¿Quién firma la propuesta constitucional que se le entregará a Boric? El nuevo lío que se armó en la Convención con el acto de cierre

Con los expresidentes descartados, la mesa directiva de la Convención Constitucional alista los últimos detalles de la ceremonia con que se dará término al proceso constituyente el próximo 4 de julio, en el que se le entregará al Presidente el proyecto de nueva Carta Magna. Dentro de las opciones que se barajan están que el texto vaya con la rúbrica de la presidenta del órgano constituyente o los 154 convencionales. Esto último, sin embargo, podría provocar que la UDI se reste del acto.




A las 8.00 de esta mañana, la mesa directiva de la Convención Constitucional se reunió para definir nuevos aspectos sobre el acto de cierre que se realizará el próximo 4 de julio, instancia en que se le entregará el proyecto de nueva Constitución al Presidente Gabriel Boric. En el encuentro, la directiva -presidida por María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales)- conversó sobre quiénes serían los encargados de firmar el proyecto de nueva Constitución.

El tema, en todo caso, se terminó transformando en un nuevo lío -ya habían tenido una polémica durante la semana pasada por la exclusión de los expresidentes de la República al acto de cierre, quienes finalmente desecharon asistir-, y no se logró tomar una decisión en la cita debido a que no existió consenso entre los nueve integrantes de la mesa sobre las firmas que deben estar en el proyecto de Carta Magna, que será plebiscitado el domingo 4 de septiembre. Por lo mismo, cada uno de los representantes de la mesa quedó con la tarea de tantear con sus respectivos colectivos la postura que adoptarán.

En la instancia, según presentes, se barajaron al menos dos alternativas: que ponga su rúbrica la presidenta Quinteros; el vicepresidente, Gaspar Domínguez (No Neutrales) y el secretario de la Convención, John Smok (en representación de todos los convencionales), o que sean los 154 constituyentes los firmantes.

Al menos el Colectivo Socialista, escaños reservados, Independientes No Neutrales y el Frente Amplio son partidarios de que cada uno de los 154 convencionales firme el proyecto de nueva Constitución. “Nos gustaría que cada convencional pudiera firmar, ya que sería el reflejo del proceso de co-redacción que llevamos a cabo”, dijo el convencional Javier Fuschlosher (No Neutrales). No obstante, se sopesa que esta alternativa extendería la duración del evento, el que, según fuentes de la mesa, no superaría las dos horas.

Para evitar el alargue de la actividad, otros colectivos barajan la alternativa de que el texto solo sea firmado por las presidentas y vicepresidentes de ambas mesas, es decir, Elisa Loncon (Pueblo Mapuche), Jaime Bassa (Frente Amplio), la presidenta Quinteros y Gaspar Domínguez (No Neutrales).

En comparación, la actual Constitución está firmada por 10 personas: el expresidente Ricardo Lagos y los exministros Francisco Vidal, Ignacio Walker, Jaime Ravinet, Nicolás Eyzaguirre, Eduardo Dockendorff, Jorge Rodríguez, Osvaldo Puccio, Sergio Bitar y Yasna Provoste.

Consultados sobre mayores detalles del evento, como quiénes firmarán, si se entonará el himno, y quiénes darán discursos, Domínguez dijo que “en estos momentos en la mesa directiva estamos generando la organización de los detalles del evento. Como estos detalles no están presentes, no los puedo decir, porque todavía no tenemos información al respecto”.

Según señaló, entre esta y la próxima semana, se podrían detallar los aspectos pendientes de la actividades de cierre.

En todo caso, respecto a la idea de que todos debiesen firmar el texto, la mesa sabe que es posible que no todos los convencionales estén dispuestos a hacerlo. En particular, la atención está puesta en parte de la derecha. Desde ese sector, advierten que incluso hay convencionales que no asistirán al acto de cierre, tengan que firmar o no.

En esta línea, el convencional Martín Arrau (UDI) manifestó que “este acto simbólico (...), que parece más un acto de campaña, es algo no oficial. La obligación de la Convención es ir a entregar el borrador al Presidente, para que este lo publique y llame al plebiscito. Yo me ofrezco a caminar esas tres cuadras que separan al ex Congreso de La Moneda para ahorrarle a la Convención y a todos los chilenos los costos de este show artístico que se pretende montar”.

Y agregó: “La participación del resto de la gente dependerá de qué se trate. Aún no hemos sido informados de cuál es la tónica de este show. Dependiendo de eso, evidentemente, más personas podrán bajarse o no”.

¿Quién tendrá el micrófono?

El vicepresidente Domínguez señaló hoy que, hasta el momento, se considera otorgar tiempo para hablar al Presidente Gabriel Boric, además del cierre de la sesión por parte de la presidenta Quinteros y una intervención de él mismo. “Estamos viendo los tiempos, el orden, la forma en que esto va a ser. Por el momento no podemos dar más detalles, porque no los tenemos”, sostuvo.

No obstante, desde ya algunos adelantan que no hay consenso en esa determinación. Una alternativa que se sugiere desde al interior de la mesa es que la expresidenta Loncon y el exvicepresidente Bassa también tengan un espacio para emitir un discurso de cierre, en conjunto con la actual directiva.

En todo caso, desde los escaños reservados señalan que aún no conversan si les parece bien que Loncon participe del discurso. Según cuentan, son conscientes de que debe considerarse el tiempo como factor.

Por otro lado, la idea de realizar un acto ciudadano adicional a la ceremonia, algo que se sugirió al interior de la mesa hace algunas semanas, se desechó solo con los votos a favor de Llanquileo y la presidenta.

Según cuentan desde la mesa directiva, se tomó esta decisión bajo el argumento de que, a pocos días del evento principal, aún no se había podido acordar el carácter, alcance o la logística del ciudadano. Por lo mismo, parecía mejor concentrarse en el evento principal.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.