Múltiples reuniones, reclamos y solicitud de reunión con Boric: la catarsis en RD tras ajustes en los equipos de gobierno

revolucion-democratica-respalda-a-militante-malversacion-de-fondos-640x307-1

Invitaciones a la reflexión interna, indignación con La Moneda y la intención de no entablar una distancia pública con el gobierno han estado entre los aspectos que han profundizado la molestia de Revolución Democrática tras el rebaraje ministerial (y de subsecretarías) que los dejó fuera del comité político y sin la Subdere que, hasta ayer jueves, estaba en manos de Miguel Crispi. En el partido esperan reunirse a la brevedad con el Presidente a quien ya le pidieron una cita.


La definición de Revolución Democrática (RD) -tras el rebaraje de equipos de gobierno que dejó fuera al ministro Giorgio Jackson (Desarrollo Social) del comité político; y a Miguel Crispi fuera de la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) para instalar a Nicolás Cataldo (PC)-, ha sido no tensionar la relación con La Moneda. O, al menos, no públicamente.

Sin embargo, la molestia de sus cuadros ha quedado en evidencia. No por nada ayer, y tras una cita de los partidos del Frente Amplio en la sede de RD en Providencia, los “dueños de casa” no quisieron sumarse a un punto de prensa posterior, precisamente en momentos donde el gobierno informaba ajustes en las subsecretarías y donde la tienda más longeva del FA quedó damnificada.

Por ello, en las últimas jornadas se ha dado más de una instancia para discutir -particularmente- el aplastante triunfo del Rechazo sobre el Apruebo y los movimientos en el gabinete del Presidente Gabriel Boric, incluida una sesión de la comisión política nacional durante el día miércoles. Ayer también tuvo lugar un encuentro telemático ampliado de la militancia. Así, a la interna del partido, reconoce el ajuste de piezas ha remecido a sus adherentes, quienes resienten una “poca valoración” del partido que impulsó -sin matices- la candidatura de Gabriel Boric en la primaria de Apruebo Dignidad en 2021.

“Ha sido una semana sumamente compleja (...). El Presidente es quien toma esa decisión, tiene la obligación de fortalecer su capacidad de ejecutar un programa de gobierno que es de transformaciones, todos nos ponemos detrás de ello. Es importante que cuando uno tiene apreciaciones que hacer respecto de las decisiones que se tomen, las haga en las instancias que correspondan, ahí nuestra directiva ha señalado se las hará personalmente al Presidente, sin poner jamás en duda el compromiso irrestricto de Revolución Democrática con nuestro programa y el Gobierno”, señaló la jefa de bancada de diputados, Catalina Pérez durante la mañana de este viernes.

La secretaria general del partido, Araceli Farías confirmó ayer jueves que se solicitó una reunión al Presidente de la República para entregar una evaluación del proceso de ajuste de nombres en La Moneda.

Además de quedar sin representación en el comité político y en la subsecretaría dependiente de Interior, RD perdió en la Subsecretaría de la Niñez a Rocío Faúndez, fundadora del partido y parte de la primera directiva. Aunque ese movimiento se debe precisamente al arribo de Jackson a Mideso: con el ex Segpres a la cabeza, el cuadro de esa cartera quedaba “cargado” a favor de RD -Jackson, Paula Poblete (Evaluación Social) y Faúndez-, lo que alteraba los equilibrios políticos. En lugar de Faúndez, asumió Yolanda Pizarro (PPD).

Tambaleante también estuvo la continuidad del subsecretario de Salud Pública, Cristóbal Cuadrado. Según había informado La Moneda a la tienda, se buscaba hacer una “cirugía mayor” en Salud, uno de los ministerios peor evaluados, que implicaba la salida de la -ahora- exministra Begoña Yarza y del mismo Cuadrado. Incluso trascendió el nombre de su eventual reemplazante: Bernardo Martorell (PPD). Sin embargo, el presidente del partido, Juan Ignacio Latorre, según afirman en la colectividad, hizo gestiones para retenerlo en el cargo.

Invitaciones a la reflexión y el mensaje “entre líneas” de Boric

En una carta dirigida a los integrantes del Frente Amplio, el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila (RD), hizo un llamado al conglomerado oficialista a reunirse para analizar el resultado del plebiscito del pasado domingo 4 de septiembre, el subsecuente cambio de gabinete y las nuevas correlaciones de fuerzas que se articularon en el Ejecutivo a partir de este escenario.

“Me gustaría invitarles a reunirnos como representantes de esta fuerza política para poder reflexionar en conjunto y fortalecer nuestro tejido orgánico-político, con miras al nuevo escenario que han significado los recientes hitos, la extensión del proceso de cambio constitucional, las reconfiguraciones del gabinete y las nuevas correlaciones de fuerza que se articulan a partir de éste”, dice su carta.

En la misiva -a la que tuvo acceso La Tercera PM- el secretario de Estado agrega que el abrumador triunfo del Rechazo en el plebiscito del domingo “ha sido algo difícil de digerir, pero estoy convencido que nuestro deber y compromiso es hacer esta reflexión en conjunto, y analizar tanto lo que nos ha faltado escuchar, como también lo que nos ha faltado hacer como fuerza política para liderar a una mayoría social y política”.

Conocedores de la interna política de RD, señalan que un mensaje más acotado -pero de similares características- fue enviado por el exSubdere Miguel Crispi a un grupo de militantes. Las mismas fuentes reconocen que el dirigente hace un llamado a la reflexión interna y a hacer un análisis de los cuadros que dispone el partido para aportar en el gobierno.

En las palabras de apertura del consejo de gabinete hoy en La Moneda, el mandatario aprovechó de dar un mensaje a su gabinete que, dirigido o no, muchos lo interpretan como una bajada de línea para Revolución Democrática y, de paso, a las quejas que manifestó el PC tras la fallida designación de Cataldo en la Subsecretaría de Interior. “No estamos gobernando para los partidos, lo estamos haciendo para Chile”, dijo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.