Los duros enfrentamientos y los llamados a Piñera: La noche en que casi fracasó la inscripción de primarias de Chile Vamos

Solo minutos antes de la medianoche, el bloque oficialista consiguió validar ante el Servel 30 primarias para alcaldes y siete para gobernadores, varias menos de las que habían transmitido en un inicio. Ahora, queda pendiente resolver las comunas en que no se harán comicios previos, donde prevén nuevas disputas. Y, por el momento, en La Moneda y en la coalición sacan cuentas alegres ante la división opositora.




Eran casi las 23.30 cuando los presidentes de la UDI, RN y del PRI bajaron ayer molestos del segundo piso de la sede del gremialismo, en Providencia, lugar que se había transformado en el centro de las negociaciones de Chile Vamos para las primarias municipales y de gobernadores. Los dirigentes iban a hablar con los representantes de Evópoli, Andrés Molina, Felipe Kast y Luz Poblete, quienes se encontraban en el primero piso y se resistían a inscribir a los candidatos porque, a juicio de ellos, sus demandas en ciertas comunas no estaban siendo satisfechas.

A esas alturas, el ambiente estaba tensionado y ya habían tenido duros enfrentamientos la timonel de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, con el senador Kast, pero eso se terminó extrapolando a todos los dirigentes. Ambos habían tenido disputas durante toda la jornada, pero, según fuentes oficialistas, dos fueron las más tensas: por las comunas de Paine y Recoleta, en las cuales el partido liderado por Molina exigía primarias para zanjar al candidato definitivo del sector.

Así, cuando bajaron los tres presidentes de partido, les dieron una advertencia a sus socios de Evópoli: o inscriben las primarias o lo harán ellos tres solos, por lo que tendrían que abandonar el pacto, el que más temprano, en señal de unidad, habían ido a inscribir al Servel. A esas alturas, el acuerdo incluía comicios previos en más de 40 comunas, entre ellas, Vitacura y Lo Barnechea. Esto último, de hecho, logró bajar las tensiones en ambas zonas apetecidas por todo el sector.

Sin embargo, todo se volvió a tensionar en la nueva reunión que sostuvieron por la tarde en la UDI. Y cuando quedaban 30 minutos para que se cerrara el plazo para anotar las cartas del partido ante el Servel, el nerviosismo, dicen presentes, se sentía en el ambiente.

En ese contexto, los presidentes de RN, la UDI y el PRI -luego de bajar del segundo piso- se sentaron junto a sus respectivos secretarios generales partidos para llenar en sus computadores, contra el tiempo, las fichas de inscripción de los candidatos de las comunas que estaban pendientes. Si bien el proceso era sencillo, tomaba tiempo, ya que había que subir la declaración jurada y antecedentes de cada candidato, entre otros documento. En paralelo, los dirigentes Evópoli salieron de la sala para analizar la advertencia de sus socios.

En ese punto, varios pensaron que el pacto fracasaba. Dirigentes del sector atribuyen los hechos a que Evópoli se “excedió en sus peticiones”, pero desde ese partido se defienden y sostienen que solo pidieron lo que en estos tiempos corresponde: elecciones de cara a la ciudadanía.

Antes de ese episodio, en todo caso, hubo una escena que, según al menos tres dirigentes oficialistas, “rebalsó el vaso”: cuando en medio de las tratativas Evópoli planteó no hacer elecciones primarias para gobernadores en la Región del Maule, argumentando que ellos tenían una buena candidata, la presidenta del CNTV, Catalina Parot, pero que no podían inscribirla ahora debido al cargo que está ocupando. El episodio generó el malestar de la UDI a tal punto Van Rysselberghe y el secretario general de ese partido, Felipe Salaberry, se fueron del lugar en que se estaban llevando las negociaciones.

A eso se sumó la molestia que provocó que el partido liderado por Molina pidiera realizar primarias municipales en Recoleta, argumentando que tienen una carta competitiva a diferencia de la UDI. Ahí, la apuesta del gremialismo es el exsecretario general del partido Jorge Fuentes, mientras que la carta de Evópoli es el presidente de Indupan, José Carreño.

Esa disputa se sumaba a otro enfrentamiento que había tenido Kast con Van Rysselberghe durante la mañana por la comuna de Paine, donde el senador, según algunas versiones del oficialismo, defendía que no se hicieran primarias. ¿La carta de Evópoli? La hermana del senador, Bárbara Kast. Sin embargo, desde ese partido lo descartan y sostienen lo contrario: que instaron a que sí se realizaran primarias en esa comuna.

Sin embargo, más allá de esos episodios puntuales, en Evópoli generó malestar que luego de que habían ido a inscribir el pacto al Servel y volvieron a reunirse, en RN y la UDI señalaron que no tenían los papeles de los candidatos en al menos nueve comunas que ya estaban acordadas para hacer primarias, entre ellas, Olmué. Esa molestia la hicieron saber de inmediato. Y Molina comenzó a presionar para que se cumpliera el acuerdo. “No vengan con cuentos”, habrían dicho los dirigentes de ese partido.

En medio de la tensión, según afirman la mayoría de los presentes, los timoneles de la UDI, RN y los dirigentes de Evópoli se contactaban con el Presidente Sebastián Piñera, quien intentaba calmar los ánimos e instaba a lograr un acuerdo al interior del bloque.

Si bien las mismas fuentes afirman que el Mandatario no se involucró en las negociaciones, sí llamó a cerrar un acuerdo en beneficio de la unidad del sector. Los llamados, afirman, fueron varios. Esto, en un escenario en que la oposición se había mostrado altamente dividida durante toda la jornada y no consiguió inscribir primarias de alcaldes.

Y como si fuera poco, en el bloque recuerdan una anécdota en medio de las tensiones, cuando Molina recibió un llamado telefónico para que estuviera en conocimiento de que el diputado UDI Issa Kort -con quien había estado el día anterior, no muy cerca, aclaran en su entorno- estuvo reunido con el embajador de Chile en Argentina, Rafael Bielsa, quien arrojó positivo a Covid-19. “Están todos infectados”, habría dicho a modo de broma Molina, quien, según presentes, mantuvo distanciamiento de los otros dirigentes durante todo el encuentro.

Finalmente, cuando ya quedaban solo unos minutos para la medianoche, el presidente de Evópoli, luego de conversar con Kast y Poblete, se acercó a sus socios, quienes seguían en los computadores inscribiendo a los candidatos. En ese momento les planteó que accedían a inscribir las primarias siempre y cuando se hiciera una encuesta en Recoleta a más tardar la primera semana de noviembre.

Así, el bloque terminó inscribiendo 30 primarias para alcaldes -varias menos de las que habían anunciado inicialmente- y siete comicios previos para gobernadores, en los que finalmente sí se anotó la Región del Maule, pero solo con candidatos de RN y la UDI. En Paine, en tanto, la victoria fue de Evópoli, colectividad que logró que se incluyera entre las primarias municipales.

Pese a que ahora en los partidos dicen estar contentos y conformes, reconocen que aún quedan temas por resolver, entre ellos, qué pasará con las comunas en que no se harán primarias y que alcaldes del sector no van a la reelección, entre ellas, Recoleta, Viña del Mar y Estación Central. Y también lo que ocurrirá en los casos de Las Condes y Providencia en caso de que Joaquín Lavín y Evelyn Matthei, respectivamente, decidan ser candidatos presidenciales.

Si bien hay consenso en la idea de un protocolo, no está claro cómo operará este. De hecho, en el sector circulaba hoy un documento titulado “Protocolo de acuerdo primarias” en el que, en su párrafo final, se establece que “para las comunas donde no existan primarias, y donde los alcaldes en ejercicio de Chile Vamos decidan no ir a la reelección, se definirá un mecanismo acordado por los cuatro partidos para definir al candidato único de Chile Vamos”. Sin embargo, en el bloque varios transmiten que este no alcanzó a firmarse.

“Se va a establecer el mecanismo que resuelva ese tema y, dentro de ellos, están las encuestas”, dijo Molina, agregando que “estamos conformes, esto no significa que no hayamos cedido, cedimos en muchas cosas, pero hicimos los mayores esfuerzos por Chile y nuestro partido”.

Salaberry, por su parte, sostuvo que “si bien es un tema que no alcanzamos a mirar anoche, es evidente que en los próximos días los secretarios generales vamos a continuar con el trabajo de definiciones y creo que, como lo señalamos en la conversación de las últimas horas, tenemos que ponernos de acuerdo en mecanismos para resolver las comunas en que no hay primarias”.

El presidente del PRI, Rodrigo Caramori, por su parte, indicó que “estamos contentos y conformes, creemos Chile Vamos logró un buen acuerdo y estuvimos finalmente a la altura". Y agregó: "La negociación no estuvo exenta de complicaciones. Hubo momentos muy, muy tensos durante las dos jornadas que nos reunimos y que no deberían volver a ocurrir a futuro, por lo cual debemos aprender de estas situaciones”.

Como sea, en La Moneda y en Chile Vamos sacan cuentas alegres y afirman que lograron marcar un contraste con la oposición, sector que va dividido. “Partimos con ventaja”, afirman en el oficialismo, diciendo que esto permite tener más opciones de ganar más alcaldías y gobernaciones. Además, en el sector dicen que es un buen precedente para la elección de constituyentes, donde la apuesta es ir en una sola lista.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.