Quiénes son las siete convencionales y el representante diaguita tras la iniciativa que despertó la crítica de Boric

FOTO: AGENCIAUNO

María Rivera, Dayyana González, Alejandra Pérez, Isabel Godoy, Elsa Labraña, Ivanna Olivares, Carolina Vilches y Eric Chinga. Ellos son los ocho constituyentes que patrocinaron la iniciativa que Rivera defendió ayer ante la Comisión de Sistema Político, y que buscaba disolver los poderes del Estado. En medio de la preocupación del entorno del presidente electo por el destino de la Convención, el hito causó que Boric criticara por primera vez un hecho relativo al proceso.




“Proponemos que ningún sector parasitario de la sociedad tenga representantes en el futuro poder estatal, ni la alta cúpula de la Iglesia, ni los dueños de grandes empresas, ni los especuladores, ni la oficialidad de las FF.AA. Esos sectores no producen ninguna riqueza, no trabajan y no deben opinar en la conducción del Estado”, señaló ayer la constituyente María Rivera (ex Lista del Pueblo) al exponer sobre su iniciativa, firmada por otros siete convencionales, que planteaba disolver los tres poderes del Estado (Ejecutivo, Judicial y Legislativo) para reemplazarlos por una asamblea de trabajadores.

Además de Rivera, entre las firmas de la propuesta -que finalmente fue rechazada en forma unánime por la Comisión de Sistema Político por 25 votos en contra- aparecían Dayyana González, Alejandra Pérez, Isabel Godoy, Elsa Labraña, Ivanna Olivares, Carolina Vilches y Eric Chinga.

Si bien la iniciativa había sido presentada antes de que la mesa directiva de la Convención Constitucional hiciera un llamado a los constituyentes a enfocarse en proyectos que pudiesen llegar a los 2/3 y no distraerse en proyectos solitarios, a Rivera le correspondió informar su contenido el miércoles, en la Comisión de Sistema Político, justo en medio del debate respecto de la pertinencia de ciertas mociones.

De hecho, el día anterior, el futuro ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson (RD), en una entrevista a un medio uruguayo, también había cuestionado acciones “loquísimas y caricaturizables” de ciertos constituyentes.

Arriba, de izq. a der: María Rivera, Eric Chinga, Alejandra Pérez, Dayyana González. Abajo, de izq. a der: Elsa Labraña, Carolina Vilches, Ivanna Olivares e Isabel Godoy.

Por ello, el mismo presidente electo, Gabriel Boric, se plegó a las críticas. Si bien se limitó a retuitear un comentario de la constituyente Constanza Schönhautt (CS), dirigentes del Frente Amplio admitían que en el conglomerado había molestia por este episodio.

Además de Schönhautt, quien es parte del círculo político y de amistades de Boric, el exvicepresidente de la Convención, Jaime Bassa, también se sumó al rechazo a la propuesta de Rivera.

La misma autora de la iniciativa, sin embargo, al exponer en la comisión se anticipó a las críticas y dijo que se hacía exclusivamente responsable de la propuesta, porque los otros siete patrocinios no indicaban necesariamente un apoyo a los contenidos. De hecho, una de las firmantes, Alejandra Pérez, votó en contra en la comisión.

“Muchos me van a decir que vengo a plantear ideas del siglo pasado, que vengo a traer el fantasma de la Revolución Rusa o de los cordones industriales de los años 70. Sí, exactamente eso. Vengo a esta Convención a reivindicar al pueblo trabajador”, señaló la constituyente

“Es una norma muy sencilla... Estoy convencida de que quienes trabajan son los que tienen que administrar el poder. No deben ser ni los políticos profesionales, ni los gerentes de las empresas, ni los militares, ni los intelectuales universitarios. Confío plenamente en la capacidad del pueblo trabajador”, agregó.

Al explicar la idea de una asamblea de trabajadores, que concentre los poderes del Estado, dijo que “no es un invento nuestro”, y puso como ejemplo los mencionados cordones industriales y el caso de la URSS. “En Rusia, los consejos obreros y populares, instituciones del poder soviético, eran compuestos por trabajadores electos desde abajo y de forma democrática, sin la influencia del dinero”.

Al ser criticados por el Frente Amplio y con el mismo rechazo de la Comisión de Sistema Político, esos constituyentes quedaron expuestos como uno de los grupos más radicales dentro de la Convención.

Algunas de las convencionales firmantes estuvieron ligadas a la antigua Lista del Pueblo y ha sido particularmente críticas con el Frente Amplio. No obstante, también figuran otros patrocinantes, como Chinga y Godoy, que fueron elegidos mediante escaños de Pueblos Originarios.

Abogada y revolucionaria

En el caso de María Magdalena Rivera (64), su sello de izquierda era conocido. Exintegrante de La Lista del Pueblo, declarada marxista, fue elegida en el distrito 8 (Cerrillos, Maipú y Quilicura).

Es abogada de la Universidad Bolivariana, fundadora de la Defensoría Popular, que tiene el objetivo de defender a “los presos del estallido social”, y dirigenta del Movimiento Internacional de Trabajadores (MIT). A los 12 años fue activista por la candidatura de Salvador Allende y en 1972 pasó a ser parte del Frente de Estudiantes Revolucionarios (FER), que estaba ligado al MIR.

Otra de sus propuestas resistidas fue proponer una amnistía para condenados desde 1990, entre ellos exfrentistas como Mauricio Hernández y los presos por el caso Bombas.

Elsa Labraña (47), en tanto es independiente, exintegrante de La Lista del Pueblo y representa al distrito 17 de la Región del Maule. Es trabajadora social. Integra la organización eco-feminista Colectivo de Mujeres de Curicó. Además, forma parte de varios movimientos sociales, como No+AFP; Asamblea Constituyente; No al TPP; Ríos Libres y Protección de las Semillas. Uno de sus dichos más polémicos fue anunciar en una entrevista de televisión que la Convención podría cambiar los símbolos patrios, postura en la que ella quedó aislada.

Labraña se hizo más conocida el primer día de la Convención, cuando golpeó la mesa y encaró a la secretaria del Tricel Carmen Gloria Valladares, pidiéndole interrumpir la ceremonia debido a los incidentes en el exterior entre manifestantes y carabineros. “¡Llevamos 30 años! ¡Podemos esperar un día! ¡Un año si querís, pero páralo!”, le gritó Labraña a Valladares.

Ivanna Olivares (31) es actual integrante de la Coordinadora Nacional y Popular, ex Pueblo Constituyente, y representa al distrito 5 de la Región de Coquimbo. Es profesora de Historia, gestora cultural y activista ambiental desde los 14 años. Ha participado en Modatima Choapa y ha sido presidenta de la comunidad diaguita Taucán.

Es reconocida por impulsar la norma para nacionalizar la minería, aprobada en la Comisión de Medio Ambiente, que generó polémica entre algunos convencionales. “Vamos a ir primero por Escondida”, dijo en CNN al explicar su propuesta.

Carolina Vilches (37) es independiente y es la única del grupo cercana al Frente Amplio. Postuló por un cupo de Comunes en Valparaíso. Es geógrafa de la Universidad de Playa Ancha. Hace más de 10 años es activista en el “Movimiento de defensa por el acceso al agua, la tierra y la protección del medioambiente” (Modatima).

Dayyana González (34) es independiente, es parte de la Unión de Mujeres Kori de Tocopilla, exintegrante de La Lista del Pueblo y muy crítica del Frente Amplio. Representa a Antofagasta. Es profesora de Historia y Geografía y se define como feminista.

Eric Chinga (51) es independiente, ocupa el escaño reservado del pueblo diaguita y forma parte de la Coordinadora Plurinacional. Dentro de sus principales propuestas está la conformación de un Estado Plurinacional con un corte ecológico. Contrario al acuerdo del 15 de noviembre, en octubre dijo a La Segunda que “estaba porque se rompiera el sistema a través del estallido social; por medio de movimientos sociales, no por acuerdos políticos”. Fue uno de los fallidos candidatos a presidir la Convención cuando se eligió su directiva en enero: fue apoyado, en principio, por el PC, parte de los pueblos originarios e independientes.

Alejandra Pérez (44), exintegrante de La Lista del Pueblo y representa al distrito 9. Es paciente de cáncer de mama desde el 2016. Es reconocida por manifestarse durante el estallido social con su torso desnudo como evidencia de su doble mastectomía. Una de sus principales propuestas es el derecho a la salud.

Isabel Godoy (54) es independiente, cercana al PC y ocupa el escaño reservado del pueblo colla. Es contadora e integra el Consejo Nacional del Pueblo Colla. Compitió por la primera presidencia de la Convención Constituyente apoyada por el PC. En un sector del FA leyeron esa postulación y su posterior aparición en la franja de Daniel Jadue como una jugada política cuestionable de los comunistas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.