Funa a convencionales socialistas gatilla respuesta de Boric y dura advertencia del PS

Tras el rechazo del segundo informe de la Comisión de Medio Ambiente, un grupo de “ecoconstituyentes” increpó en duros términos a sus pares socialistas por sus votos en contra. Mientras el Presidente calificó el hecho de “inaceptable”, la mesa PS advirtió que “lesiona severamente la convivencia al interior de la Convención”.




Eran pasadas las 19.00 del jueves cuando la convencional Constanza San Juan (Ind), junto a varios de sus pares, dio un punto de prensa en el ex Congreso en Santiago. Leyendo su celular, enumeró con nombre y apellido a los 10 socialistas -además de Renato Garín (Ind)- que rechazaron en general el segundo informe de la Comisión de Medio Ambiente que ese día votó el pleno.

La acusación la dirigió a los convencionales del Colectivo Socialista (CS) Carlos Calvo, Adriana Cancino, Tomás Laibe, César Valenzuela, Patricio Fernández, Maximiliano Hurtado, Pedro Muñoz, Ricardo Montero, Matías Orellana y Ramona Reyes. Ellos fueron parte de los 46 votos en contra del informe -entre los que también estuvieron la derecha y el Colectivo del Apruebo- que junto con ocho abstenciones lograron que el texto se cayera y fuera devuelto a la comisión en su totalidad.

Entre sus normas, este incluía un artículo que cambiaba los derechos de agua por autorizaciones de uso, y otro que reemplazaba las concesiones mineras por autorizaciones entregadas por el Estado.

Las declaraciones de los convencionales a la prensa estuvieron precedidas por duros emplazamientos que ocurrieron en el hemiciclo, apenas concluyó la votación. “¡Traidores, traidores!”, exclamaban algunos miembros del grupo de los autodenominados “ecoconstituyentes” -Juan José Martin, Camila Zárate, Elsa Labraña, Gloria Alvarado, Francisco Caamaño, Cristóbal Andrade, entre otros-, apuntando a los socialistas.

Así, nuevamente el CS estuvo en el centro de las críticas de sus pares. Pero esta vez con “funas” y gritos en su contra, lo que provocó que el Presidente Gabriel Boric se pronunciara al respecto. “Es absolutamente inaceptable y me preocupa que haya personas que crean que la manera de resolver las diferencias es mediante la agresión, la funa o el insulto”, dijo ayer.

Palabras con las que coincidió el vicepresidente de la Convención, Gaspar Domínguez. “Debemos tener la capacidad de que estas pasiones lleguen a un límite, y a mi juicio ese límite es el de descalificar al otro”, dijo a Radio Agricultura.

Más tarde se conoció un manifiesto del PS. “Denunciamos la actitud de total intolerancia de quienes pretenden imponer sus ideas por la vía del matonaje político para silenciar la opinión ajena. Esa conducta es antidemocrática y lesiona severamente la convivencia al interior de la Convención”, planteó la mesa ejecutiva de la tienda, en momentos en que el órgano constituyente se apronta a tomar definiciones en materias clave, como el Sistema Político, y en medio de un alza de la opción Rechazo en las encuestas.

Las críticas a los socialistas no provinieron de un colectivo en particular, y se extrapolaron a otros como el Frente Amplio. Tras el pleno se acercaron los convencionales Constanza Schönhaut, Daniel Stingo e Ignacio Achurra a su par socialista Tomás Laibe para reclamarle por su votación.

En el FA reconocen su malestar. Señalan que el comportamiento del PS en la votación del jueves “genera dificultades políticas, porque no se entiende la base de sus argumentos”. Aseguran que estaban los ánimos de aprobar en general y, luego en particular, rechazar varios artículos del informe. En este sentido, uno de sus convencionales señala que el texto votado “era muy deficiente”. Pero que estratégicamente valía la pena aprobar en general para “limpiar” el texto y advertir la postura del pleno ante los temas abordados en la propuesta.

Las mismas fuentes señalan que el acuerdo para la votación en general de los informes -cuando se aprueban o rechazan como bloque- es aprobarlos, salvo solicitud expresa de coordinación de comisión (acuerdo que desconocen en el CS).

También argumentan que los socialistas tuvieron un comportamiento similar en la pasada votación de Sistema Político, comisión en la que también enfrentan críticas y cuya negociación entra en una etapa clave en medio de este tenso ambiente.

En este sentido, Christian Viera (FA) afirmó que “las discrepancias políticas son legítimas. Sin embargo, lo que pasó ayer fue un error en la estrategia del PS, porque no era necesario alargar el proceso”. El abogado agregó que “eso en nada disminuye la responsabilidad en el comportamiento de quienes ayer reaccionaron violentamente”.

Por su parte, los socialistas argumentan que el rechazo en general del informe era conveniente, pues la mayoría de sus artículos habrían tenido la misma suerte en particular. Y recuerdan que en la votación del primer informe de la Comisión de Medio Ambiente solo se aprobó un inciso de un total de 40 artículos.

Ayer, durante el pleno de Sistema Político hubo intervenciones para condenar el episodio. Y varios convencionales acusaron, sin mencionar quiénes, que incluso hubo asesores que recriminaron a los socialistas.

Consultado por lo ocurrido, Laibe manifestó que “evidentemente se genera una tensión, pero esto es normal en la Convención, hemos tenido muchos momentos así. La diferencia es que en este momento hemos entrado en descalificaciones personales y eso no lo compartimos. Esperamos el rechazo de los colectivos a esa actitud de matonaje”.

Asimismo, agregó que como colectivo estaban evaluando tomar acciones en el Comité de Ética.

El rechazo del informe plantearía, además, un estrés adicional a los tiempos de la Convención. Desde Movimientos Sociales Constituyentes, uno de los colectivos que más eco-constituyentes congrega, uno de sus convencionales transmite que lo grave del asunto es que “los que rechazaron en general sabían que esto rompía el cronograma”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.