“Primero hincha, luego futbolista”: el retrato de Gonzalo Tapia, el rey de la Supercopa

El juvenil ha pasado toda su vida en el club cruzado. De familia estudiantil, el delantero, quien marcó un doblete en la victoria sobre Colo Colo, cumple los sueños propios y los de sus seres más cercanos.


Pocas veces la descripción que suele colgarse de las rejas que separan a los hinchas del campo de juego constituye una descripción tan literal. Gonzalo Tapia (19), el héroe de Universidad Católica en la obtención de la Supercopa frente a Colo Colo, en la que anotó un doblete, es, con propiedad, un “cruzado desde la cuna”. Así se explica el efusivo festejo después de cada uno de sus goles. No hay pose. Es, simplemente, el fluir genuino de un sentimiento que el novel atacante carga en su ADN.

En San Carlos de Apoquindo hay quienes aseguran que vieron llegar a Tapia en los brazos de sus familiares. Su padre homónimo fue un destacado dirigente de la rama de básquetbol del club de Las Condes, lo que explica la profundidad del lazo. “Llegó en coche o en una cuna. Hizo escuela de fútbol y, de ahí, todo el proceso. Ahí se le nota la pasión que muestra después de los goles. Son detalles que se marcan. Son hinchas, después jugadores. Es un niño formado, criado, adolescente de la UC”, dice Alfonso Garcés, el descubridor de talentos de la cantera cruzada, quien, aunque en este caso no puede atribuirse el hallazgo, sí conoce de cerca la evolución del ariete.

En la UC siempre consideraron a Tapia como uno de los principales proyectos del club. Había certeza de que iba a llegar al primer equipo y de que tendría éxito. De hecho, después de la irrupción pública en el Sudamericano Sub 17 de Chile, en el que el delantero fue una de las figuras de la Roja, pues marcó tres goles, la consigna fue guiar su desarrollo con el objetivo de que no perdiera la orientación, como suele pasar con los talentos emergentes. “Siempre tuvo todas las condiciones. Es potente, juega bien al fútbol, que es lo primero, y entiende bien el juego”, resalta Garcés. En ese contexto, ahora, en su hora más feliz desde que debutó en el primer equipo, se evitó la exposición.

Gonzalo Tapia celebra uno de los goles que le marcó a Colo Colo. (Foto: Agenciauno.

El líder de la Rojita

Cristián Leiva dirigió a Tapia en el Mundial Sub 17 de Brasil, hace ya dos años. En esa condición, el actual entrenador de Deportes Iquique también habla con conocimiento de causa respecto del proyecto que ilusiona a los fanáticos del equipo cruzado. “Lo tuve desde antes, en la Sub 15 que fue al Sudamericano de San Juan. Y es un motivo de orgullo, porque de ese grupo hay nueve jugadores que ahora están en la convocatoria de Martín Lasarte en la Selección. Para mí, Gonzalo era un jugador fundamental. Incluso, antes del Mundial de Brasil, lo tuvieron que operar de un hombro y lo llevé igual. Siempre marcó diferencias. Es un buen chico, muy humilde, buen alumno, de buena familia. Eso le ayudó a ser un líder para el grupo. Nosotros rotábamos la capitanía. Él la ejerció de muy buena forma”, recuerda el Flaco. De esa época quedaron amistades como la de Vicente Pizarro, el hijo de Jaime, hoy en el primer equipo de Colo Colo. De hecho, las madres de cada uno se alternaban para retirarlos de los entrenamientos si una de ellas no podía llegar a Quilín.

El entrenador destaca la versatilidad que ofrece Tapia en función de sus condiciones futbolísticas y físicas. “Tiene un remate muy bueno, una gran potencia y también velocidad. Esas condiciones las tuvo desde siempre. Después fue entendiendo situaciones del juego, lo que le ayuda mucho. Jugar por fuera lo sabe interpretar bien, se desmarca bien, lo aprendió. Siempre fue wing, por lo mismo. Es potente, lineal”, describe el entrenador respecto de la función que el atacante cumple en el equipo de Gustavo Poyet.

Recursos y profesionalismo

Sin embargo, Leiva enfatiza en que los recursos que posee su expupilo, quien mide 1,78 metros, le permitirían rendir sin problemas en el resto de las posiciones del ataque. “Puede jugar como centrodelantero, pero también puede jugar por la izquierda. Tiene un buen juego aéreo también. Lo único que le cuesta es jugar de espalda. Lo suyo es la potencia, ir a los espacios”.

Otra faceta que destaca uno de sus formadores es el profesionalismo con que ha asumido la carrera. “Está 100 por ciento dedicado a su trabajo. Tiene niveles físicos de elite. Se preocupa de la alimentación. Siempre fue un icono, un modelo para sus compañeros”, resalta. En ese tiempo, por ejemplo, solía pedirles a sus representantes, de la oficina de Fernando Felicevich, que le consiguieran instalaciones para reforzar aspectos técnicos en entrenamientos adicionales a los que cumplía en el club cruzado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.