La FIFA teme por las “actitudes racistas” de Chile y envía una seria advertencia a la Federación

Desde Zúrich llegó la advertencia a la ANFP tras el informe levantado por el oficial del partido del Chile-Brasil, disputado en septiembre en el Monumental. Hubo pifias e insultos a los jugadores de la Canarinha. En Quilín entran en alerta e inician campañas para llamar al buen comportamiento.




El regreso del público al Monumental, en la caída por 0-1, frente a Brasil, por las Eliminatorias rumbo a Qatar 2022 fue preparado minuciosamente. Los estrictos protocolos para volver a recibir hinchas, luego de recibir la venia para citar a un 25% del aforo del reducto de Macul, asomaban como la principal preocupación de la sede de Quilín. Se asumía la obligación de realizar todo a la perfección. No se podía fallar. Más aún cuando el Minsal, a través de inspectores de la salud, supervisaba cada paso del evento organizado por la sede de Quilín.

El foco de atención del duelo, sin embargo, poco a poco se trasladó al comportamiento del público. Los casi 10 mil espectadores que asistieron al evento se mostraron, a ratos, efusivos. Pero muchas de sus consignas iban dirigidas hacia los jugadores brasileros, entre ellos Neyma. El 10 de la canarinha recibió los insultos de los hinchas. Quizás, en la memoria de los forofos, seguía latente el duelo que se había jugado semanas antes frente a la Canarinha, por la Copa América. En aquella oportunidad, la Selección también cayó por 1-0 y se despidió del certamen continental.

Los epítetos hacia la delegación brasileña fueron una constante. La mejor radiografía de la molestia del público chileno con la delegación visitante se produjo al momento de entonar el himno del equipo de Tite: miles de pifias, que no dejaron a nadie indiferente. Estas prácticas, que parecían haber quedado en el pasado, volvieron a reflotar.

Los insultos no quedaron en el aire. En el estadio, el oficial de partido enviado por la FIFA no pasó por alto los actos. Elaboró un informe y lo elevó a Zúrich para dejar en claro el ambiente hostil que se vivió contra la delegación brasilera. Este tipo de actitudes no se transan y son consideradas graves para el ente que regula el fútbol mundial.

El mal comportamiento de los hinchas generó que la FIFA le enviara una advertencia a la ANFP. Le notificó, a través de una carta, de los graves hechos ocurridos. Le avisó que no se puede volver a repetir. En el documento solo se establecía ”Insultos racistas”, sin hacer mención a un grito en particular.

La notificación genera preocupación en Quilín. Saben que les obligará a tomar medidas. Se asume que los próximos duelos frente a Venezuela y Paraguay, en San Carlos, estarán frente a los ojos de la FIFA. La próxima reprimenda no será una advertencia sino una sanción monetaria y hasta la opción de jugar sin público.

Durante los últimos meses, la FIFA ha dejado en claro que no tolerará ningún tipo de discriminación. En la cancha y desde las tribunas. Entre los antecedentes que se manejan está la sanción que recibió Hungría hace una semanas, luego de los insultos racistas en el duelo frente a Inglaterra, por la clasificación europea a Qatar 2022. La comisión disciplinaria de la FIFA determinó que hubo “actitudes racistas de parte de numerosos aficionados” durante el partido contra Inglaterra, dirigidas a Raheeem Sterling y Jude Bellingham, quienes son de raza negra. A los húngaros, quienes son reincidentes, se les pasó una multa de US$ 271 mil, más dos partidos que ya arrastraban por el mismo motivo.

En el caso de Chile, los antecedentes no son buenos. De hecho, en las Eliminatorias anteriores, rumbo a Rusia 2018, la federación nacional fue la más castigada del mundo por el mal comportamiento de sus fanáticos en las graderías. La FIFA entregó un listo de sanciones y ahí destacaban las 14 que recibió el fútbol criollo por culpa de culpa de sus hinchas en el estadio.

Solo en cuatro de 18 partidos disputados en el proceso clasificatorio hasta octubre de 2017, la federación chileno no recibió algún tipo de amonestación. Hay que recordar que los supervisores encargados de denunciar el actuar negativo del público, vigilan a hinchadas locales y también visitantes. En ese sentido, Chile se hizo un mal cartel ante el órgano rector del balompié.

La ANFP entra en alerta

Frente a la advertencia de la FIFA, en la ANFP dan pie a una serie de campañas para llamar al buen comportamiento de los hinchas. Este lunes, por ejemplo, se lanzó “Somos Un Solo Equipo por la Diversidad, el Respeto y la No Discriminación”, iniciativa que busca promover el respeto y la tolerancia en el fútbol en el marco de los partidos que la Selección Chilena.

En la actividad se entregaron kits de indumentaria deportiva a familias migrantes de manera simbólica, que son parte de una donación mayor que realizará la ANFP a la Vicaría Pastoral Social Caritas, que incluye camisetas, shorts, polerones, buzos, calcetines, entre otros productos, totalizando más de 1.000 prendas.

Pablo Milad, el presidente de la sede de Quilín, participó en el evento: “La campaña va de la mano con apoyar a estas familias migrantes, porque creemos que el fútbol debe ser un instancia de apoyo a la diversidad y el respeto”, enfatizó. Además, se hizo un llamado a que los fanáticos vayan al estadio con la camiseta roja para alentar a la Selección.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.