La llamada a Boric, la “ausencia” de Teillier y la íntima reunión en Recoleta: los desconocidos episodios de la derrota de Jadue

Fue una noche negra para el Partido Comunista, el que anoche perdió una histórica posibilidad de llegar a La Moneda con alguien de sus filas. La jornada dejó una serie de episodios que marcaron la caída del alcalde de Recoleta ante su adversario del FA, Gabriel Boric, y que dejaron en evidencia la sorpresa que descolocó por completo a la colectividad liderada por Guillermo Teillier.




¿Dónde está Jadue? La incertidumbre en el PC sobre los pasos del alcalde

“Lo voy a llamar”, le dijo la diputada y vocera del comando, Camila Vallejo, a la convencional constituyente del PC, Bárbara Sepúlveda, mientras esperaba a la salida de la casona del comando. La dirigenta -y cercana a Jadue- le había consultado a la parlamentaria dónde estaba el abanderado, quien en esos momentos, con el resultado ya claro a favor de Boric, aún no llegaba a la sede para dirigirse a quienes respaldaban su candidatura.

A esas horas de la noche, cerca de las 7.00, la derrota era irreversible y así lo transmitían los dirigentes del partido. Sin embargo, ante el fatal resultado, en el PC no había claridad sobre los pasos del alcalde.

Ante la sorpresa y el duro golpe que les propició el Frente Amplio, los dirigentes de la colectividad transmitían que sólo sabían que el jefe comunal estaba reunido con su gente en Recoleta, y pese a que desde el equipo de comunicaciones de Jadue aseguraban que el alcalde llegaría a Gorbea, en la colectividad y en algunos sectores del comando había incertidumbre sobre si cumpliría con el plan original: llegar a la sede para luego dirigirse a RD a saludar a Gabriel Boric.

Pero a 8 kilómetros de distancia, en Recoleta, estaba el alcalde, quien recibió los primeros resultados con su círculo más cercano. Gran parte del día de ayer, Jadue estuvo acompañado por un grupo acotado de dirigentes, con quienes compartió un desayuno en la mañana y, durante la tarde, se recluyó en la municipalidad que dirige. Con ellos estuvo hasta un poco antes de las 20 horas, cuando partió a la sede de su comando, en calle Gorbea.

Según cuentan en el PC, mientras la mayor parte de la cúpula partidista se reunía en ese lugar, el alcalde hizo su propio análisis de números con su gente. En esa última reunión habrían estado los alcaldes de Cerro Navia, Mauro Tamayo; de Macul, Gonzalo Montoya; y la concejala de Huechuraba y su pareja, Elisa Kaelín.

En esa cita, contaban anoche desde el comando, el alcalde habría analizado el escenario, para luego dirigirse hasta donde estaban esperándolo en su partido con el fin de asumir la derrota.

El íntimo mensaje de Jadue en Gorbea

Antes de que Jadue hablara públicamente e hiciera una autocrítica a su propio sector, el alcalde se reunió por cerca de 20 minutos con los dirigentes del PC y la mesa política del comando.

Mientras en las afueras los militantes comunistas hacían un “escudo” para despejar el paso desde la sede hasta el escenario en el que luego Jadue reconocería su derrota, al interior del edificio el alcalde hizo una íntima y sentida “arenga” frente a quienes respaldaron su candidatura durante los últimos meses.

Apenas ingresó, los dirigentes lo recibieron con aplausos. Dentro del lugar se encontraban las diputadas Vallejo, Marisela Santibáñez, Karol Cariola; el secretario general de la tienda, Lautaro Carmona y el dirigente del comité central, Juan Andrés Lagos; las convencionales constituyentes, Bárbara Sepúlveda y Valentina Miranda; el presidente de la Federación Regionalista Verde Social, Jaime Mulet, el diputado de Acción Humanista, Tomás Hirsch, además de las directivas del Partido Igualdad y otros movimientos.

Luego de dar abrazos y muestras de afecto, en las que, según cuenta uno de los presentes, el alcalde se veía “afectado” y “un poco descolocado”, el jefe comunal y los miembros de la mesa política ingresaron a una sala lateral, donde hicieron sus primeros análisis de los resultados de la noche.

El primero en tomar la palabra fue Carmona, quien agradeció a los presentes por su trabajo en la campaña y enfatizó la necesidad de seguir “reforzando” Apruebo Dignidad a través de la candidatura de Boric. Tras él fue el turno del propio Jadue, quien dio un mensaje que incomodó a algunos de los presentes.

Según las mismas fuentes, el alcalde agradeció a los presentes e hizo una valoración al mundo independiente que respaldó su opción presidencial. Asimismo, hizo una autocrítica a su propio sector y a las “dificultades de la izquierda”, en la misma línea en la que se refirió más tarde públicamente. “Quiero ser súper autocrítico, porque si algún día esperamos que la izquierda gobierne Chile de verdad vamos a tener que cambiar de manera radical el comportamiento entre nosotros. Porque qué nos llevó hoy día a este resultado, y aquí quiero ser sumamente claro: no es que la Concertación haya salido a votar a nuestra primera, no es que la derecha haya salido a votar a nuestra primaria; son nuestras propias debilidades compañeros y compañeras”, sostuvo.

Sin embargo, el alcalde llamó a sus contendores a reflexionar, punto que, dicen presentes, pareció una crítica a su propia colectividad y una insinuación de que como sector “habían llegado tarde”. “¿Cuándo decidió cada uno sumarse a esta candidatura?”, dijo el alcalde, ante el silencio absoluto del resto de los presentes. Según varios de quienes escucharon sus palabras, el timonel de la colectividad, Guillermo Teillier, no hizo referencia alguna.

Asimismo, según las mismas fuentes, pese a que desde el PC transmitían que la campaña también se enredó por los errores propios del alcalde, en esa íntima arenga Jadue no habría hecho una autocrítica respecto de ese factor.

La llamada Jadue-Boric

Asimismo, según varios de los presentes en esa reunión, el alcalde Jadue les transparentó que antes de llegar a la sede del comando, él ya había llamado por teléfono a quien lo derrotó por casi 20 puntos, Gabriel Boric, para felicitarlo por su victoria.

De hecho, anoche en el comando, desde el círculo del candidato también transmitían que Jadue ya había hecho el gesto a su contendor antes de subirse al escenario.

La “ausencia” de Teillier

No se le vio nunca salir de la casona del comando y tampoco se subió al escenario junto con el resto de los dirigentes y el alcalde Jadue. La distancia con la que el presidente del partido, Guillermo Teillier, miró anoche los resultados que le arrebataron a su colectividad la posibilidad de llegar a La Moneda con alguien de sus filas, reflejó en su totalidad el rol secundario que tuvo el timonel durante la campaña.

De hecho, el diputado se fue sin conversar con la prensa sobre los resultados y solo se refirió al tema a través de Twitter, pese a que sí estuvo dentro de al casona del comando. “A nombre del PC reconocemos el triunfo de Gabriel Boric y lo saludamos. Ahí estaremos consolidando la unidad y apoyando en la primera vuelta. Fue un gran triunfo de ambos sobre la derecha. Felicitaciones y éxito en lo que viene”, escribió el parlamentario.

La relación entre Jadue y el timonel de su partido, dicen en el PC, ha sido históricamente distante. Si hay un episodio que la grafica, cuentan algunos comunistas, es la escena que ocurrió la noche del domingo 16 de mayo.

Esa noche, la plana mayor de la colectividad y el equipo electoral se reunía en la sede del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (Ical) para analizar los números y el desempeño del partido en las megaelecciones, mientras Jadue juntaba a su gente en la comuna de Recoleta para celebrar su tercera reelección en el cargo.

El plan de los comunistas era sumarse al festejo de su figura presidencial para luego dirigirse a la sede de Comunes y reunirse con el Frente Amplio, donde verían los pasos a seguir de cara a la primaria presidencial en la que el alcalde terminó perdiendo. Si bien la mayor parte del partido siguió lo estipulado -de hecho, el secretario general, Lautaro Carmona, llegó desde el norte directo a Recoleta- Teillier optó por no sumarse a la celebración de su abanderado y quedarse esperando en ese lugar.

Asimismo, el diputado nunca tuvo un rol activo en la campaña de Jadue. No formó parte de la secretaría ejecutiva que elaboró la colectividad -cuyo papel era armar el comando- y tampoco de la mesa política de la campaña. Todas esas labores se las delegó al secretario general, Lautaro Carmona y también a Juan Andrés Lagos, ambos hombres de confianza del timonel comunista y que funcionaron como el “nexo” entre el partido y la campaña. De hecho, ambos lideraban la mesa política, en la que también participaba el equipo de comunicaciones del alcalde.

El rol de Carmona, dicen en el comando, fue clave en ese proceso. Y pese a que el exdiputado tampoco ha logrado entrar al “hermético círculo de Recoleta” -como le llaman algunos en la colectividad-, cercanos al jefe comunal sostienen que durante los últimos años el secretario general se ha acercado a Jadue, relación que se habría fortalecido durante la campaña. “Teillier descansa en que Lautaro está a cargo”, decía un cercano a la directiva la semana pasada.

Pese a esto, y a que el alcalde hoy forma parte de la comisión política del partido, la alta dirigencia comunista nunca tuvo un acceso total al círculo más estrecho de la campaña.

En el partido sostienen que el objetivo de que Teillier no formara parte del círculo de decisiones era para darle “más autonomía” al alcalde y para evitar las críticas de que se trataba de una candidatura “solo del PC”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.