excusaba por no asistir a una comisión donde debía exponer, recalcó que ejercerá "a la brevedad todas las acciones constitucionales y legales que nuestro ordenamiento jurídico contempla".

Comenta